Pagina principal > Juegos > XENOBLADE CHRONICLES X: el JRPG no estaba muerto, estaba de parranda

XENOBLADE CHRONICLES X: el JRPG no estaba muerto, estaba de parranda

Xenoblade-Chronicles-X-PORTADA

Coincidiréis todos conmigo en que el RPG Japonés no está pasando por su momento más dulce, ni mucho menos. Lejos quedan ya aquellos tiempos de Psx y PS2 y sus mágicos JRPGS que a todos nos marcaron de una manera u otra; juegos inmensos llenos de secretos y con una historia larga y épica que nos hacía pasar horas y horas sumergidos en sus universos de fantasía. Por desgracia hoy en día para hablar de verdaderos JRPGs de calidad tenemos que echar la vista demasiado atrás, hasta quizá “Persona 4” y “Xenoblade Chronicles“, precuela del juego que hoy nos ocupa y  descendiente de los míticos “Xenogears” y “Xenosaga“.

Xenoblade Chronicles X” toma la formula jugable del ya clásico JRPG de Monolith para Wii y la mejora en casi todos sus aspectos, haciendo del título en cuestión una verdadera bestia de proporciones difícilmente igualables, incluso por los juegos más enormes del momento, como “The Witcher 3“, “Fallout 4” o “GTA V“.

Para los que os hayáis saltado el fabuloso “Xenoblade Chronicles” de Wii y lleguéis de nuevas os puedo adelantar que “Xenoblade Chronicles X” es un JRPG que mezcla la exploración y la acción a pseudo tiempo real dentro de un universo mastodónticamente grande y prácticamente inabarcable. El juego cuenta con un sistema de combates que, como he mencionado antes, no es por turnos ni a tiempo real, en realidad es a tiempo real asíncrono, funcionando de manera muy similar a como lo hacen los sistemas de combate de los RPGS online del estilo “World of Warcraft“, “Archeage” o “Wildstar“.

Deliciosamente complejo

Una de las características clave de este “Xenoblade Chronicles X” es que es un juego para amantes dedicados del JRPG y no se avergüenza en absoluto en admitirlo desde el minuto uno, donde el juego prácticamente carece de cualquier tipo de tutorial y nos sumerge en la acción omitiendo todas sus funciones y características, sin duda dando por sentado que aprenderemos a usarlas poco a poco y según las vayamos necesitando, es decir, a lo largo de las cientos de horas que el juego ofrece y de manera orgánica; como se ha hecho toda la vida, vaya.

Y es que el sistema de combate, el de equipamiento, el metajuego de las sondas, la búsqueda de materiales y todo lo relacionado con los “Skells” (Los mechas que avanzado el juego podremos controlar para luchar, desplazarnos e incluso volar) se entremezclan de manera inteligente, siendo todas las características del juego un enorme Todo que funciona con la precisión de un engrasado reloj sueco.

Xenoblade-Chronicles-X-4

Xenoblade Chronicles X” no quiere mostrarse, quiere que lo descubramos

Y ese sin duda es uno de los detalles que hacen grande a el nuevo “Xeno” de Monolith: La permanente capacidad de sorprender con sus inagotables e inabarcables características, configuraciones, secretos, misiones, huevos de pascua y todo lo que imaginemos. Sin duda “Xenoblade Chronicles X” es un juego que habla sobre el descubrimiento a todos los niveles, y la capacidad que siempre ha tenido de asombrar al ser humano.

Un argumento de segunda para un juego de primera

Si algo me sorprendió para mal en “Xenoblade Chronicles X” es su desinterés por contar una historia; el juego está siempre mucho más interesado en que salgas a explorar sus continentes, colecciones, te equipes, mejores tus características y completes misiones que en contarte realmente una historia como las que tradicionalmente han hecho grandes a los juegos de la saga “Xeno“.

Esto no significa que “Xenoblade Chronicles X” carezca completamente de historia, claro que la tiene, y es moderadamente interesante, pero las intenciones de “Xenoblade” son las de expandirse más a lo ancho que a lo largo.

Xenoblade-Chronicles-X-1

El juego nos ofrece la posibilidad de completar cuatro tipos de misiones: en primer lugar tenemos las misiones de historia, que nos pedirán una serie de requisitos para poder acceder a ellas y que nos darán un fragmento más del argumento de “Xenoblade Chronicles X“, además de, casi siempre, desbloquear características nuevas cada vez que superamos una. En segundo lugar están las misiones de afinidad, que nos expandirán todo el universo relacionado con los personajes; es en estas misiones en las que descubrimos más sobre los personajes que nos rodean y de sus relaciones entre ellos. En tercer lugar están las misiones que nos dan los personajes en sí mismos, clásicas misiones de recolección o caza pero siempre con algún trasfondo medianamente interesante que nos hablara del planeta Mira, su gente, su biología o alguno de los aspectos del universo del juego más secundario. En último lugar están las misiones “de bulto” que recibiremos en una terminal, que se nos adjudican con un pequeño texto de introducción y que en general sirven para poco más que para acuñar experiencia y dinero.

