Pagina principal > Juegos > ANTHEM: Contra viento y marea

ANTHEM: Contra viento y marea

El desarrollo de Anthem ha estado siempre bajo la mirada más crítica de los usuarios. Su presentación en el E3 2017 dejó a todos con la boca abierta, tanto como con la guardia alta, pues en plena época de “downgrades” EA se sacó de la manga un juego que deslumbraba tanto en lo gráfico que era, sencillamente, difícil de creer.

Desde ese mismo momento se han vertido ríos de tinta sobre la superproducción de Bioware, creándose tanto fans como detractores de un título que poco a poco fue enturbiando su imagen; no por culpa de Bioware (aunque la sombra de Mass Effect Andrómeda sigue sobre el estudio), sino por las polémicas en las que EA ha estado involucrada durante la gestación del título, como las famosas LootBoxes de Battlefront 2, las también abusivas cajas de botín de Sombras de Guerra, las acaloradas discusiones sobre un BFV que pretendía ser más inclusivo, o la cancelación de algunos grandes títulos en desarrollo.

Todo esto ha creado un panorama de crispación hacia todo lo que EA produce (y con razón) por lo que el lanzamiento de un juego de la importancia de Anthem se ha mirado con lupa desde todas las perspectivas posibles.

Un juego bien planteado, pero mal diseñado y mal acabado

Finalmente, el juego ha salido a la calle y es innegable que lo ha hecho con muchos problemas. Algunos de estos problemas son los clásicos de los lanzamientos de esta envergadura, a saber: problemas de conexión, algunos crasheos, un par de bugs en misiones que nos pueden obligar a repetirlas… Cosas que molestan, pero que han estado presentes en muchos de los grandes juegos de la historia y que con algo de paciencia acaban solucionándose (¿alguno recuerda los bugs de lanzamiento de Skyrim o de The Witcher 3?).

La otra cara de la moneda, son una serie de decisiones de diseño muy cuestionables, problemas que son parte intrínseca de cómo está planteado el juego y que, para ser cambiadas, necesitarían un enorme esfuerzo por parte de los desarrolladores, cosa que, de pasar, tardaría mucho en llegar.

Hablamos de las numerosas pantallas de carga, incluso dentro del mundo abierto. La imposibilidad de acceder a nuestro inventario durante las misiones, la alarmante poca variedad de éstas, la nula progresión del juego en la que, para estar hablando de un shooter-rpg, no sentimos cómo nos vamos haciendo más poderosos de no ser por los números que se despliegan durante el combate… Hay demasiados cabos sueltos en una producción con unos costes tan elevados (y su consecuente riesgo en caso de batacazo comercial) que uno no puede más que plantearse que muchas cosas han debido de ir mal durante su desarrollo. Y es que, si cualquier jugador habitual puede detectar estos problemas, se entiende que un diseñador como los que pueda tener Bioware, tiene que ser completamente consciente de ellos.

Unas bases muy sólidas

Sin embargo, no todo en Anthem es malo, ni mucho menos. Estamos delante de uno de los juegos que sin despeinarse se ha metido dentro del top 10 en gráficos de esta generación. Quizá Anthem no tiene las cinemáticas de infarto de Detroit: Become Human, o los parajes tan increíblemente fotorrealistas de Red Dead Redemption 2. Sin embargo, es en los momentos de acción y vuelo en los que el despliegue gráfico de Anthem se hace patente, con unos bellísimos escenarios que podemos recorrer a la velocidad del rayo, sobrevolando a nuestros enemigos y haciendo explotar todo a nuestro paso. La robustez que demuestra el motor Frostbite en Anthem es apabullante, mostrando grandes cantidades de enemigos, acción y explosiones sin parar en un entorno que podemos sobrevolar a nuestro antojo, y que, si bien se echa de menos la interactividad con el escenario que vemos en otros títulos, la calidad del conjunto es la que hace de Anthem un juego increíblemente espectacular.

Por otro lado, el gunplay está muy bien resuelto en la mayoría de las ocasiones (el cuerpo a cuerpo necesita un repaso) haciendo que volar, disparar, cubrirse, utilizar los elementos para hacer combos con nuestros compañeros y desplazarse volando haciendo cabriolas para cambiar de posición durante el combate sea toda una gozada jugable. Y es que el eje central de Anthem son los disparos, y aquí podemos ver la robustez de sus cimientos; encima de un gunplay y de una sensación de vuelo tan bien implementada puedes construir casi cualquier cosa y para los más optimistas es solo cuestión de tiempo que Anthem poco a poco vaya convirtiéndose en un gran juego. De momento, la promesa de EA de contenidos gratuitos para los próximos 12 meses nos hace pensar que Bioware no va a tirar la toalla con un título que de pulirse adecuadamente podría brillar con fuerza.

