Pagina principal > Cine > EL BUEN PATRÓN: Mantener el equilibrio.

EL BUEN PATRÓN: Mantener el equilibrio.

Con Familia y Barrio el director Fernando León de Aranoa consiguió el reconocimiento nacional de la mano de Elías Querejeta (El desencanto, A un Dios desconocido, El Sur), con toda probabilidad el productor más arriesgado, polémico y genial de la historia del cine español. La consagración de Aranoa llegó con Los lunes al sol, un hito de la cinematografía patria producida por Querejeta y protagonizada por un inmenso Javier Bardem. Aranoa conoció a Bardem bajo la luz de un semáforo en Las Vegas, y desde entonces han fraguado una relación personal/profesional que hasta la fecha ha cristalizado en la mencionada Los lunes al sol, el documental Invisibles, la muy discutible Loving Pablo y la magnífica El buen patrón (2021) que hoy analizamos.

El buen patrón (una cómica tragedia o una trágica comedia) ha sido producida por Reposado Producciones (empresa dirigida por el propio Aranoa), Mediapro, TVE, TV3 y MK2 Films. El film es un retrato de Blanco, propietario de una fábrica de básculas en algún lugar indeterminado del centro de España.

Quizás la premisa pueda no resultar muy atractiva en un principio, pero es la base de un análisis de la condición humana que vuela cerca de los mismos cielos por los que Berlanga voló en El verdugo (1963) o Plácido (1961). Blanco deberá hacer frente a multitud de problemas la misma semana en la que (se supone) debe ganar el premio a la excelencia empresarial: una mano derecha (Manolo Solo) que ha perdido el rumbo, una becaria (Almudena Amor) sexual y voraz y un piquete de un solo hombre (Daniel Chamorro) en la puerta de la fábrica.

Uno de los papeles más impresionantes de Javier Bardem

Por supuesto, el verdadero protagonista de la cinta no es Blanco: es Javier Bardem componiendo uno de los personajes más complejos que se recuerdan en el cine contemporáneo, por desgracia poco dado a los intrincados vericuetos psicológicos que son la base del buen cine.

Poco queda por decir acerca de Bardem, de su filmografía, de sus personajes o de su inquietante don para acercarse a los terrenos del mal y la oscuridad. Reinaldo Arenas en Antes que anochezca, Salva en Los lunes al sol, Ramón Sampedro en Mar Adentro, Anton Chigurh en No es país para viejos, Uxbal en Biutiful. Poco queda por decir, salvo que a la proeza impresionante de esta lista se une la proeza todavía más impresionante de componer un personaje que tiene un poco de cada uno de ellos.

Blanco es Arenas, Salva, Ramón, Anton y Uxbal, y Silva, y Paco, y Solís. ¿Quién es Blanco en realidad? Nosotros nunca llegamos a saberlo. ¿Es un psicópata manipulador que se oculta tras la máscara del encanto? ¿Es un hombre bueno que ha vendido su alma y que se oculta tras la máscara del manipulador? Quizás ni el propio Blanco sepa quién es en realidad, aunque nadie duda de que es un tipo peligroso.

El-buen-patron-Generacion-Friki-Texto-1

Como no podía ser de otra manera, el resto del reparto queda a la sombra del prodigioso Bardem. Con la excepción del fantástico Celso Bugallo, quien ya se había medido con Bardem en Mar Adentro.

El guion de Aranoa fue concebido expresamente para Bardem. Se trata de un trabajo muy sólido, un “character driven” que dirían los americanos, un vehículo para explorar una psicología perturbada que juega a los malabares con varias tramas a la vez, sin que el espectáculo acabe en desastre, más allá de algunas escenas un tanto inverosímiles.

El buen patrón aborda temas incómodos desde perspectivas inusuales.

La reivindicación social no es una sorpresa para nadie, es una parte fundamental de la filmografía de Aranoa. En ese sentido, El buen patrón se atreve a abordar temas incómodos desde perspectivas inusuales. El más obvio de todos ellos es el despotismo del empresario, del propietario demasiado grande y demasiado pequeño a la vez. Mientras que Aranoa se permite coquetear con la humanidad de Blanco, no tiene ningún tipo de reparo en mostrar las nefastas consecuencias de sus actos.

La inmigración marroquí, el resurgimiento de la extrema derecha, los delitos de odio, el empleo publicitario del feminismo y la multiculturalidad con fines poco finos son otros temas a los que Aranoa se aproxima. El acoso sexual es quizás el más polémico de El buen patrón.

El personaje interpretado por Almudena Amor (la becaria ambiciosa y sexualmente voraz mencionada más arriba) parece más propio de otra época y otro cine. Existe una justificación a nivel de trama que explica porqué la becaria soporta el acoso de su jefe, pero la película no trata este tema con la profundidad y la inteligencia con las que dialoga en relación a otras problemáticas.

El-buen-patron-Generacion-Friki-Texto-3

La dirección de Aranoa (así como la fotografía de Pau Esteve y la música de Zeltia Montes) es efectiva, pero no efectista. La puesta en escena no es brillante (salvo en lo que a controlar a un monstruo como Bardem se refiere), pero quizás no sea esta una película que necesite una dirección brillante.

Quizás una película como El buen patrón necesite humildad y sutileza, y quizás Aranoa haya sido lo bastante inteligente como para darse cuenta. Tiemblo al pensar en lo que habría hecho la impostura almodovariana con El buen patrón.

Equilibrio y armonía social

La balanza es el principal motivo visual de la cinta. Y la justicia, por tanto, el tema motor de la misma. Blanco habla constantemente de la necesidad del equilibrio y la armonía. Se refiere, claro, al equilibrio y la armonía social. También al equilibrio interior indispensable para mantener en pie todo su castillo de naipes mentirosos. Y también piensa en un tercer tipo de equilibrio. Cuando Blanco estalla frente al espejo y cuando truca las balanzas con el peso de una bala, nos queda claro de qué tercer tipo de equilibrio está hablando.

El buen patrón

8

NOTA GLOBAL

8.0/10

Destaca en:

  • La interpretación de Javier Bardem.
  • El guion, arriesgado en la forma y el fondo.
  • La sobriedad de la puesta en escena.
  • Celso Bugallo.

Podría mejorar:

  • El tratamiento de algunas subtramas problemáticas.
  • La inevitable contracción de que una película de estas características tenga que ser producida y distribuida por Mediapro y MK2.

About Pablo Menéndez

Pablo Menéndez (Madrid, 1997) es guionista y novelista. Ha trabajado, en guion y producción, para empresas como Sony, El Corte Inglés o ATM. Como novelista ha publicado Otro mundo azul (Imagica, 2020) y La Realeza (Imagica, 2021), entre otras obras. Sigue escribiendo a diario. Opina que la mejor generación de juegos de la historia es la de PS3. Discutirá con quién sea sobre lo que sea en cualquier momento.

También te puede interesar:

EL JUEGO DEL CALAMAR: cuando una serie se vuelve polémica.

El juego del calamar parecía una serie dramática más usando el estilo battle royale para hacer crítica social, pero la polémica generada nos obliga a ahondar más en su análisis.

SOMBRA Y HUESO: funciona como producto de marketing, peeeero…

Sombra y Hueso tenía que ser una historia épica del Bien contra el Mal en un mundo de fantasía, pero ha resultado un producto de marketing en el que fallan cosas tan importantes como el guion, la dirección y las actuaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.