Pagina principal > animación > KEKKAI SENSEN: Bienvenidos a Herusallem’s Lot, ciudad de locos y demonios

KEKKAI SENSEN: Bienvenidos a Herusallem’s Lot, ciudad de locos y demonios

Los que tengáis algo de experiencia con el maravilloso mundo de la animación japonesa sin duda estaréis familiarizados con el amplio rango de rarezas que este extenso género puede llegar a abarcar.

Porque, efectivamente, los japos tienen una forma distinta de entenderlo todo, y si el abuelete cyborg de la genial Inuyashiki no os pareció lo suficientemente extraño, hoy os traigo una serie diferente y atípica como pocas que hace de lo raro su seña de identidad: Kekkai Sensen.

La premisa del universo que nos presenta Kekkai Sensen es simple: Nueva York se ha ido a la mierda, y la ciudad que otrora fuese un hervidero multicultural de lo más cosmopolita ve su identidad severamente afectada cuando, cosas de la vida, se abre un portal al inframundo que libera todo tipo de criaturas y entidades sobre los despistados neoyorquinos.

Sin embargo y, por sorprendente que parezca, la ciudad consigue adaptarse y sobrevivir, cambiando su nombre por el de Herusallem’s Lot y convirtiéndose, una vez más, en un punto de encuentro para el mundo entero donde, además de humanos de todas las nacionalidades, también podemos encontrar a demonios, vampiros, y todo tipo de horrores cósmicos lovecraftianos llenos de tentáculos.

Kekkai-Sensen-Generacion-Friki-Texto-1
No todas las criaturas que conocerá Leonardo son agresivas, también hay un bicho obsesionado con las hamburguesas la mar de majo.

En medio de todo este barullo se encuentra Leonardo Watch, un joven la mar de majete recién llegado a la urbe que parece decidido a encontrar una cura para la ceguera de su hermana y que, como no podría ser de otra forma, acaba metido en una complicada trama que va mucho más allá de lo que podría haber anticipado en un principio (y que, de momento, se extiende a lo largo de dos temporadas).

Y es que cuando Leonardo se topa con Libra, una organización dedicada a mantener el orden entre los humanos y el reino de lo sobrenatural, todo se pone patas arriba, y la ya complicada misión de devolverle la vista a alguien se ve aderezada con peligros inesperados y conspiraciones milenarias.

Quizás resulte obvio, pero gran parte del atractivo de Kekkai Sensen recae sobre el interesantísimo universo que plantea, con la ciudad de Herusallem’s Lot (HL) como eje central sobre el que gira la trama y que servirá para introducir todo tipo de personajes y situaciones la mar de interesantes que amplían y enriquecen el demencial escenario en el que se desarrolla la trama.

Nada mejor que un escenario imprevisible

Desde el primer momento nos presentan HL como un lugar impredecible en el que puede ocurrir cualquier cosa, y lo cierto es que la serie hace un estupendo trabajo a la hora de capturar nuestra imaginación y mostrarnos un pequeño fragmento de lo que podríamos esperar de un lugar así; pubs asesinos que engullen a sus clientes cuando piden una copa, ladrones de cerebros que venden tus secretos al mejor postor y hasta criaturas colosales que obligan a desalojar la zona por la que deciden darse un paseo matutino.

Este énfasis en presentarnos la ciudad y su día a día da lugar a una trama con una estructura atípica cuanto menos y que, por momentos, adolece una importante falta de dirección, sobre todo en la primera temporada.

Con esto quiero decir que, durante la mayor parte del tiempo, no sabemos qué demonios esta ocurriendo y que, si bien la conclusión de la primera temporada arroja algo de luz sobre el asunto y nos hace entenderlo todo un poquito mejor, no es hasta la segunda cuando la serie realmente empieza a revelar sus cartas y a darnos pistas sobre los problemas en los que se centra la trama principal.

Esta falta de dirección y confusión generalizada es, sin duda, el punto más flojo de Kekkai Sensen y lo que puede echar atrás a aquellos que quieran una trama más tradicional y que no tarde tanto en despegar.

Kekkai-Sensen-Generacion-Friki-Texto-2
¿Un coche depredando otros coches? Claro, ¿por qué no?

