BALDURS GATE III: cómo pasar de juego de nicho a juego de culto.

Baldurs-Gate-3-Generacion-Friki-PORTADA

Zelda Tears of the Kingdom, Horizon: Burning Shores, Starfield, Spider-Man 2, Final Fantasy XVI… La lista de juegos es larga, tan larga que ya se lleva un tiempo discutiendo sobre si este 2023 es uno de los mejores años de la última década (o incluso más) en cuestión de lanzamientos de calidad. Pero en un año tan inundado de juegos, tanto que sin duda se ha disparado mi conteo de horas semanales delante de la pantalla, lo que menos me iba a esperar es encontrarme a mí mismo dejándolo todo para meterle 101 horas de mi vida a Baldurs Gate 3, olvidándome casi de comer.

Baldurs Gate 3 es un juego que, ya sea por la cantidad de tiempo que lleva en acceso anticipado, o por su no demasiado ambicioso plan de marketing, casi nadie se ha visto venir. Tampoco ha ayudado el hecho de que el juego sea uno de esos RPGs hardcore con vista superior, miles y miles de líneas de diálogo y cientos de iconos en pantalla. Vamos, la perfecta combinación si quieres echar para atrás al jugador medio.

La cosa es que teníamos antecedentes como para estar preparados para un gran juego: Larian, la desarrolladora, venía de trabajar en la saga Divinity, más concretamente en Divinity: Original Sin 2, juego del que Baldurs Gate 3 bebe indiscutiblemente y que cuenta con una calidad incuestionable, avalada por unanimidad de críticas positivas allá donde se mire.

No estábamos preparados

Sin embargo, una cosa era esperar un juego bueno, que los más amantes del género y por tanto más al día de las novedades con respecto a Baldurs Gate 3 esperábamos, sin duda, y otra muy diferente con lo que nos hemos encontrado.

Baldurs Gate 3 roza la perfección en múltiples apartados, pero por encima de todo es un juego que sabe hacer algo que casi nadie en la Industria ha sabido hacer durante toda su historia: hacerte realmente partícipe de una historia, involucrarte con sus personajes y participar de las decisiones que se plantean; pero, sobre todo, de sufrir sus consecuencias.

Causalidad

Las decisiones en los videojuegos siempre han sido algo realmente mal elaborado, generalmente carentes de repercusiones reales más allá de unas líneas de diálogo o del desenlace de la misión en curso. A veces, unas elecciones bastante obvias desencadenan un romance o una discusión (incluso te colorean el texto de la decisión en azul o rojo para que sepas qué tipo de consecuencias tendrá), pero no mucho más.

Bethesda y unas (muy) pocas compañías más han tratado de poner el foco en la mecánica de las decisiones con diferentes resultados, pero en general, salvo algunas de ellas como la famosísima bomba en Megatón de Fallout 3, o elegir a Ashley o Kaidan en Mass Effect,  estas decisiones no tienen unas consecuencias reales que impacten definitivamente en la partida del jugador, conformándose con alterar alguna cinemática.

Baldurs-Gate-3-Generacion-Friki-Texto-4
Elecciones

 

Baldurs Gate 3 ha venido a darle la vuelta a todo esto, que digo, a ponerlo todo patas arriba, ya que el juego está plagado de decisiones. De manera constante se nos plantearán, activa o pasivamente, opciones para afrontar los diferentes retos que nos ofrece el juego y, creedme si os digo, que nuestras decisiones tendrán consecuencias, dramáticas consecuencias.

Tanto es así, que en el acto 3 del juego, la partida de una persona y la de otra pueden diferir tanto como que el grupo protagonista está conformado por personajes que el otro ni haya llegado a conocer, o que alguno de nuestros acompañantes haya muerto definitivamente, o que haya decidido abandonar el grupo voluntariamente porque sus intereses y los nuestros no encajan. Las misiones posiblemente no serán las mismas, o si lo son, se deberán encarar de diferentes maneras, porque los que para un jugador pueden ser aliados, dándole la oportunidad de pasearse por su campamento hablando y comerciando, para otro pueden ser enemigos, viéndose forzado a usar métodos alternativos para alcanzar su meta.

Levanta la mano 🤚 si tú tampoco te has sentido preparado para el bombazo que ha supuesto #BaldursGate3 🤯. Clic para tuitear

Y métodos alternativos tenemos, claro que sí, empezando (cómo no), por pasar a cuchillo a nuestros enemigos con un sistema de combate sencillamente delicioso. Un combate que se desarrolla por turnos en un sistema similar a lo visto en X-Com pero completamente sostenido por las reglas de Dungeons and Dragons (5a edición), el famoso juego de rol de mesa que pese a tener más de 50 años a sus espaldas, ha popularizado Stranger Things, cosas de la vida.

Y es que el combate es complejo, creativo, lleno de matices a tener en cuenta e increíblemente emergente, pudiendo utilizar el escenario y sus elementos, e incluso cualquier cosa que podamos llevar en nuestro inventario (como una manzana o una botella), para sacar partido a diferentes situaciones.

