Pagina principal > Cine > GREEN BOOK: no es país para negros… ni aunque sean ricos

GREEN BOOK: no es país para negros… ni aunque sean ricos

El estilo road movie ha sido usado durante mucho tiempo en el cine para que personajes de muy diversa índole hablen entre ellos, tejan sus relaciones y los espectadores descubramos ese yo tan profundo que suele surgir cuando dos (o más) personas no tienen otra cosa que hacer en la carretera durante muchas horas más que hablar.

Y precisamente las carreteras de EEUU dan pie (porque os lo aseguro, son infinitas) a muchas horas de conversación y de ello suelen salir las películas más interesantes, pero también las más complicadas.

Green Book (2019), inspirada en hechos reales, cuenta la road movie del chófer y guardaespaldas Frank “Tony Lip” Vallelonga (Viggo Mortensen) y Don Shirley, un virtuoso pianista (Mahershala Ali) en su gira de conciertos por la Deep South o, como diríamos aquí, el sur más profundo de EEUU, en 1962; una época marcada a partes iguales tanto por su buena música como por su manifiesto racismo.

Es obvio que la película trata el tema del racismo y, aunque esta última década hemos asistido tanto a polémicas como brillantes películas sobre el tema (Figuras ocultas, Criadas y señoras, 12 años de esclavitud, Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, El mayordomo, Fences y tantas y tantas más, algunas con reconocimiento en forma de premios y otras no) Green Book lo trata desde un punto de vista novedoso al mostrar un hombre negro, famoso y poderoso, que es tanto discriminado como admirado por la misma gente.Green-Book-Generacion-Friki-Texto-1

Resulta pues muy sorprendente ver que en aquella época y zona geográfica daba igual que fueras rico y con talento si eras negro. Y no por sorprendente es menos innovador la forma que tiene el director Peter Farrelly (sí, cuesta creer que sea de él la película) de mostrar las diferencias tan marcadas entre el norte y el sur. No es la primera vez que lo vemos, desde luego, pero siempre llama la atención por lo caricaturizado que lo muestran, no siendo en Green Book la excepción.

Por supuesto, si sólo se hubiera tratado de un intento más de Hollywood por crear un film lacrimógeno y facilón tanto mi interés por la película como su valor intrínseco creo que se hubieran puesto en duda, pero Green Book se mueve cómodamente por el género de la comedia haciendo que nos podamos sentir a gusto para tratar la película desde un punto de vista muy humano, pese a la temática explícita del tema del racismo que explota.Green-Book-Generacion-Friki-Texto-2

Y es que, aunque Green Book no es la excepción, es complicado encontrar películas divertidas, con un guion desenfadado, que aborden temas serios. En este sentido, Green Book se acerca más a Intocable o Paseando a Miss Daisy que a 12 años de esclavitud, demostrando una vez más que es posible mezclar entretenimiento con reflexión.

Un mano a mano entre dos grandes actores

Aunque el film consta de más actores, realmente sólo existen dos: Viggo Mortensen y Mahershala Ali, siendo el resto vehículos para facilitar la entrada a cada nueva situación. La química es realmente muy buena entre ellos, no te cansas de los diálogos y de las muchas situaciones tanto dramáticas como divertidas que se les presentan, siendo únicamente un cliché el hecho de que Tony pertenece a la clase humilde, mientras que Don se codea en las grandes esferas.

Green-Book-Generacion-Friki-Texto-3

Este formato podría haber provocado que presentar Green Book en forma de obra de teatro pudiera haber sido todo un acierto, aunque la repercusión seguramente habría sido menor. También habría sido complicado puesto que los acentos juegan un papel importante en la película y, aunque el doblaje al castellano es brillante, creo que ganaréis mucho viéndola en versión original, para notar los cambios de acento en los personajes a medida que alcanzan el sur de EEUU, y sobre todo para ver si Viggo Mortensen, que se come la pantalla, imita con su voz tan bien como gesticula, el acento italiano.

El mundo de la noche es complicado

El personaje de Tony es un superviviente. Un hombre de familia que, aunque intenta conducirse siempre de manera recta, ha llevado una vida marcada por la resolución de los conflictos por medio de la violencia; mientras que Don es un hombre culto, aferrado a la fama y los placeres que ello conlleva y cuyos secretos le hacen ser un hombre desgraciado. Ambos descubrirán durante su road movie que el otro es un ser humano no sólo merecedor de su respeto y amistad, sino de su admiración. Temas importantes que también tratará la película.

No obstante, pese a que el epicentro de las conversaciones debería ser durante esos viajes en coche, ya sea de día o no, la película muestra la mayor parte de los conflictos durante la noche. Las peleas, los bailes, las borracheras, los conflictos internos, las cenas, la música que inunda cada escena (¡y qué música!) así como otras sorpresas que nos depara el film, se suceden en un ambiente nocturno que propicia tanto como dificulta que las habilidades tanto de Tony (la fuerza bruta) como las de Don (la elocuencia) tengan que salir a relucir, no siempre con los resultados esperados.Green-Book-Generacion-Friki-Texto-4

La buena música siempre ayuda

No habría ganado el Globo de Oro a Mejor Comedia o Musical si no fuera tan divertida en sus diálogos como soberbia en su música. La mezcla de ese estilo popular con la música clásica permite acercar al espectador ambos mundos musicales en una fusión muy bien resuelta. Obviamente, conocer la vida y obra del pianista y compositor de jazz Don Shirley ayudará a comprobar qué de todo lo que muestra el film es coherente con la historia, así como para disfrutar más de su música, marcada por la segregación racial en todos los sentidos.

En el aspecto técnico no tiene un nivel excepcional, pero está bien montada y dirigida y no hay una sola escena que se haga larga o pesada, cosa que, en una película íntegramente basada en el diálogo, se agradece.

Pocas cosas pueden desagradar de la película. No se me ha ocurrido un público al que pudiera no gustarle Green Book dado que incluye drama, comedia, acción, reflexiones sesudas, actuaciones brillantes, (ya veremos qué pasa con esas 5 Nominaciones a los Oscars, así como a otros premios), momentos intimistas y un estilo ligero que hace disfrutable cada segundo que pasamos en la butaca. Pero, nunca se sabe, si algo me ha enseñado el cine es que el espectador a veces nos sorprende con lo que quiere ver en pantalla, y no siempre es lo que mejor tiene para ofrecer el cine.

Green Book

9

NOTA GLOBAL

9.0/10

Destaca en:

  • Actuaciones viscerales y naturales
  • Buen ritmo
  • El film ofrece sorpresas a través de las reacciones de los personajes
  • Estupendo guion
  • Me gusta el tratamiento que hace de la dignidad

Podría mejorar:

  • La historia en general no guarda muchas sorpresas, es un guion que conocemos.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

GANADORES BAFTA 2019: esto va de ver buen cine

Los premios, premios son. Al final, nuestra política es la de ver buen cine así que, independientemente de quién haya ganado, os animamos a que veáis alguna de las película que hemos analizado.

NOMINACIONES OSCARS 2019: esta Gala sí que promete cambios

En la próxima GAla de los Premios de la Academia tendremos ocasión de comprobar si esos cambios que llevan pregonándose desde el año pasado. Es posible que estos Oscars 2019 sean diferentes...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.