Esto, sin embargo, no significa que la serie sea mala o que tenga capítulos de relleno (tampoco es que se pueda permitir ese lujo con 13 por temporada), sino que simplemente prefiere introducir las cosas con calma y que nos sumerjamos en su universo y sus personajes a medida que nos lo va presentando todo.

Personajes que, por otra parte, resultan atractivos y enigmáticos como pocos, no tanto el propio Leonardo, que sin ser un cliché cae en esa amplísima categoría de “protagonistas adolescentes” que tan trillada está a estas alturas, sino más bien por los propios miembros de Libra, de los que al principio no sabemos absolutamente nada y que a medida que avanza la serie van revelándose como personajes secundarios (casi co-protagonistas) sorprendentemente profundos y con mucho que aportar a la trama.

Mis personajes favoritos son el carismático Klaus V Reinherz y la enigmática Chain Sumeragi (una mujer-lobo-invisible capaz de diluir su propia existencia…o algo así), pero lo cierto es que no hay ninguno que sobre, así que todos los miembros del “cast” cuentan con una personalidad bien definida y con momentos en los que brillan por sí solos.

Muchos de estos momentos son, como no podría ser de otra forma, escenas de acción excelentemente animadas en las que nuestros protagonistas utilizarán sus peculiares habilidades de “combate sangriento” (que, cómo no, se basa en el uso de la sangre como arma) para intentar acabar con las numerosas amenazas a las que Libra se enfrenta a diario.

Kekkai-Sensen-Generacion-Friki-Texto-3
El día a día de Libra es de todo menos aburrido.

Eso sí, si bien estas escenas son todo un espectáculo visual y se producen de manera relativamente frecuente a lo largo de toda la serie, merece la pena comentar que Kekkai Sensen no es, en esencia, un anime de acción y que, si bien la utiliza como un recurso más a la hora de construir su universo, no es el elemento central en torno al que gira la trama, así que no os esperéis una serie de combates a lo Naruto o Hunter x Hunter, avisados estáis.

De esta manera, Kekkai Sensen se perfila como una serie original y atípica, que no perfecta, en la que sus personajes y el universo que habitan son más interesantes que la propia trama principal, a la que aún le queda mucho por revelar y que, esperamos, consiga resultar más relevante en la próxima temporada.

Por lo demás, estamos ante una serie muy disfrutable, con una buena mezcla de humor, drama y acción que, aderezada con una factura técnica intachable, hará las delicias de aquellos que estéis buscando algo diferente o que, simplemente, queráis sumergiros en un universo tan misterioso como apasionante.

Kekkai Sensen

Kekkai Sensen
7.5

NOTA GLOBAL

7.5 /10

Destaca en:

  • Se me ocurren pocos lugares más interesantes que Herusallem's Lot para ambientar una serie.
  • Los personajes secundarios son estupendos, no falla ninguno.
  • A pesar de la falta de dirección en algunos capítulos, el ritmo nunca decae y engancha desde el primer momento.

Podría mejorar:

  • La trama se toma su tiempo y tardas bastante en enterarte de qué demonios va la serie (pero no en el buen sentido).
  • Que aún no haya tercera temporada.

About Mr. Thanos

Mr. Thanos nació con un sable láser en una mano y el guantelete del infinito en la otra, adora el cine, los libros, comics , videojuegos, mangas y animes, si son gore mejor. Es recomendable no darle de comer a partir de las 12

También te puede interesar:

SHADOW OF THE TOMB RAIDER: el mejor juego de la saga en el peor momento posible

Aunque la nueva aventura de Lara es muy satisfactoria, no deja de sentirse algo anticuada en comparación con los nuevos juegos de aventuras de alto presupuesto que, siguiendo las corrientes jugables más vanguardistas, optan por subirse al carro del mundo abierto sin perder por ello su carga argumental, dejando a este Shadow of the Tomb Raider como un gran juego que, de haber salido hace algunos años, habría sido todo un pelotazo.

VENOM: porque Tom Hardy no es sinónimo de éxito

No hay mucho en Venom que merezca la pena ser recordado y, si dejamos de lado la interpretación de Tom Hardy y un par de momentos graciosos, lo que nos queda es una película sin ninguna chicha ni sustancia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.