Pagina principal > Cine > TED: El mejor amigo del hombre

TED: El mejor amigo del hombre

Ted Movie

No hace mucho hablábamos de la amistad que puede surgir entre mujeres en nuestra reseña de No hay dos sin tres, una comedia romántica muy orientada al género femenino, hoy, hombres del mundo, nos toca a nosotros con Ted.

Ted, dirigida por el genial e irreverente Seth Mcfarlane y teniendo como narrador de lujo a Patrick Stewart (también en Ted 2), habla de cómo John Bennett (Mark Wahlberg), un niño solitario y marginado pide como deseo que su osito de peluche cobre vida para que sea su mejor amigo, y así sucede; el problema viene cuando John crece y se tiene que enfrentar a los problemas que trae consigo la madurez…y a las mujeres.

De esta manera, John y Ted se embarcan en un viaje hacia la madurez que hace peligrar su amistad sacando a flote lo mejor y lo peor del concepto de la palabra para cualquier hombre. Y es que en Ted la amistad entre hombres se ve reflejada de una manera tremendamente fiel, aunque cómica, presentando problemas y soluciones desde el punto de vista más vulnerablemente masculino posible. Atentas chicas, pues hay mucho de psicología masculina detrás de la primera capa de pintura que nos muestra la película.

Los que seáis seguidores de la popular serie Padre de familia podéis haceros una idea del tipo de humor que contiene la cinta, Seth Mcfarlane no se amedrenta a la hora de poner chistes de todo tipo, sin importarle si habrá colectivos ofendidos aquí o allá por lo irreverente de su guion. Así, Ted se destapa como una comedia desinhibida, sin tapujos, haciendo uso de todos los recursos humorísticos que tiene a su alcance y sin preocuparse mucho por las consecuencias. Veréis que así es el humor de Mcfarlane en todas sus producciones, un humor pensado para gente con mente abierta y pocos prejuicios, porque de otra manera tarde o temprano habrá algún chiste que te incomode, por forma o contenido.

Personalmente me he reído como hacía mucho que no me reía, el argumento de la película tiene giros muy interesantes e inesperados haciendo que la trama no sea solo un mero vehículo para ir metiendo un gag detrás de otro; el guion y la adaptación a nuestro idioma también están fantásticamente bien tratados, con referencias a clásicos de nuestra cultura como Verano Azul o la ristra de nombres de «choni», y con personajes de la talla de Giovanni Ribisi para provocar más carcajadas.

Ted es una de esas pelis un tanto difíciles de valorar de manera objetiva; como película tiene un argumento original y un guion consistente. Como comedia quizás sea demasiado ácida e irreverente para cierto tipo de espectadores, es un humor muy poco de manual, que se escapa de lo que estamos acostumbrados a ver en la comedia contemporánea. Yo personalmente me he quedado encantado con el resultado y estoy deseoso de ver lo que nos tiene preparado Seth Mcfarlane con su nueva producción Mil maneras de morder el polvo.

Ted

0

Destaca en:

  • No es sólo una peli de chistes
  • Muy divertida
  • Argumento con giros interesantes

Podría mejorar:

  • A algunos les resultará chabacana

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

STRANGER THINGS 3: ¿es malo un poco más de lo mismo?

Stranger Things 3 fracasa en su intento por ofrecer algo diferente (si es que lo intenta) pero consigue mantener las altas cuotas de calidad en una temporada muy interesante, entretenida y que sabe mantenernos pegados en la pantalla hasta su (previsible) desenlace.

LOS JAPÓN: cómo reírse de la cultura ajena pretendiendo hacer comedia

Los Japón es una película para el olvido, algo que debería de tirarse al pozo más profundo, echarle gasolina y una cerilla encendida, y después de dejar que arda llenar el pozo hasta los topes de cemento, plutonio y discos de Falete para que nadie nunca, jamás, volviese a acercarse por ahí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.