Pagina principal > Libros > LOS HEREDEROS DE LA TIERRA: cuatro violaciones y un funeral

LOS HEREDEROS DE LA TIERRA: cuatro violaciones y un funeral

los-herederos-de-la-tierra-portadaNo hace falta terminar de leer Los herederos de la tierra (2016) para llegar a la conclusión de que Ildefonso Falcones está un pelín obsesionado con las violaciones. Con las violaciones, los maltratos y con personajes puteados que ríete tú de aquellos de Los miserables.

Supongo que coger una serie de personajes y hacerlos desgraciados es tan buena excusa para hacer una novela como cualquier otra, pero la sensación que se tiene al leer Los herederos de la tierra es que leerla con la moral baja sólo puede llevar a la depresión.

Por otra parte, y aunque no se puede negar que es una obra compleja, profunda y que enamorará a los apasionados del género y de la Barcelona medieval, sus casi 900 páginas son una réplica casi exacta de su primera novela La catedral del mar en prácticamente todos sus puntos. Por ello, la sucesión de las escenas carece de la magia de la primera novela al acabar casi sabiendo lo que va a pasar y, si no lo sabes, sólo tienes que pensar mal y acertarás. Si es una chica, la violarán, si es un chico, le arruinarán el negocio. A veces varían y les apalean, les encarcelan, les torturan o les humillan, pero siempre dentro de un baremo en el cual no pueda pasarles nada que les haga felices.

¿Es malo esto? per se no lo es, una novela puede ser un dramón y aún así ser muy buena, pero incluso a mí, que abordo el libro con el ansia de quien lee uno de sus géneros favoritos, os digo que acaba cansando porque sí, son muchas páginas, y sí, sólo les pasan desgracias.

¿Qué vamos a encontrar, aún así, en Los herederos de la tierra?

Todavía no tengo ni idea de por qué la novela se llama así. La catedral del mar era la vida de Arnau Estanyol y el eje central que suponía la construcción de dicha iglesia; sin embargo, el único símil entre el título del libro que hoy nos ocupa y el contenido es que Hugo Llor trabaja, generalmente, la tierra, como medio de subsidio. ¿La “tierra” se refiere a los campos de vides?

Pues no lo sé, pero si en la primera parte se hablaba de los bastaixos, las construcciones y los cambistas, aquí casi siempre se habla de vino, aguardiente, viñas y bodegas. Hugo soñaba con ser constructor de barcos, apoyado por un anciano Arnau Estanyol, sin embargo, la venganza de la familia Puig, siempre presente en las dos novelas, acaba dando al traste con sus sueños, dedicándose a sobrevivir como puede, mientras se debate entre ayudar o no a Bernat, hijo de Arnau, quien acaba perfilándose como un corsario cruel y despiadado que también hará la vida imposible a Hugo.

En Los herederos de la tierra asistiremos a las clásicas luchas de poder, las guerras que se sostienen por las herencias y contra los países vecinos, los vaivenes de tanto Papa creado con el Cisma y a las intrigas palaciegas. Toda la historia de Barcelona y el condado se entremezclan con la corrupción de la nobleza, las costumbres catalanas y el poder eclesiástico, haciendo que la vida de Hugo esté zarandeada por las tres.

Resumiendo: ¿Nos gustará?

Si os gustó la primera novela seguramente os gustará también ésta, pero tenéis que tener en cuenta que es aún más amarga y cruda que la primera. El estilo de escritura se mantiene de forma ágil, combinando las conversaciones con las descripciones de la situación política que se viva en ese momento, y con los retratos del cuidado de la tierra que Ildefonso Falcones cincela para nuestro conocimiento, manteniéndose en ese podio de gran conocedor de esa Cataluña medieval, situándose la historia entre finales el siglo XIV y XV, con todo su esplendor y sí, lamentablemente, toda su injusticia política, social, religiosa y económica.

Una historia que revela lo mejor y lo peor de cada ser humano, una época de fanáticos y meapilas, el tiempo en el que los más humildes podían ser los más nobles, y los más ricos los más inhumanos. Compatriotas que se comportan como bestias despiadadas y extranjeros que te tratan como familia, cristianos cometiendo toda clase de delitos y faltando a la caridad y judíos ayudando a quien sea siempre que vean buen corazón (o al revés), esclavos luchando por su libertad y poderosos cayendo en desgracia. Todo se entremezcla en Los herederos de la tierra creando un universo muy gris.

Un mundo de sentimientos muy fuertes, siendo la ambición y el rencor los que más imperan y, dentro de él, tendrá Hugo que encontrar fuerzas para que la esperanza y el amor sean tenidos en cuenta, para que encuentren su hueco dentro de ese mundo y todos los que quiera puedan salir adelante. Que parece fácil, que quizás aquello de “vive y deja vivir” debería bastar, pero ya se encargará el autor de ponerle las cosas difíciles a todos.

Los herederos de la tierra

Los herederos de la tierra
60

NOTA

6/10

    Destaca en:

    • Lectura ágil
    • Rigor histórico
    • Muy visceral

    Podría mejorar:

    • No es tan entretenido como el primero
    • Cansa que no paren de pasar cosas malas
    • Es una réplica de la anterior novela

    About Susana "Damarela" Rossignoli

    Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

    También te puede interesar:

    SALÓN DEL MANGA DE BARCELONA 2017: reflexión en tres pasos

    Es posible que el estilo de los Salones antiguos no vuelva y con ella la esencia también se pierda. No quiere decir que ahora no tengamos cosas buenas pero el estilo de consumo rápido nos impide disfrutar de las competiciones, las charlas o incluso de los concursos de cosplays. Quizás sea hora de reflexionar y preguntarnos, ¿qué es lo que hacía grande a esta cultura que nos apasiona?

    BLADE RUNNER 2049: cómo actualizar un clásico sin morir en el intento

    Blade Runner 2049 se perfila como una película excelente que ningún fan de la ciencia ficción o de la cinta original debería perderse, demostrando que se puede resucitar un clásico manteniendo su esencia pero sin caer por ello en el homenaje desmedido, volviendo a tratar temas que son incluso más relevantes hoy en día de lo que lo eran hace 30 años.

    Deja un comentario