THE MANDALORIAN (T3): cero riesgos, nos mantenemos en el camino.

¿Qué se puede contar sin hacer spoilers del único producto que vale la pena a día de hoy de Star Wars? Bueno, afortunadamente, muchas cosas todavía. Es más, The Mandalorian en general y ahora The Mandalorian T3 (2023) tiene calidad para que no sea tan importante las decisiones que han decidido tomar (esto es, el rumbo que toma la serie después de los acontecimientos de la segunda temporada) como sentarse y disfrutar del wordbuilding, de las escenas de acción, de los diálogos y de seguir imaginándonos que bajo la armadura de mandaloriano Pedro Pascal sigue estando presente.

El caso es que sabemos que el camino del mando sigue involucrando a esta extraña pareja compuesta por un mandaloriano y un jedi. Este punto es muy interesante porque, en el universo de Star Wars las relaciones entre los hijos de Mandalore y los seguidores de la Fuerza siempre han sido complicadas (a la Guerra Mandaloriana-Jedi me remito) e incluso en la primera temporada se escuchan términos despectivos de unos hacia otros. Como en la vida real observamos, algo que pasó hace siglos puede seguir siendo motivo de disputa o, por lo menos, hacer que un rencor siga vivo. Y ya sabemos que la ira lleva al odio, etc, etc.

The-Mandalorian-T3-Generacion-Friki-Texto-1
La relación entre Mando y Grogu comienza a vislumbrarse como la que tienen un padre y un hijo.

 

Lo interesante de esta tercera temporada es que la relación entre Grogu y Din Djarin sigue avanzando. El pequeño tridáctilo sigue siendo pequeño y adorable y continúa mostrando su personalidad y habilidades con cuenta gotas. No soy nada objetiva con Baby Yoda, lo reconozco, así que igual los demás no veis ninguna evolución o tan sutil que no merece tal nombre. El caso de Mando, no obstante, es diferente. El cariño que muestra hacia El Niño es más que evidente. Ha evolucionado de simplemente protector a padre, modificando su relación a una en la que enseñar y educar es tan importante o más que proteger. Posiblemente, si pudiésemos ver los rasgos faciales del mandaloriano (a ver, un poquito, ver a Pedro comer en solitario o sonarse la nariz, no sé) quizás advertiríamos algo de ese cambio hacia el paternalismo más sano en el Clint Eastwood mandaloriano.

La segunda cosa interesante de esta temporada 3 es el protagonismo que cobra la mandaloriana Bo-Katan Kryze (Katee Sackhoff). El excelente guion de la serie provoca que la líder del grupo Búhos Nocturnos se involucre de forma muy orgánica en los objetivos de Mando, siendo la consecuencia una mayor presencia de los mandalorianos en general y proporcionando la serie una mayor información sobre este grupo bélico.

The-Mandalorian-T3-Generacion-Friki-Texto-4
Un equipo de tres en el que Bo-Katan disputa a Din Djarin el protagonismo de la serie.

 

Tampoco es la única adquisición en firme que nos muestra The Mandalorian. En esta temporada cobra importancia Elia Kane (Katy M. O’Brian), Carson Teva (Paul Sun-Hyung Lee) o Paz Vizsla (Tait Fletcher), además de la presencia de algunos que iréis intuyendo a medida que avancen los capítulos.

Lo que no me queda más remedio que comentar es la aparición de tres actores durante el capítulo 6 de esta temporada en lo que no se puede considerar de otra manera que una quest de manual. Los actores Christopher Lloyd (el querido Doc Brown) y Jack Black y la cantante Lizzo nos deleitan durante una misión secundaria que no hace sino acrecentar la sensación de que la serie The Mandalorian es una mezcla de western, space ópera y juego de rol.

The-Mandalorian-T3-Generacion-Friki-Texto-3
Nada mejor que una quest llena de cultura pop.

 

Esto os puede confirmar que la ambientación, vestuario, efectos especiales, (casi todo) el maquillaje, y demás elementos que nos involucran en este neo-western siguen manteniendo un buen nivel. Aparecen algunos monstruos visualmente muy interesantes que provocan escenas de acción que, combinadas con las habilidades de los mandalorianos, son de lo más disfrutable de la temporada. Sigue chirriándome que naves que no puedan pasar de órbita se paseen a la altura de un pararrayos; pero, por un lado, si no aceptamos que Star Wars tiene más de fantasía que de ciencia ficción, ni disfrutaremos del universo, ni tiene sentido que analicemos nada. Y por otro, que si algo negativo tiene The Mandalorian es que su intento de minimizar los riesgos todo lo posible hace que ni para eso hayan querido innovar. Ya sabéis, Disney ha dicho “Este es el camino” y el camino de la pasta fácil y la autocomplacencia para el espectador estaba servida. Y oye, puestos a analizar un producto Star Wars, que sea uno que me sepa rico, aunque sea uno sobre un cazarrecompensas de buen corazón que me recuerda a los héroes de las series y animes de mi infancia.

Wordbuilding, fantasía, ciencia ficción y quests, unas dramáticas y otras divertidas.

Empecé diciendo que The Mandalorian es lo único bueno que merece la pena visualizar en Star Wars. Quizás lo agotada que estoy de productos Disney-Star Wars me hace echar un poco de espuma por la boca y ser radical (a ver, es que después de ver la serie de Obi-Wan Kenobi hasta yo sentí que basculaba al lado oscuro de la Fuerza), pero, siendo justos, El Libro de Boba Fett me pareció un producto decente y espero que ahora Ashoka también lo sea. Y si no, pues a esperar la temporada 4 de The Mandalorian. La serie no la necesita; pero, ¿de verdad creéis que Disney no dejará de exprimir a su gallina de los huevos de oro?

LEER NUESTRAS CRÍTICAS DE THE MANDALORIAN

⇒ TEMPORADA UNO

⇒ TEMPORADA DOS

The Mandalorian

8.4

NOTA GLOBAL

8.4/10

Destaca en:

  • Sigue teniendo altos niveles de producción y dirección.
  • Sigue teniendo qué aportar a la historia.
  • Las misiones secundarias te hacen sentir dentro de un juego de rol.
  • ¿Quién no quiere ver a Christopher Lloyd?

Podría mejorar:

  • No arriesga en absoluto con su fórmula.
  • Deberían de crear momentos para que Din Djarin se quitara el casco.
  • Grogu a veces se siente demasiado muñeco de plástico (en su sentido literal).

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

BLUE GIANT: una declaración de amor al jazz.

Me dio igual que la animación no fuera perfecta, o que hubiera escenas arquetípicas. Blue Giant es todo corazón y consigue huir del melodramatismo fácil con una historia de superación agridulce y realista ambientada en el mundo del jazz.

POBRES CRIATURAS: cuando Emma Stone se convirtió en Pinocho.

Pobres Criaturas quiere mostrarnos qué ocurriría si nos deshiciésemos de nuestras convenciones sociales y mostrásemos al ser primigenio que llevamos dentro. Por el camino peca de ser demasiado extravagante y kitsch.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress