Pagina principal > Libros > LOS MAGOS: el saber hacer magia no significa que sepas qué hacer con ella.

LOS MAGOS: el saber hacer magia no significa que sepas qué hacer con ella.

Los-Magos-Generacion-Friki-PORTADAMe enteré de que había una serie de Los Magos cuando, tras terminar la novela, pregunté: ¿por qué esa portada tan absurda? No tiene nada que ver con la temática de la novela ni con nada que ocurra en el libro… Luego te enteras de que hicieron una serie el año pasado basada en este primer libro y el tercero (a ver…¡hay tantas series!) y entiendes el fan service de la portada…aunque ese será otro análisis.

Los Magos (2009) es la primera novela de una trilogía (el segundo es El bosque mágico en 2011 y el tercero La tierra del mago en 2014) del crítico literario Lev Grossman y presenta un mundo mágico en el que sus brillantes estudiantes renunciaron a ir a la universidad en pro de aprender Magia en internados secretos.

Quentin Coldwater es el protagonista de esta historia, un joven en una búsqueda eterna de la Felicidad. Como suele ocurrir con aquellos a los que les cuesta disfrutar de lo que tienen, Quentin hace de su existencia un continuo “cuando consiga esto seré feliz”. Fillory, un país mágico que salía en las novelas de fantasía de su infancia ha sido el objeto de su obsesión toda su vida, al igual que todos aquellos que soñamos con universos mejores que esta realidad en la que vivimos. No obstante, Quentin descubre que la Magia es real, que cuesta horrores dominarla y sí, que Fillory existe, es muy real..pero quizás no como él pensaba.

Temas poco habituales en el género de la fantasía.

Aunque es cierto que Los Magos es sencillamente una entretenida novela de fantasía también es una oda a la búsqueda de identidad. Sus protagonistas ya no son niños o pre-adolescentes como en las novelas de Harry Potter (con las que ha sido ampliamente comparado) sino jóvenes en busca de identidad, de afianzamiento de su personalidad, de su lugar en el mundo. Un libro que habla del atractivo del poder, del concepto de Justicia, de la ambición, del paso a la madurez, del hedonismo y de los sentimientos más sublimes y más deleznables del ser humano y, por supuesto, de la búsqueda de la Felicidad. Por ello, el grupo de amigos de Quentin es tan heterogéneo, esconde tantos secretos y tiene objetivos muy diferentes para lo que quieren de la vida; así mismo la concepción del Bien y del Mal que tiene cada uno difiere mucho, resultando la barrera más difusa y obligando a los lectores a posicionarnos.

Portadas mucho más lógicas con la trama. ¿Cuál habrías elegido tú?

También es esta la razón por la cual Los Magos tiene un enfoque mucho más sexual de lo que lo tienen otras novelas, ya no sólo en busca de la propia identidad, sino provocando un universo en el que el sexo no es ingenuo ni simple, e intentando diferenciar entre los diferentes tipos de amor, y aquello en lo que nos apoyamos para ser felices. Así, y quizás porque viven en internados, o quizás porque en general las familias y el resto del mundo no saben qué estudian estos chicos, los amigos y compañeros de estudio se convierten en su verdadera familia, resultando este pequeño círculo de suma importancia a la hora de su desarrollo como personas.

Aprender magia puede ser no sólo difícil, sino aburrido.

En cuanto a la magia, Lev Grossman ha creado un universo donde el ser un mago no implica que sepas dominar la magia y que seas una ciudadana de a pie no quiere decir que no te puedas ir a la tumba sin saber que eras una bruja. La Magia implica una serie de aptitudes, amén de una fuerza de voluntad y una constancia en el estudio que no todos tienen o pueden soportar. En una academia (Quentin acude a Brakebills College, en Nueva York) donde todos empiezan siendo brillantes, pronto se dan cuenta de que eso no es suficiente para dominar los arcanos de la magia moderna. Lev Grossman, por boca de Eliot Waugh, uno de los compañeros de Quentin, nos los hace saber a poco de empezar la novela: es muy difícil, y aún teniendo lo necesario para hacer magia, puede que no llegues a conseguir hacerla.

Este enfoque es importante para diferenciar a estas novelas de otras del mismo género. En la saga de Trudi Canavan la magia despierta y es necesario aprender a controlarla, en las de J. K. Rowling saben desde que el bebé nace que éste es mago y en cuanto tiene la edad apropiada le entregan la archiconocida varita, pero en otras como la saga de Brandon Sanderson la Magia aparece, funciona y se controla…o no llega a pasar nunca. Así, la Magia no es simplemente una cosa que pasa, algo habitual dentro del universo de fantasía que se ha creado, sino que es una herramienta narrativa que enriquece la trama y la justifica.

#LosMagos de #LevGrossman es fantasía para jóvenes en su búsqueda de identidad Clic para tuitear

Los Magos, sin ser una maravilla del género resulta una novela muy entretenida, con prosa ligera, con toques originales que la desmarcan de otras de su género, con protagonistas que sufren problemas reales, normales y no ese habitual “hay que salvar el mundo y somos los únicos que podemos hacerlo”. Un libro basado pues en sus personajes y en cómo afronta cada uno sus poderes, analizando cuál será su papel en el mundo, qué harán con esa herramienta de poder que llevan cinco años tratando de dominar y viendo que a veces no es que haya que salvar el mundo, sino que hay que salvarse a uno mismo.

Los Magos

Los Magos
68

NOTA GLOBAL

7/10

    Destaca en:

    • Prosa ligera, fácil lectura.
    • Historia entretenida con un planteamiento original
    • Las cuestiones sobre nuestra identidad y nuestro lugar en el mundo que te hace plantearte.

    Podría mejorar:

    • Al ser la magia algo complicado de explicar...no la han explicado bien.
    • Algunos personajes secundarios no están desarrollados
    • El universo mágico fuera de los institutos no está desarrollado.

    About Susana "Damarela" Rossignoli

    Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

    También te puede interesar:

    NO GAME, NO LIFE: emocionante y divertido pero… ¿Un referente?

    Analizamos el anime No Game, No Life para ver si su éxito está justificado y si aporta algo nuevo al mundo del anime.

    NEVERWHERE: un viaje al Londres de ninguna parte.

    Es posible que si hubiera tenido entre mis manos Neverwhere cuando fue publicada, en 1996, …

    Deja un comentario