BORDADOS: confidencias entre mujeres iraníes.

Pese a lo poco creativo del subtítulo elegido, la originalidad de la novela gráfica Bordados (2003) está a prueba de toda duda. Marjane Satrapi, autora del famoso cómic Persépolis, nos deleitó tres años después de la publicación de su primera gran obra con este sencillo relato. Como si de un spin off de Persépolis se tratara, Bordados trae de vuelta a todos los personajes femeninos relevantes (más algunos desconocidos todavía) para hacerles tomar el té durante una sobremesa familiar, mientras desgranan sus historias.

Son estas historias sobre sus vidas, sus experiencias sobre el amor, el sexo y su relación con los hombres. Estas charlas están plasmadas en viñetas desenfadadas, con ese humor que caracteriza a la autora, capaz de convertir algo dramático en una historia divertida.

Y no es para menos. Si leísteis mi crítica sobre Persépolis entenderéis mejor la situación de la mujer iraní en aquellos años. Cómo el fundamentalismo religioso, el auge del islamismo más cicatero y extremo posible, limitaron las libertades de las mujeres en Irán y dieron al traste con sus esperanzas de libertad, educación e independencia.

No obstante, aunque el velo político está presente en Bordados, no es la intención de esta novela gráfica hacer hincapié en este aspecto, sino en la parte más costumbrista, más cotidiana de las vidas de estas mujeres. ¿Y qué hay más cotidiano a lo largo de la Historia de la humanidad que hablar de amor, sexo y matrimonio?

Quizás por eso me resulta un poco incómodo hablar en los términos que voy a hacerlo. No me gusta la expresión “cosas de mujeres”, pero es indudable que Bordados tiene en su público femenino a su máximo exponente. No quiere decir esto que los hombres no deban leerlo. Al contrario, es posible que nos entiendan mejor tras una lectura con mente abierta. Pero sin duda, la complicidad que hay tras las viñetas de Bordados está dirigida a las mujeres.

¿A todas las mujeres? A todas. Porque precisamente hay temas que son universales y que todas podemos entender. Cierto es que no es lo mismo un matrimonio concertado como el que sufrieron muchos de los personajes de Bordados que la libertad para elegir que tenemos muchos de los potenciales lectores de esta novela gráfica. Pero Marjane Satrapi sabe plasmar la universalidad del lenguaje femenino, de las emociones, los deseos y las vivencias de tal manera que, aunque no hayamos vivido la experiencia, la empatía está ahí.

Ya comenté en Persépolis que la empatía, creada de forma natural, nada dramática, era uno de los fuertes de la autora. A ello ayuda el dibujo, sencillo y expresivo, las escenas cotidianas, el lenguaje universal y el humor. Porque algunas vivencias pueden llegar a ser terribles, pero contarlas con humor, restando una importancia relativa a todo, puede ser uno de los puntos más fuertes de las obras de Marjane.

Bordados es algo más que una reunión de amigas y familiares en las que el chismorreo transgeneracional es el plato fuerte de la sobremesa. Es la certeza de que da igual a qué cultura pertenezcas. Hay una pregunta general que puedes hacerte: ¿de qué narices hablan las mujeres cuando no hay hombres delante? que Bordados va a responderte. Y lo va a hacer desde la perspectiva de mujeres iraníes en la década de los 80 del s. XX. Las infidelidades, el tabú del sexo, los ya mencionados matrimonios concertados, los divorcios, la reconstrucción del himen… algunos temas que nos escandalizan (por poco habituales, gracias a Dios) y otros totalmente atemporales.

Bordados es la historia de mujeres fuertes, mujeres que cometieron errores, mujeres que se permiten en esa sobremesa, sorbiendo su té hecho en el samovar, crear su revolución silenciosa contra el hombre opresor. Mujeres que quieren ser independientes y dueñas de su destino. Una obra indispensable que os animo a leer después de Persépolis y antes de Pollo con ciruelas, la trilogía más indispensable de Marjane Satrapi.

Bordados

8.3

NOTA GLOBAL

8.3/10

Destaca en:

  • La sencillez y sentido del humor con el que aborda temas tan importantes.
  • El formato de coloquio de sobremesa es tan original como efectivo.

Podría mejorar:

  • El dibujo, tan similar, puede producir confusiones entre unas mujeres y otras y, por tanto, en sus vivencias y en las relaciones que mantienen entre ellas.
  • No gustará a los que disfruten con las obras de introducción-nudo-desenlace.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

EL PROBLEMA DE LOS 3 CUERPOS (T1): la vulnerabilidad de la raza humana.

El Problema de los 3 Cuerpos es una adaptación que no convencerá ni a los fans de la novela de hard sci-fi, ni a los curiosos que se acerquen a por una buena historia.

BLUE GIANT: una declaración de amor al jazz.

Me dio igual que la animación no fuera perfecta, o que hubiera escenas arquetípicas. Blue Giant es todo corazón y consigue huir del melodramatismo fácil con una historia de superación agridulce y realista ambientada en el mundo del jazz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress