Pagina principal > Cine > INFILTRADOS EN CLASE: la vuelta al cole nunca fue tan divertida

INFILTRADOS EN CLASE: la vuelta al cole nunca fue tan divertida

Infiltrados-en-clase-PORTADA

No hay forma de ir a ver Infiltrados en clase (21 Jump Street, 2012) y que no te huela a peli de polis compañeros con personalidades opuestas que la lían parda. Y de hecho, lo es. Puedes notar el tufillo a Arma Letal, Dos sabuesos despistados o tantas otras que se están haciendo ahora como ¡Vaya par de polis! (2010), Cuerpos especiales (2013) o Vamos de polis que imitan el estilo, y a las que no les importa el hecho estereotipado de juntar a un negro con un blanco si con ello van a parecer más diferentes.

Pero Schmidt (Jonah Hill) y Jenko (Channning Tatum) no son diferentes por ser de barrios distintos, o por su color de piel. El primero es listo, el segundo es atlético. Y deciden que juntos serán un buen equipo. Su gran oportunidad llega cuando en un instituto comienzan a pasar una nueva droga de diseño. Ambos deben olvidar todo lo que vivieron cuando eran adolescentes porque los chicos de hoy no se parecen nada a los de antes o, dicho de otra manera, ahora lo que es guay antes apestaba.

Y así, términos como hipster, ecologismo, alternativo y otras perlas, se entremezclan con los de “mega fiesta de la leche con rulas” (encarnados sobre todo en los personajes de Eric, Dave Franco y Molly, Brie Larson). Y es que el fiestón adolescente no tiene por qué cambiar mucho desde los tiempos en los que veíamos American Pie, y seguimos pensando que si sales, desfasas.

Infiltrados-en-clase-texto-1
Norma clave: no repitas los errores del pasado. Si haces algo, hazlo a lo grande.

Al margen de lo creíble que resulte el argumento, que por lo menos es divertido, encontramos en la pareja de jovencísimos policías un filón indiscutible. Aquí vi por primera vez a Channing Tatum, y no hay duda de que la química que sostiene con Jonah Hill es propia del bromance que tanto gusta encontrar en la gran pantalla. El guión es hilarante, obra del propio Jonah Hill, sí, ese de Supersalidos (2007), y es el propio del género: absurdo, gamberro, quizás un poco escatológico para mi gusto (sin llegar a ser Mil maneras de morder el polvo, ojo) pero hay que entenderlo: son adolescentes ¿Ninguno recordamos cómo éramos a esa edad? y todo ello lo hace tremendamente divertido porque encuentra su propio humor y aún tiene tiempo de parodiar y satirizar tanto a sí mismo, como al género policial. Y si no, que se lo digan a Ice Cube, haciendo de capitán negro cabreado suelta-tacos, al profe zumbado (Robb Rigle) o a la profesora cachonda (Elli Kemper).

Lo mejor es que todos esos clichés y personajes estereotipados están ahí para que nosotros, frikis, disfrutemos de ellos, así que aquel que diga que no mola el Jesucristo coreano, es que nunca dijo después de correr tras el autobús “estoy demasiado viejo para esto”, y encontrará Infiltrados en clase un producto demasiado palomitero. Fast and furious para ellos.

Si tienes cierta edad, te encontrarás que esta adaptación de la serie de Johnny Depp de los ´80, Jóvenes policías es divertida y te trae otra vez esa comedia a nuestros días. No me extraña que él mismo quisiera salir en ella, en uno de sus papeles para mí más “normales” de los últimos tiempos. Si eres un jovenzuelo que no vivió esa época dorada, te parecerá una comedia refrescante que, quizás, te enseñe a pasar tus días de granos y exámenes con algo más de dignidad o de amigos.

7 out of 10 stars (7 / 10)

 

[amazon_link asins=’B009G8ES7I,B00Q8KCS3S’ template=’ProductCarousel’ store=’generacionfri-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5277cf9c-8425-11e8-95c5-77053beedf09′]

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

LOS DOS PAPAS: dos formas de entender la misma religión.

Los dos papas es un film de temática religiosa que enfrenta a Anthony Hopkins y Jonathan Pryce, dos titanes de la actuación, en una película que muchos verán como una oportunidad perdida de sacar temas controvertidos de la Iglesia Católica, pero que cumple sobradamente con las expectativas de cualquiera que guste de buen cine.

PUÑALES POR LA ESPALDA: el género de detectives está vivo.

Puñales en la espalda no es sólo un homenaje al cine y la literatura de detectives de antes. Es una seria y sólida propuesta con grandes dosis de humor que funciona en todos los niveles importantes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.