De esta manera, y valiéndose de este sistema de misiones “por capas” “Xenoblade Chronicles X” se asegura de que entre misiones principales vayamos completando un buen puñado de misiones de los otros tipos, en las que, de una manera ligera, se nos va expandiendo el universo, un universo del que a las 40 horas de juego y sin haber completado ni un 30% de este, se antoja inmensamente rico en trasfondo histórico de todo tipo. Puede que la historia no avance mucho ni sea muy trascendental, pero como ya  he dicho, la verdadera esencia de “Xenoblade Chronicles X” se esconde más en su universo que en su trama, y esto lo sabe hacer maravillosamente bien.

Por desgracia y volviendo al tema de la trama principal, esta no está demasiado bien llevada, y si ya en su mismo concepto no es nada del otro mundo, el diseño y la dirección de las secuencias cinemáticas con las que se nos muestran los momentos álgidos de ésta son malos, torpes y lentos, creando demasiados momentos anticlimáticos que rompen con el ritmo de la narración. Misteriosamente esto se va mejorando según vamos avanzando en la historia, llegando a ver algunas secuencias bastante buenas en el último tercio del juego; pero quizá para algunos ya sea demasiado tarde.

Xenoblade-Chronicles-X-gif

¿De verdad es una WiiU?

Y es que la primera vez que salgas a pasear por las verdes praderas del planeta Mira la sensación de asombro por el increíble acabado grafico de “Xenoblade Chronicles X” te va a obligar a alejarte de tu consola por miedo a que explote. “Xenoblade Chronicles X” es, posiblemente, el juego con mejor acabado técnico general de WiiU, rallando a niveles altísimos en muchos de sus aspectos, pero rozando la excelencia en distancia de dibujado, detalles de la topografía y acabado artístico general. No solo es uno de los juegos más impresionantes y bellos de Wiiu, sino que posiblemente lo sea de toda la generación, haciendo enrojecer a PS4 y Xbox one en materia de framerate estable, texturas y tiempos de carga.

Incuantificable

Solo para terminar la historia principal, llendo al grano y parándose lo mínimo posible, necesitaremos una media de 50 horas, y como en todo buen JRPG, cuando esto pasa, el juego nos ofrece la posibilidad de seguir jugando para completar el 100% de este, dándonos además un buen puñado de misiones y desafíos extra muy interesantes y sobre todo desafiantes, superando en dificultad a las misiones principales de manera evidente y a veces brutal, llegando a superar ampliamente las 250 horas de juego si queremos completarlo totalmente.

#XenobladeChroniclesX no es el JRPG con mejor historia, pero sí que tiene un sólido universo Clic para tuitear

Xenoblade Chronicles X” no es el JRPG con mejor historia, pero sí que tiene un universo enorme, solido, detallado, congruente y bien formado, lleno de cosas por hacer y con una sorpresa aguardándonos detrás de cada esquina. Un videojuego que no quiere ser accesible y que espera que te sumerjas en él a descubrir todos sus secretos; desde los intrincados resquicios del sistema de combate hasta las sorpresas que guarda su inconmensurable escenario, y creedme si os digo que es una experiencia tan sumamente grata que ha sido capaz de alejarme del “Yermo” y de “Novigrado” por más de 150 horas. Si esto no justifica por sí mismo la compra y existencia de una máquina, pocas cosas lo hacen.

8.7 Stars (8,7 / 10)

 

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

MADRID GAMING EXPERIENCE 2017: competiciones, eventos y ¿videojuegos?

Que la Madrid Gaming Experience ha sido un éxito rotundo en cuanto a asistencia se refiere es algo que nadie pone en duda, al igual que el hecho de que, como siempre sucede en eventos de esta magnitud, ha supuesto un punto de encuentro estupendo para poder disfrutar de la cultura friki, ¿qué más se puede pedir?. Pues, por desgracia, mucho más...

BARCELONA GAMES WORLD 2017: videojuegos, espectaculo y… ¡más videojuegos!

Tras nuestra experiencia en la primera edición y los cambios implementados en la 2ª, la Barcelona Games World es una feria mejor de lo que fue pero peor de lo que será. Esa progresión le hará mucho bien y la calidad de todo lo que hemos podido probar ha sido fantástica.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario