Pagina principal > Libros > EL HOBBIT: el pequeño gran héroe

EL HOBBIT: el pequeño gran héroe

el-hobbit-j-r-r-tolkien-minotauro

Como Gandalf explica a Bilbo «Las grandes historias merecen ser adornadas». Y vale la pena que se adorne todo lo que quiera “El Hobbit” porque este libro no es capaz de ocultar todo lo que tiene detrás: una gran historia de superación de uno mismo.

Es una pena que tenga que decir esto, pero mucha gente leerá este libro después de haber visto la película y se llevará la terrible decepción de esperar que va a ser más de lo mismo (por El señor de los Anillos) y no es así. “El Hobbit” es un cuento fantástico, una historia ambientada en un universo ficticio en el que “todo es posible”. Tan posible que el cuento trata de una criatura corriente, (un hobbit), alguien como tú o como yo, que se mete en una aventura que “le queda grande”, llena de peligros, monstruos y maravillas; y en la que se tratan los problemas del mundo actual, que son los de siempre, con tal maestría que podríamos aprender muchas moralejas de él.

Por supuesto, es una historia en clave de humor. Las aventuras, historias fantásticas, traiciones, corrupción y batallas están presentes para dar énfasis a la verdadera lucha, que es la que uno mantiene consigo mismo.

mapa_thror

¿Por qué es una historia de superación de uno mismo? Bueno, no sé vosotros, pero si bien no entendí toda su grandeza cuando leí por primera vez El Hobbit, aún siendo una niña, en posteriores ocasiones he podido apreciar que hay una gran verdad detrás del cuento: si no sales y te enfrentas a tus miedos, no madurarás.

Y muchas más premisas que fui adoptando con el tiempo, hasta llegar a considerar “El Hobbit” un libro de cabecera.

Os pongo un ejemplo con mi favorita: la corrupción y el anhelo de riqueza. En “El Hobbit” sobre todo está representado por los enanos y por el dragón, pero yo siempre lo he visto reflejado en el personaje de Gollum. Él intentó negociar con “El Mal”, que sería Sauron y el Anillo Único; es decir, intentó controlar en vez de luchar contra el mal, sin darse cuenta de que aquel que está corrompido no comparte el poder.

#ElHobbit nos enseña: con el Mal no se puede negociar, hay que luchar contra él Clic para tuitear

Toda persona que quiera crecer debe enfrentarse a la mayor aventura que existe, que es conocerse a uno mismo y todo lo que es capaz de hacer. A veces hay que abandonar nuestro cómodo agujero hobbit y salir hacia lo desconocido. Y es que así es la vida, así es la aventura que nos propone Tolkien: haz amigos, ponte a prueba, conoce el mundo, analízate a ti mismo, supera tus límites…y todo ello hace de este libro una obra imperecedera.

9.5 Stars (9,5 / 10)

 

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

NO GAME, NO LIFE: emocionante y divertido pero… ¿Un referente?

Analizamos el anime No Game, No Life para ver si su éxito está justificado y si aporta algo nuevo al mundo del anime.

NEVERWHERE: un viaje al Londres de ninguna parte.

Es posible que si hubiera tenido entre mis manos Neverwhere cuando fue publicada, en 1996, …

7 Comentarios

  1. No he leído el Hobbit porque siempre me lo habían contado como “un cuento con enanos y dragones”. Pensaba que no difería mucho de los cuentos que le leo a mi sobrino, pero vista esta reseña me entran ganas de leerlo y aprender esos mensajes ocultos que mencionas.

    • Gracias Mori. Lo cierto es que hay cuentos para niños y cuentos para adultos…y también se podría decir que hay un tercer tipo: los cuentos que, tengas la edad que tengas, te van a gustar y vas a poder aprender de ellos. Éste es del tercer tipo.

  2. Edgar Miramontes

    Tienes toda la razón Damarela. Llevo 98 páginas del libro y me ha gustado mucho. Tus comentarios hacia el libro son muy certeros. Saludos desde Chihuahua México.

Deja un comentario