Baldurs-Gate-3-Generacion-Friki-Texto-2
Combates

 

Podemos empujar a enemigos por acantilados, electrocutarlos si están en superficies de agua, prender diferentes elementos del entorno para quemarlos, o derribar estructuras frágiles para tirarlas encima o hacer que caigan. También nos podemos aprovechar de la luz y las sombras, las alturas, o las superficies resbaladizas. ¿Prenderle fuego a un enemigo tirándole una antorcha del escenario para después empujarle contra un barril de licor y ver como todo (y todos) arden? por Dios, sí.

Pero, aunque el combate es maravilloso, y sólo se le puede sacar la pega de aquel que ha jugado al juego en su lanzamiento y esto denota cierta falta de pulido a la espera de algunos parches, a veces también es preferible evitar el enfrentamiento directo y pasar a las sutilezas, de estas Baldurs Gate 3 también cuenta con un gigantesco repertorio.

Empezando por el maravilloso diseño de escenarios, que siempre nos da alternativas para colarnos en los sitios ya sea usando la clásica mecánica de infiltración (el juego nos permite ver el campo visual de nuestros enemigos), o a través de recovecos, puertas secretas, túneles, o incluso usando las capacidades del Druida o de algún hechizo que nos permite transformarnos en animales pequeños o incluso niebla para colarnos por tuberías, agujeros o madrigueras.

No podemos descartar la opción de disfrazarnos (sí, sí, disfrazarnos) de otra persona para que nuestros enemigos no nos reconozcan y nos permitan pasar a sus dominios, o incluso convencerles de que nuestras intenciones no son hostiles, siempre y cuando llevemos en nuestro grupo a algún personaje con el “piquito de oro” y superemos las pertinentes tiradas de carisma.

Porque sí, como he dicho, todo Baldurs Gate 3 se basa en Dungeons and Dragons, sus reglas, su lore, su worldbuilding y por supuesto los dados.

Te va a tocar tirar dados como si en una partida de rol de papel y lápiz se tratase, añadiendo al juego ese puntito de aleatoriedad fantástico que a veces te llevará por caminos completamente inesperados, para bien o para mal. Lo que parecía una sencilla tirada de carisma muy fácil de superar para convencer a ese Druida de que ayude a unos refugiados, termina siendo un conflicto de varios bandos porque tu Paladín no sabe tener la boca cerrada, fantástico.

Baldurs-Gate-3-Generacion-Friki-Texto-3
Dados

 

Y es ahí donde radica la magia de Baldurs Gate 3, en su impredecibilidad, en su vertiginoso concepto de la causalidad.

A medida que las tramas van ramificándose, la historia deja de ser de los personajes para empezar a ser nuestra, somos nosotros los que estamos al volante ya que, al igual que la vida misma, el desarrollo de Baldurs Gate 3 es una suma de todas nuestras decisiones, las buenas y las malas.

Que un juego sea capaz de generar un árbol de posibilidades tan abrumadoramente inmenso, y a la vez manteniendo la calidad en todos los demás apartados es algo que, sencillamente, no se había conseguido nunca.

Estamos a las puertas de Starfield, y me consta que no es el único gran lanzamiento que nos queda en este 2023. Un 2023 que está siendo un año memorable, lleno de juegos de calidad indiscutible, pero lo de Baldurs Gate 3 ha sido simplemente romper expectativas, entrar por la puerta de atrás y alcanzar el podio.

BG3 tiene todos los ingredientes que necesita un juego para ser memorable; es innovador, hace algo que nadie ha conseguido hasta la fecha, es bueno en sus apartados técnicos, y deja una huella imborrable a todo el que lo juega. No sólo digo que estamos ante el GOTY de 2023, sino ante uno de los mejores videojuegos de los últimos años, una cita ineludible si te gustan los videojuegos.

Baldurs Gate 3

9.7

NOTA GLOBAL

9.7/10

Destaca en:

  • Elecciones, con todas sus bellas y dramáticas consecuencias.
  • Personajes carismáticos y una trama a disposición del jugador, que cambia (mucho) según sus decisiones.
  • Combates, sistema de personajes / clases, y equipamiento profundos e interesantes (y basados en D&D).
  • Soporte de la comunidad a través de mods muy prometedor.
  • Enormemente rejugable.

Podría mejorar:

  • Bugs, y problemas técnicos, sobre todo en el capítulo 3.
  • Algún contenido recortado.
  • El vacío que te queda después de completarlo.

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Apasionado de los videojuegos, el manga y el cine desde la más tierna edad, también se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador de software.

También te puede interesar:

INDIANA JONES Y EL DIAL DEL DESTINO: La vida ES la aventura.

Indiana Jones y el Dial del Destino es un reencuentro del personaje con su propio yo y, aparte de nuestro gusto por sus películas de acción, esta nueva entrega era algo que le debían los guionistas al propio arqueólogo.

FINAL FANTASY XVI: Canción de hielo y fuego y chocobos.

Final Fantasy XVI es un cambio de dirección con respecto a lo que la saga nos tiene acostumbrados, pero eso no impide que sea uno de los juegos más recomendables del año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress