Pagina principal > Series > MYTHIC QUEST: BANQUETE DE CUERVOS: llegas por los videojuegos, te quedas por todo lo demás.

MYTHIC QUEST: BANQUETE DE CUERVOS: llegas por los videojuegos, te quedas por todo lo demás.

El catálogo de Apple TV+ ahora mismo no es gran cosa, para qué mentir, pero destaca a todas luces Mythic Quest: Banquete de Cuervos (Mythic Quest: Raven´s Banquet, 2020) una serie con formato sitcom que cuenta el lado más humano de un equipo de desarrollo de videojuegos.

Lo cierto es que cuesta mucho encontrar contenido realmente geek, hecho por y para los auténticos frikis, y que no resulte prácticamente una parodia de mal gusto de la gente amante de la cultura geek. Da la sensación de que lo único que puedes encontrar son burlas porque, claro, es que son raritos. Así tenemos la corrosiva The Big Bang Theory, la insufrible Los informáticos (The IT Crowd), también hay quien compara esta serie con It´s Always Sunny in Philadelphia (quizás porque está realizada por el mismo Rob McElhenney, pero no se parecen, ya os lo adelanto) y, finalmente, tienes que irte a series como Mr. Robot o Silicon Valley para, por lo menos, poder decirte a ti mismo que sí, los pintan raros, asociales e inteligentes, pero la serie por lo menos no se ríe de ellos.

Por ello, que Mythic Quest resulte una serie tan honesta, tan real en su humor y que consiga emocionarte, reflexionar y reír a partes iguales sin hacerte sentir por el camino que eres un payaso no sólo es un logro, sino que sitúa a esta sitcom en mi lista de series favoritas. Mythic Quest usa todas las herramientas del humor (sarcasmo, ironía, humor negro, humor de todos los colores) para ofrecer un producto tremendamente actual y, por el camino, reírse de los ofendiditos de hoy en día, mientras ataca los problemas de la Industria. Sinceramente, es completa, parece que sólo durará dos temporadas y te deja con ganas de más. Ahora analicémosla por partes.

Mythic-Quest-Banquete-Cuervos-Generacion-Friki-Texto-1
El equipo principal.

El humor, ese hombre maduro convertido en bebé.

Se vive sobre todo en las redes sociales, en los medios de comunicación en general, pero el tema del humor, el gran recurso para todos aquellos cuya vida es una mierda, parece que nos está vedado. Mythic Quest se ríe de ello. Apela a la normalidad más exacerbada ante un mundo que parece que quiere ofenderse a toda costa; es cierto, es una sitcom y está ahí para ser una comedia que nos haga reír, pero también para reivindicar que no debemos tomarnos tan en serio las cosas.

Quizás por esa premisa no es tan importante la trama de cada capítulo como desarrollar a los personajes para que entendamos por qué están allí, cuáles son sus motivaciones y, a través de ellos, ir adquiriendo conciencia de que, si no fuera por el humor, algunas de las tramas serían bien trágicas. Y la gracia no está en que la serie pretenda reírse de temas serios, sino en cómo reacciona cada personaje a ese tema. La mayoría de las personas suelen estar más preocupados en que el resto del mundo no les perciba como homófobos, misántropos, racistas, misóginos y un largo etcétera, que en realmente no serlo; pero los personajes de Mythic Quest sí que saben lo que son, conocen lo bueno y lo malo, así como sus carencias y virtudes y, por ello, pueden permitirse hacer chistes sobre temas serios.

Los temas serios

Porque no sólo los hay, sino que están incluidos de manera orgánica en la serie haciendo que Mythic Quest esté muy alejada de las sitcoms que sólo pretenden hacernos reír. Tiene un trasfondo, tiene algunos capítulos como los de flash back o los especiales de la Cuarentena (de las pocas series rodadas durante el 2020-2021 que tratan de forma activa el Covid) que son emotivos, dramáticos, reflexivos y que están ahí para recordarte que, si bien a veces llevamos una máscara para trabajar, detrás de esta hay una persona que sufre, siente y tiene una vida fuera de su ámbito laboral.

Mythic-Quest-Banquete-Cuervos-Generacion-Friki-Texto-2
Pese a lo mucho que se ponen de los nervios mutuamente, Ian y Poppy están en sintonía.

El problema de la mezcla entre el humor y los temas serios es que no siempre la serie consigue elevadas cotas de impacto a un nivel adecuado como para hacer que nos avergoncemos de los protagonistas o les juzguemos o tengamos reacciones cercanas a la reflexión, siendo así que cada capítulo tiene ese momento de “¡madura de una vez!”. Quizás tomó la decisión de ir sobre seguro (otra vez los ofendiditos) para llegar a un público más amplio y eso le pasó factura no convenciendo sobre la realidad del sector (¿dos chicas hiper guapas tester lesbianas? Suena forzado).

