PERSÉPOLIS: el fundamentalismo islámico no acaba de pasar de moda.

El nuevo siglo comenzó por todo lo alto para el mundo del cómic. En el año 2000 se publicaba la primera de una larga lista de ediciones de Persépolis, una novela gráfica autobiográfica, realizada en su totalidad por Marjane Satrapi, mujer iraní que nos narraba su vida en el Irán de la Revolución Islámica. A través de sus ojos, graves, dramáticos y llenos de humor, tenemos acceso a una visión del Irán completamente diferente a la que conocíamos. La visión de una niña criada en un ambiente progresista y que ve cómo el fundamentalismo islámico va cambiando su país.

Bueno, pues a pesar de seguir siendo uno de los imprescindibles para cualquier amante de la narrativa gráfica, me encuentro mucha gente que sigue sin conocer Persépolis. Y he decidido, no sólo analizar esta obra, sino todas las que Marjane Satrapi escribió y dibujó para nosotros relacionadas con este tema y que puede uno conseguir fácilmente en castellano (Bordados, Pollo con ciruelas).

Respecto a Persépolis, nuestro interés es claro. Uno se acerca por la curiosidad política en el tema, aligerada al tratarse de un cómic, y se queda por todo lo demás: lectura ligera, humor constante, visión histórica de conjunto, emotividad visceral, una originalidad en su tratamiento y el resto de temas que toca, todos de suma importancia. Pero vayamos por partes.

Persepolis-Generacion-Friki-Texto-1
El día a día de la situación de los iraníes en sus protestas por el nuevo régimen que ya se alzaba.

 

Cuando leí Persépolis por primera vez me había enfrentado hacía poco a la temida Selectividad. Como dice el dicho “La letra con sangre entra.” y yo había estudiado Historia del mundo en general y de España en particular hasta tener un batiburrillo en mi cabeza… sobre todo con la Historia Contemporánea. Mis conocimientos sobre Irán y las guerras islámicas no sólo eran confusos, sino que al encontrarse tan cercanos a nosotros (recordemos, esto comenzó en 1979) era difícil hacerse un mapa del conflicto. Eso, y que nuestros intereses en el colegio e instituto distaban mucho de ser los mismos que los de dichos países en conflicto.

Marjane y su naturalidad en Persépolis vinieron a cambiar todo eso al narrar los cambios socio-políticos y la revolución islámica DESDE DENTRO. Padres, familiares, amigos, parejas… todos son testigos de la revolución y del daño que supuso para el país. La violencia, los asesinatos, los cambios culturales, la discriminación… Nosotros, lectores, perdemos a la vez que Marjane la inocencia a medida que se van sucediendo las páginas del cómic.

Por añadidura, la narradora y protagonista de esta historia es una mujer. Posiblemente, nos encontremos ante una obra feminista por esa concienciación de transformación social en busca de la igualdad. Pero el hecho es que la perspectiva femenina es crucial en ese mundo en el que las mujeres fueron privadas de sus derechos hasta tal punto que eran meras mercancías. El mundo occidental conoce sobre todo el velo, el símbolo por excelencia de sumisión de las mujeres a los hombres, en todas sus vertientes; desde el burka y el niqab, los más restrictivos, pasando por el chador, hasta llegar al hiyab o el shayla, menos restrictivos. Pero Persépolis nos muestra que, a pesar de la importancia del velo dentro todo este proceso revolucionario, los cambios fueron mucho más duros y afectaron, no sólo a las mujeres, sino también a los hombres.

Persepolis-Generacion-Friki-Texto-2
A los occidentales nos venden una idea, pero Marjane vivió una situación muy distinta cuando era niña en las aulas de los colegios iraníes.

 

Todo este proceso se realiza de una forma muy orgánica, convirtiendo a Persépolis literalmente en una obra costumbrista. La familiaridad tanto en el trato como en el lenguaje son la nota casi discordante en la obra. Podríamos esperar que un cómic que trata sobre la guerra y las esperanzas perdidas de los iraníes tendría un corte más austero, un dibujo tétrico y sobrio y un lenguaje solemne. Pero nada más lejos de la realidad.

Aunque es cierto que es el dibujo el que acompaña al texto, lo es únicamente porque en una obra de marcado carácter político lleno de vivencias personales es imprescindible que el texto sea relevante. Por mi parte, siempre me gustó ese dibujo en blanco y negro tan sencillo, a veces rozando la caricatura, expresivo y rotundo.

Este equilibrio resultante de combinar un texto de tanta potencia con un dibujo que no consigue quedar en segundo plano, aunque lo pretenda, animan a que la lectura de Persépolis sea extremadamente grata. No tenemos que hacer un esfuerzo de lectura, sólo de empatía.

Empatía en primer lugar hacia Marjane, pese a que esta no lo solicita en ningún momento. En segundo lugar, hacia la historia que está al lado (no detrás, ni en segundo plano, sino literalmente junto a Marjane) y que es la del conflicto social y el resto de temas tratados en el año 2000 y cuyos devenires continúan siendo de actualidad en muchos estados islámicos: el tratamiento de la religión, la manipulación política, la violencia sistemática, la educación en las escuelas y la ausencia de libertad.

Es curioso, porque conocemos el punto de vista de los personajes principales (Marjane y su familia, básicamente), pero el cómic no pretende posicionarnos como sí de un panfleto publicitario se tratara. Tampoco es intención de la autora dar pena, ni usar su condición de niña para tocarnos la fibra sensible. Simplemente, usa su vida cotidiana para reflejar los cambios que la revolución supuso para el país. ¿Qué lo hace mucho mejor que los libros de Historia? Quizás es que esta novela gráfica no la escribió una vencedora. O quizás sí.

Persépolis

8.7

NOTA GLOBAL

8.7/10

Destaca en:

  • Un texto excelente.
  • Un dibujo que consigue mucho más que acompañar al texto.
  • El conocimiento real que nos proporciona sobre el alzamiento del fundamentalismo islámico.
  • El acertado uso del humor.

Podría mejorar:

  • Interés desigual en la historia, mucho en la 1ª y 2ª parte y menos en la 4ª y sobre todo en la 3ª.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. Como novelista ha publicado La Ciudad que Olvidamos (2024) y está centrada en la publicación de nuevos títulos. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II.

También te puede interesar:

FURIOSA: por si no os habíais enterado “de la saga Mad Max”.

Furiosa es una precuela que tiene mucho que aportar independientemente de que pertenezca al universo de Mad Max o no.

HIERBA: ¿seremos capaces de algo que no sea pisotear a nuestros semejantes?

Con una sensibilidad extraordinaria, un dibujo poderoso y cierta inocencia heredada de los ojos de un niño, Hierba nos cuenta una historia trágica de supervivencia que trasciende todas las épocas y culturas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress