Pagina principal > animación > ONWARD: ¿intercambio equivalente?

ONWARD: ¿intercambio equivalente?

Pongámonos en situación: dos hermanos, apenas iniciados en el mundo de la magia utilizan un hechizo para resucitar a su padre muerto, pero algo sale mal y deben emprender un viaje en búsqueda de una piedra legendaria para solucionarlo. No amigos, aunque todos estéis pensando en Fullmetal Alchemist, el aclamado manga y anime japonés, esto es Onward (2020), la nueva película de Pixar.

Y aunque la idea principal de Onward sea tan parecida a la de Fullmetal Alchemist hay que decir, para alivio de todos, que una vez pasamos por encima de estos detalles, la historia de Pixar toma un camino completamente diferente y mientras que en el anime de los hermanos Elric el drama, la conspiración y la alquimia eran sus temas principales, en Onward encontramos una historia mucho más sencilla, casi descafeinada, centrada por completo en la relación entre sus dos protagonistas y con esos toques de humor marca de la casa.

Fullmetal Alchemist VS Onward
Fullmetal Alchemist VS Onward

Pixar, como siempre, un paso por delante de Disney y a la cabeza de la animación occidental

Y es que ya estamos acostumbrados a esta relación tan rara entre Disney y Pixar, pues mientras que la esperadísima Frozen 2 (Disney) nos dejó a todos con un amargo sabor de boca, tanto Toy Story 4 antes, como Onward ahora, saben corregir donde Disney se equivoca, sacándole partido a sus personajes y con situaciones realmente emocionantes.

Onward es en esencia una partida de rol de mesa, con el hermano pequeño Ian Lightfoot (Tom Holland) como mago y su hermano Barley (Chris Pratt) como guerrero; ambos deben emprender un difícil viaje a lomos de una destartalada furgoneta que hace de corcel, superando diferentes pruebas y aprendiendo una olvidada magia por el camino. Todo para poder pasar un último día con su padre. Por el camino tendremos muchas referencias a los clásicos juegos de rol y de cartas que tan de moda están ahora, pero que si jugabas en mi época eras poco menos que un asesino potencial (qué locos fueron los 90…). Todo esto en un road trip que lleva el cliché por bandera, y que no intenta escapar de una enorme cantidad de situaciones que hemos visto ya mil veces en otros sitios, pero que, como pasa con la comida, la misma receta siempre sabe mejor en manos expertas.

Onward no es precisamente el adalid de la originalidad, pero si hay algo que se le da bien a Pixar es crear personajes únicos y carismáticos, hacer que nos riamos y, como no podía ser de otra manera, tener una culminación que haga que se nos escape una lagrimita. En Onward están todos los ingredientes de la casa, y aunque no podemos decir que esté a la altura de las grandes películas que llevaron a este estudio a lo más alto, sí que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que Onward es una película tremendamente disfrutable por grandes y pequeños.

En cuanto a factura técnica, la cinta de Pixar se mantiene a la cabeza, siendo intachable en todos los sentidos, con una animación para quitarse el sombrero y un diseño artístico que, sin salirse de lo habitual en la casa, resulta original y divertido. La música por el contrario no sorprende demasiado, y estando la cinta basada en unos hipotéticos años 90, es una pena que no hayan aprovechado para hacer alguna referencia musical a alguno de los clásicos del metal que tanto escuchábamos mientras hacíamos rodar los dados por encima de la mesa.

Al final, Onward es una de las primeras sorpresas del año en cuanto a animación, una cinta repleta de buenos momentos que se cimientan sobre una historia que hemos visto demasiadas veces y, aunque esto lastra al conjunto más de la cuenta, es algo que los pequeños no notarán y que los mayores seremos capaces de perdonar en el momento de los créditos, pues la conclusión de Onward es tan redonda que es fácil perdonarle sus defectos, ¿intercambio equivalente?

Onward

8.1

NOTA GLOBAL

8.1/10

Destaca en:

  • Divertida y emocionante
  • El final es moderadamente inesperado y bastante satisfactorio
  • Técnicamente es tremenda

Podría mejorar:

  • Su premisa es demasiado parecida a Fullmetal Alchemist, y esto puede enfadar a algunos.
  • Es un road trip de manual.
  • Quizá esperábamos un poco más de Pixar.

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

SWORD ART ONLINE (T1): cuando un MMO te atrapa…literalmente.

Sword Art Online sabe hacerse querer con una historia que consigue un gran equilibrio en su tono, sabiendo ser misteriosa, dramática o divertida casi siempre que se lo propone, que no es poco.

WELCOME TO THE BALLROOM: en busca de nuestro diamante en bruto interior.

Welcome to the Ballroom es un entretenido spokon sobre bailes de competición que, sin inventar la rueda ni salirse de los valores clásicos japoneses del esfuerzo, la fuerza de voluntad y el compromiso, aboga por un tipo de trabajo en solitario bastante sorprendente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.