THE WITCHER (T3): hemos perdido el control del caos.

Esta tercera temporada de The Witcher nos ha sido servida en dos partes de diferente calidad, emitidas con unas semanas de diferencia. 5 primeros capítulos, bastante decentes, en términos generales; y 3 capítulos que, con su mal hacer, dejan patente que cada episodio ha sido dirigido por un director diferente y que este no siempre sabía qué hacer con semejante responsabilidad.

Lo mejor que se puede decir del capítulo sexto es que tiene un nombre muy sugerente. “Todos tenemos un plan hasta que te parten la cara” prometía que ese cónclave en el que Yennefer y Geralt estaban participando iba a desmadrarse tanto que no íbamos a poder quitar los ojos de la pantalla. Sin embargo, aquel dicho que afirma que la dirección lo es todo sabía lo que decía, porque pocas veces he sido tan consciente de lo confusa que puede volverse una serie como al visionar el 3×06 de The Witcher.

Todo ese trabajo que venía gestándose durante una más que decente (que no maravillosa, si la comparamos con las dos anteriores temporadas) tercera temporada, donde la complicidad entre los tres protagonistas cambia su rumbo para tornarse muy interesante, se da al traste en menos de una hora de confuso metraje donde lo único que te queda claro es que, por una parte, las peleas que se interrumpen a menudo saben menos ricas, y por otra, que la forma en la que desenmascaras a un enemigo tiene tanta importancia como a quién desenmascaras.

The-Witcher-T3-Generacion-Friki-Texto-1
No sólo de campos de batalla vive el hombre.

 

Pero no sólo he quedado ampliamente decepcionada por la dirección general del capítulo 6 (ya puestos, algunas decisiones de guion también son absurdas), sino que el capítulo 7, “Huir del fuego para caer en las brasas”, es un ejercicio de cómo aburrir al espectador con 40 minutos (de sus 52 totales) de repetición y planitud. La sensación de pérdida de metraje viendo a Ciri realizar los mismos pasos como si de un reciclaje de planos se tratase no se concretó en esa catarsis del personaje que yo esperaba, ni sirvió en realidad para que la trama avanzase.

⇒ NUESTRA CRÍTICA DE LA T1 DE THE WITCHER

 

Este sabor amargo que te va dejando el final de la tercera temporada de The Witcher se hace aún más triste tras ser conscientes de que la cuarta temporada se ha aplazado de forma indefinida. En su momento pensé que la noticia de que Henry Cavill ya no iba a interpretar al Lobo Blanco había conmocionado tanto a los fans que la cadena había preferido no comenzar este septiembre el rodaje con Liam Hemsworth como sustituto. Ahora todos sabemos que es debido a la huelga de actores, que se ha sumado a la de guionistas en la cadena de desastres que arrastran algunas series y que nos hace temblar a todos los que recordamos la anterior huelga en Hollywood que tantas temporadas irregulares deparó a grandes producciones cuando finalizó.

¿Pero es que todo son malas noticias?

Las malas suelen empañar las buenas, aun cuando estas son algo tan sencillo como que, pese a sus irregularidades, The Witcher sigue siendo disfrutable.

Cuando analicé la segunda temporada afirmaba que nos encontrábamos ante la historia de una familia. El Destino y el Derecho de la Sorpresa eran las fuerzas que aglutinaban a esa familia. Y el hecho de tener una unión no elegida, no esperada y tremendamente conflictiva no implicaba que el resultado no fuera tan acertado como lógico. Se necesitaba un pegamento más fuerte que el honor o la codicia para que Geralt o Yennefer volvieran una y otra vez a Ciri y esta tercera temporada, con un primer capítulo muy revelador, reafirman la idea de la familia como el gran tema de la serie.

Esto también es palpable porque el resto de los temas han quedado muy diluidos. La política de los reyes ya se ha desvelado, las intenciones de las distintas facciones ya no nos son desconocidas, apenas nos quedan dudas de quiénes son los antagonistas. Así que, ¿qué nos queda? Ahondar en esa familia que no está reducida a los tres protagonistas, sino que incluye a Jaskier el Bardo (Joey Batey), a las hechiceras de Aretusa (Myanna Buring, Anna Shaffer, Mecia Simson, Mimi Ndiweni), al enano Yarpen Zigrin (Jeremy Crawford) y a tantos otros.

The-Witcher-T3-Generacion-Friki-Texto-2
Ciri se hace mayor.

 

Por ello, la labor de Geralt y Yennefer no se limita ya a proteger a Ciri, sino que ambos entienden que las despedidas, aunque sean temporales, son parte de la vida y de la relación paterno filial. De alguna manera, esta relación familiar que entreveíamos desde la primera temporada pasa a otro nivel, cambia de fase y, por tanto, se hace necesaria la presencia de otra cualidad: la confianza.

