Pagina principal > Cine > ESCUADRÓN SUICIDA: cómo convertir al Joker en un bufón.

ESCUADRÓN SUICIDA: cómo convertir al Joker en un bufón.

Escuadron-Suicida-Suicide-Squad-generacion-friki-Portada

A estas alturas ya podemos afirmar con rotundidad que el género de los superhéroes, al que algunos no daban mucho crédito hace solo unos años, ha venido para quedarse, para nuestro regocijo (el de los frikis), pero también, como en el caso de Escuadrón Suicida (Suicide Squad, 2016), para nuestra desgracia.

Y es que, mientras que las pelis de Marvel han gozado del respaldo del público y, a veces, crítica, el caso de DC es muy diferente ya que, aparte de la maravillosa trilogía de Batman que nos regaló la mente maestra de Christopher Nolan, las cintas del sello de Superman han gozado de críticas y recaudaciones que van de lo aceptable a regañadientes, hasta el desastre, en contrapunto de sus fantásticos cómics.

Sin ir más lejos, Batman V Superman, cinta que debía servir de puente entre El hombre de acero y las nuevas sagas que DC tiene en la recamara supuso un divorcio entre los críticos, público y fans, siendo un film que, sin ser malo del todo, no convenció al núcleo duro de los aficionados, ni tampoco a nosotros.

Y como si fuese un accidente en cadena, justo detrás del accidentado vehículo de Batman v Superman venía a toda velocidad Escuadrón Suicida, con un diseño y una premisa diferente, pero tan cargada de ideas mal llevadas a cabo como su hermana mayor, y es que desde la primera imagen que se filtró de Jared Letto como El Joker, la tragedia se podía mascar en el ambiente.

Escuadron-Suicida-Suicide-Squad-generacion-friki-texto-3
Nuestro equipo de antihéroes al completo

La premisa de Escuadrón Suicida es sencilla: cogemos a un puñado de villanos del universo DC, los juntamos en un equipo y los ponemos a solucionar algún dramático y poco sustancioso incidente con alguien muy poderoso.

Dicho y hecho, Escuadrón Suicida se mueve más por inercia que por el peso de una insustancial trama en la que “La bruja”, interpretada por Cara Delevingne (La Encantadora en los cómics españoles, o The Enchantress en su versión original) trata de hacer de las suyas destruyendo media ciudad.

De esta manera, un puñado de supervillanos que van desde lo más popular de DC, hasta caras mucho menos conocidas, son reclutados por Argus para solucionar el entuerto.

A los personajes más populares como Harley Quinn (Margot Robbie), El Joker, o Deadshot (Will Smith), se les unen otros integrantes menos conocidos como El Capitán Boomerang (Jai Courtney), Rick Flag (Joel Kinnaman), Katana (Karen Fukuhara), El Diablo (Jay Hernandez), Slipknot (Adam Beach) y Killer Croc (Adewake Akinnouye-Agbaje). Todo ello para completar un plantel que pese a lo ridículamente diverso que es, carece de todo carisma más allá de Harley Quinn y Deadshot, más allá de Amanda Waller (Viola Davis) que encima ni siquiera es “superhéroe”.

Un viaje a lo ridículo

Escuadrón Suicida es una cinta hecha a desgana, da la impresión de que ni David Ayer ni los productores del film sabían muy bien lo que querían hacer con la película, que en un principio goza de un tono macarra e irreverente que se va perdiendo con los minutos, conforme los villanos dejan de ser villanos y sacan a relucir lo mejor de sí mismos en un desesperado intento por buscarle la moraleja a algo que no la necesita.

Escuadron-Suicida-Suicide-Squad-generacion-friki-texto-1
Una oportunidad perdida para hacer de Harley Quinn algo más que la sexualizada sombra del Joker

No hay drama, no hay nudo, no hay interés. La mitad de Escuadrón Suicida es una presentación de personajes que hace saltar la alarma en nuestra cabeza por lo desesperada y poco interesante que resulta, consiguiendo que algunos de los grandes villanos de DC queden relegados a monigotes desprovistos de toda gracia y carisma.