Sometido a linchamiento popular

Parece que la prensa sólo ha sabido ver las carencias en un título que, si bien dista mucho de ser perfecto, es un juego recomendable para cierto público y, sin muchos miramientos, publicaciones como Meristation, cuyas notas rara vez bajan del 7, le ha otorgado un 6 a Anthem en su veredicto. Teniendo en cuenta que a Call of Duty: Infinite Warfare le puso un 8.5, un 8.5 a Mass Effect Andromeda, o incluso un 7.5 al “pequeño” desastrillo que supuso No Man´s Sky, la nota otorgada al juego de Bioware se antoja populista, infundada y, sobre todo muy poco profesional (pero bueno oye, es su web y cada uno defeca donde quiere).

Este mismo panorama se ha ido dando a lo largo y ancho de internet por diferentes medios que han puntuado a Anthem por debajo de juegos objetivamente peores. Quizá como reprimenda a este tipo de malas prácticas como son el sacar juegos mal acabados o directamente a medias. Este tipo de “castigos” me parecerían fantásticos si fuese la práctica estándar siempre que esto sucede, pero utilizar un juego como cabeza de turco es como fusilar al primero que pase como castigo por algo que cometen todos. Anthem ha sido un fracaso por prematuro, pero no es un videojuego con malas intenciones comerciales como pudieran serlo en su momento Sombras de Guerra, o Battlefront 2. De hecho, su plan de contenidos gratuitos con el que el juego nació parece parte de una campaña de limpieza de imagen por parte de EA (y vaya si la necesita), por eso en Generación Friki no vamos a emitir una nota de castigo hacia el juego.

Conclusión:

¿Qué dice la prensa?

En este caso las reviews de la prensa estaban disponibles 1 día antes del lanzamiento del juego.

Anthem tiene un promedio de 6.0 en Metacritic otorgado por la prensa y un 4.5 otorgado por los usuarios.

Prensa nacional:

Meristation: 6.0

3DJuegos: 7.0

Vandal: 6.5

Prensa internacional:

IGN: 6.5

GameSpot: 6.0

Destructoid: 7.0

¿Qué dice Generación Friki?

Personalmente creo que lo más sensato como crítico es NO recomendar la compra de Anthem por ahora, cosa que hago desde aquí, pero no como castigo, sino como la manera de hacer la compra más inteligente posible. Creo que es prudente dejar su puntuación en blanco a la espera de que el tiempo decida, como lo hizo con The Division o Destiny 2, que salieron con muchísimas carencias y el buen hacer de sus desarrolladores los han convertido en juegos muy recomendables. Quizá en seis meses, después de una buena ronda de parches, contenido extra y una rebaja de precio, volvamos a vernos en un re-análisis de un juego que hoy por hoy, con medio internet ardiendo, es muy difícil de valorar objetivamente.

Anthem

Anthem
0

NOTA

0.0 /10

Destaca en:

  • Su apartado técnico y artístico son de lo mejor
  • Su gunplay es muy, muy bueno
  • Tiene un potencial enorme...

Podría mejorar:

  • ...pero ahora mismo se queda a medias
  • Falta de buen contenido Endgame
  • Poca variedad de misiones
  • Terribles errores de diseño

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

FAR CRY NEW DAWN: un apocalipsis tan frondoso como estéril

Far Cry New Dawn funciona por el mero hecho de que todas sus mecánicas han probado ser divertidas y casi incombustibles a lo largo de los años. Una diversión heredada que dice muy poco de sus méritos propios, que los tiene, pero que no son suficientes como para justificar su compra a precio completo

KINGDOM HEARTS 3: ¿el final de la fantasía?

Kingdom Hearts 3 se posiciona como una oferta sólida y llena de contenido que destaca por sus divertidos combates y las geniales recreaciones de los mundos Disney. No es título perfecto, ya que el nivel de dificultad a veces es irrisorio, pero muchas veces se nos olvidará, sobre todo a los fans más acérrimos de la saga, tras las horas de diversión que aporta el juego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.