El personaje de Ian

Todos molan bastante, es la verdad, la construcción de personajes es uno de los puntos fuertes de Mythic Quest, y es imposible no enamorarse de la interpretación de Jessie Ennis (la asistente Jo) o de F. Murray Abraham (el escritor CW Longbottom), pero el personaje de Ian, interpretado por Rob McElhenney, es especial porque, aunque no os lo creáis, es el más equilibrado de todos (siendo así que la genio de la programación Poppy Li – Charlotte Nicdao – es la que se cree más equilibrada y la que menos lo está). Esta afirmación tenéis que tenerla en la cabeza mientras veáis la serie si todavía no lo habéis hecho, o pararos a pensar en por qué lo digo si ya la habéis visto.

Todos creen que el director creativo Ian es un narcisista, egoísta y hedonista, pero es una persona que se conoce muy bien a sí mismo, sabe cuáles son sus puntos fuertes y sus flaquezas, conoce qué es lo importante en la vida, no se toma demasiado en serio aquello que cree que no lo merece, es extremadamente trabajador y posee verdadero carisma de líder. Y lo demuestra una y otra vez a través de discursos en los cuáles quita hierro cuando debe hacerlo y se sincera cuando es menester. ¿Es perfecto? No, no lo es, hasta hay un capítulo dedicado a ello, pero lo sabe, y eso es algo que no sólo merece mi respeto, sino que crea un personaje extremadamente interesante.

Mythic-Quest-Banquete-Cuervos-Generacion-Friki-Texto-3
Una referencia al Covid, pero también a la importancia del trabajo en equipo.

La Industria de los Videojuegos

Mentiría si dijera que la serie no intenta mostrar los problemas que suele acarrear crear un videojuego. Desde el clásico y debatido crunch, hasta los problemas de dirección (el personaje cliché de David, interpretado por David Hornsby), la influencia en los jóvenes, el creciente mundo de los niños rata convertidos en youtubers, el importante tema de la monetización y los lootboxes (ahí está el personaje de Brad, interpretado por Danny Pudi), cómo se desvirtúa la imagen de los creadores en pos de conseguir más usuarios y una larga lista que los gamers solemos debatir delante de una cerveza la noche de los viernes como parte de los temas de conversación típicos, al lado del “me cago en los micropagos” o “¿han metido ya la última actualización?”.

Así, la serie muestra de manera orgánica los problemas más habituales del desarrollo de videojuegos, integrando tanto a aquellos que están familiarizados con el tema como a los espectadores profanos que no saben lo que es un MMORPG. Y puede que este detalle sea lo que la diferencia de otras sitcoms de temas generalistas como pueden ser Friends o Cómo conocí a vuestra madre. Aquí, si eres suficientemente friki, te sentirás identificado con muchos de los temas que tratan y, por favor, no te centres en detalles como “los estudios de desarrollo como este deberían ser más grandes”: es una historia de personajes y hay que limitar el número.

Conclusiones

Creo que Mythic Quest encontrará tantos amantes como detractores. Tiene ese estilo de sitcom antigua estilo Seinfeld que, o te encanta, o lo odias. Incluso puede que gustándote comedias como Always Sunny o Cheers esta no te guste porque la encuentres desfasada y forzada. Pero a mí me gusta poner las cosas en su contexto y Mythic Quest me parece una puesta al día muy acertada de las comedias de situación de antes. Ambientada en un universo que me encanta, siendo tremendamente actual en los temas que toca, presentando personajes que, por su toxicidad y exageración, resultan refrescantes y, ya de forma personal, por el contexto creativo y literario impregnado en las tramas.

Mythic Quest

8

NOTA GLOBAL

8.0/10

Destaca en:

  • Su humor, gustará a los españoles, seguro.
  • Su actualización del estilo sitcom de las series de antes.
  • Los personajes interpretados por F. Murray Abraham y Rob McElhenney.
  • Los capítulos de flash back y los dos de Cuarentena valen por sí solos el visionado de toda la serie.
  • La fantástica escena en el coche de Ian y Rachel.

Podría mejorar:

  • Los temas serios daban para desarrollarse mucho más.
  • Intenta ser demasiado inclusivo a veces y eso lo convierte en forzado.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

LA REALIDAD VIRTUAL EN 2021: una tecnología a punto de explotar.

La VR aporta nuevas maneras de experimentar los videojuegos, quizá por eso la mejor forma de hacerlo por el momento podría ser a través de experiencias aisladas en salas de juego preparadas para ello.

WANDAVISION: las fases del duelo.

WandaVision es una original serie con una puesta en escena fuera de lo común; aporta algo diferente al universo de Marvel y eso encandila.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.