El resto de la película se resume en ver a nuestro equipo de célebres y forzosamente comprometidos renegados andando de aquí para allá por toda la ciudad mientras Harley Quinn va soltando chascarrillos y podemos ver algún que otro lamentable flashback sobre su relación con el Joker.

¿A qué se debió el éxito inicial de #EscuadrónSuicida? A que se vendió muy bien Clic para tuitear

Y ya que hablamos del Joker, dejadme que os diga que no solo la actuación de Jared Letto deja mucho que desear, siendo el peor joker que ha llegado a la gran (y a la pequeña) pantalla, sino que es el perfecto ejemplo de cómo DC quiere hacer las cosas y de cómo NO hay que hacerlas. No digo más que ha sido nominado a los Razzie 2017. Escuadrón Suicida ha convertido a la némesis de Batman y uno de los mejores villanos de la historia del cómic en un gánster del tres al cuarto que poco o nada tiene que ver con los grandes personajes que nos regalaron Jack Nicholson, Health Ledger, o incluso Mark Hamill en sus magníficos trabajos de doblaje.

Escuadron-Suicida-Suicide-Squad-generacion-friki-texto-2
Las comparaciones son odiosas, casi tan odiosas como Jared Letto haciendo de Joker

También queda completamente destruida la imagen de Harley Quinn, en una cinta en la que el personaje podría lucirse sin tener que estar a la sombra del Joker, sin embargo David Ayer nos presenta una versión de Harley excesivamente sexualizada, una máquina de escupir insinuaciones sexuales y chistes tontos que termina por secuestrar el protagonismo de la película, no por méritos propios, sino por la pasividad y falta de carácter del resto de los elementos del film, vamos, que es la tuerta en el país de los ciegos.

Ni siquiera Will Smith en su papel de Deadshot se salva, y no es por su culpa (esta vez) si no por el triste papel que el personaje ocupa durante toda la película, debatiéndose entre protagonista y secundario en una clase maestra de cómo se desaprovecha un actor dándole un personaje tan poco y tan mal trabajado a nivel de guion.

¿Se salva algo de la quema en Escuadrón Suicida?

Pues no, lamentablemente Escuadrón Suicida es un despropósito de principio a fin. Un film que carece de ninguna pretensión desde el minuto uno, falto de personalidad, de intención y de carácter. Un ejemplo del peor fanservice llevado al extremo y una oportunidad perdida de hacer las cosas bien con unos villanos a los que originalmente les sobra calidad y carisma para poder sacar de ellos una película más que digna.

Si esto es lo que nos tiene preparado DC en las grandes pantallas para los próximos años mejor que se quede en el terreno de los videojuegos, o incluso en las series de TV donde, sin destacar demasiado, ha conseguido hacer varias series muy entretenidas y mucho más respetuosas con sus personajes.

Escuadrón Suicida

Escuadrón Suicida
40

NOTA

4/10

    Destaca en:

    • Tiene algunos momentos muy interesantes... a nivel visual

    Podría mejorar:

    • El Joker
    • Su pesimo guion
    • Ausencia total de carisma
    • El Joker... otra vez
    • Lo terriblemente desaprovechada que resulta la idea.

    About Adrian

    Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

    También te puede interesar:

    THE DEFENDERS: cómo estropearlo todo en 8 capítulos

    The Defenders se perfila como una serie mediocre, que transmite sensaciones muy mezcladas y cuyo ritmo irregular y deficientes enfrentamientos son más que suficientes como para decepcionar a los fans menos exigentes.

    KEIJO!!!!!!!!: cuando mezclar echhi con shonen funciona

    Keijo!!!!!!!! es un anime que usa el ecchi como medio, no como fin, resultando una obra divertida pero que se toma en serio a sí misma.

    Deja un comentario