Tampoco es algo extraño. En las obras basadas en intrigas palaciegas, guerras y luchas por el poder la traición y el engaño son constantes. No sólo la familia de Geralt necesita de esa confianza, sino que la aparición de tanto viejos como nuevos personajes crearán nuevas alianzas o pondrán en tela de juicio las existentes.

En este sentido, me he sentido bastante decepcionada con la caracterización de Radovid, el hermano pequeño del rey Vizimir II de Redania, dos personajes a los que se les da mucha importancia en esta tercera temporada. Sus tramas y motivaciones no consiguen interesarme, y las interpretaciones de sus actores (Hugh Skinner y Ed Birch) son más histriónicas que agradables.

Menuda caña le damos a The Witcher.

En la primera temporada no me quedó más remedio que fijarme en el fenómeno fandom para calibrar el éxito o fracaso de la serie. Existía un profundo problema de hype que nos impedía poner a esta producción en un buen y merecido lugar. Un lugar por derecho propio. Pero es que eso no existe ya en el mundo en el que vivimos. No porque The Witcher esté basada en unos libros, o porque medio planeta ha jugado a los videojuegos, sino porque nuestro criterio, pulido a base de las infinitas series que ofrecen las plataformas, nos impide no ser críticos con The Witcher.

⇒ NUESTRA CRÍTICA DE LA T2 DE THE WITCHER

 

Pero habrá tantos seguidores como detractores de las aventuras de El Brujo en la pequeña pantalla. Espectadores que opinarán quejándose de la caída de la factura técnica en esta temporada tres. Otros que estarán desencantados con el politiqueo y que añorarán la acción desenfrenada. Los habrá que no entiendan los saltos temporales, las intrigas palaciegas, el capítulo 5 con su baile cortesano… con las series basadas en obras de éxito siempre pasará. Seremos incapaces de centrarnos únicamente en la serie como producto independiente.

Por ello, es posible que se nos olvide que Henry Cavill sigue haciendo un excelente papel como Geralt de Rivia. También que Anya Chalotra sigue impregnando de matices a Yennefer de Vengerberg hasta hacerla un personaje fascinante. Que Freya Allan consigue que la inexperta Ciri de Cintra evolucione hacia la fortaleza sin por ello perder su carácter sensible. Y que el lema que la familia ha adoptado, cual casa medieval, ahora sea: Jamás nos perdemos, siempre nos encontramos.

The Witcher

6.5

NOTA GLOBAL

6.5/10

Destaca en:

  • Sigue ahondando en los vínculos familiares con buenos resultados.
  • Los giros políticos son bastante interesantes.
  • Van dejando ver los frutos del entrenamiento de Ciri.

Podría mejorar:

  • Han sacrificado la narrativa por hacer experimentos, con nefastos resultados.
  • Ausencia total del humor.
  • Capítulos de calidad desigual.
  • Menos escenas de acción a favor de unos diálogos algo pobres.
  • Han caído los niveles de producción.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

LOS JUEGOS DEL HAMBRE: BALADA DE PÁJAROS CANTORES Y SERPIENTES.

Los Juegos del Hambre: balada de pájaros cantores y serpientes es una buena película para todos los fans de la saga original. Es fácil pasar por alto sus defectos y centrarse en la historia de origen de Coriolanus Snow.

IRODUKU: EL MUNDO EN COLORES: La ikikomori emocional.

Iroduku es un anime que aprovecha su tema principal, el daltonismo acromático, para hablar de la depresión y de la importancia tanto de hablar de nuestros problemas como de buscar las maneras de superarlos.

2 Comentarios

  1. The Witcher está historia me encanta porque es de época y a mí todo lo que es de época me es fascinante y dónde esté el mundo de la magia aún más y eso que yo el libro ni lo eh leído como tal, en la tercera temporada que Netflix lanzó, siento que le faltó más acción a la seríe en mí humilde opinión porque no sentí la emoción esa que me deja hasta sin aliento y esa sensación que no puedes dejar de verla hasta no terminar de ver todos los capítulos, esperemos que la próxima temporada nos llené de emoción!!

    • No eres la primera persona que menciona que en esta T3 ha habido menos escenas de lucha. Personalmente, creo que no es lo que enriquece las tramas, pero entiendo perfectamente que el público en general lo espere (y para qué negarlo, las coreografías de Gerald son una auténtica delicia visual) e incluso nosotros en el artículo hemos mencionado que se echaba en falta.
      Lamentablemente, no sé si esto se solucionará dado que la T4 ha sido aplazada de forma indefinida (ya no tanto por la marcha de Henry Cavill como por la huelga de guionistas…), pero confío en que si vuelve, lo haga con fuerzas renovadas.
      Muchas gracias, Kelyfer, por opinar y te animo a que te leas los libros, ¡ya sabes que siempre suele ser mejor el producto original!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress