Pagina principal > Series > STAR TREK LA SERIE ORIGINAL: ni trekkie ni hatter, sólo honesta.

STAR TREK LA SERIE ORIGINAL: ni trekkie ni hatter, sólo honesta.

Me consta que, para que Star Trek La Serie Original supusiera un impacto en su vida, el espectador medio de esta serie debe tener ahora edad para jubilarse. Estamos hablando de una serie que comenzó a emitirse en 1966, que dura tres temporadas de las largas y que sentó las bases de cómo se concibe a día de hoy no sólo los viajes por el universo y las naves espaciales, sino que, posiblemente, cada idea planteada en cada capítulo haya sido luego desarrollada en la ficción en libros, películas, videojuegos y series, y en la vida real a través de muchos avances científicos. Y quizás con ello haya tenido el reconocimiento que se merece y hubiera debido quedarse ahí, pero el tiempo, el hype y la máquina de hacer dinero de Hollywood han hecho que Star Trek haya evolucionado con múltiples productos que toman como base esta primera serie. Y yo, por una vez, me alegro un montón, puesto que mejoran la serie original hasta límites insospechados ya que, seamos honestos, Star Trek La Serie Original es básicamente infumable.

A lo largo de los años se ha escrito, hablado y analizado todo lo que se debía sobre Star Trek. Por tanto, no quiero venir yo a hablar de las cosas buenas que tenía la serie porque ya hay oleadas de fans por el mundo que pueden venir a hacerle la rosca cuando queráis. Pero rara vez, desde el respeto absoluto a estos productos que tanto nos han aportado, hemos sido honestos con aquello que podría haber sido y que finalmente no fue. Star Trek podría haber sido muchísimo mejor que lo que nos ofrecieron a tantos niveles que es inevitable que mi crítica vaya dirigida a resolver esta principal cuestión: ¿vale la pena visionar Star Trek La Serie Original?

Star-Trek-Serie-Original-Generacion-Friki-Texto-1
El maravilloso origen de los “red shirts” que tantas horas de felicidad nos ha dado.

La primera estaba bien, la segunda tenía un pase, la tercera era horrible.

Star Trek La Serie Original ha envejecido mal. No se puede decir de otra forma. Lo notarán tanto los que decidan visionarla por primera vez como los que quieran recordarla de nuevo. A nivel técnico, de ambientación, fotografía, iluminación, vestuario, guion, dirección y, porque me toca personalmente la patata, de interpretación. No se salva nada.

Es obvio que la ciencia ficción de los años 60 comprendía ciertos elementos que debemos entender en su contexto. Había limitaciones de conocimiento científico y de ejecución que nos obligan a tener manga ancha (total, a día de hoy, seguimos escuchando las explosiones en el espacio…), pero en otras es simplemente indignante. Por poner un ejemplo, la época dorada del wéstern es muy anterior (del 40 al 60 del s.XX) y los dobles de acción estaban perfectamente integrados en las escenas, no como en Star Trek, que los distinguimos perfectamente.

Entonces, ¿por qué gustaba tanto?

Bueno, era diferente de lo que se había ofrecido hasta el momento y no se puede negar que las ideas eran geniales y han influido, como ya he mencionado, en ingenieros, físicos, antropólogos, escritores y un largo etcétera. Pero nada de ello puede negar el hecho de que Star Trek La Serie Original era una colección de grandes ideas mal ejecutadas. Las conclusiones eran precipitadas, los finales absurdos, los desenlaces dejan abiertos los conflictos para no mirar jamás atrás, existen continuas rupturas de sus propias reglas, capítulos de relleno, un mensaje pacificador que nunca se llevaba a cabo…

Star-Trek-Serie-Original-Generacion-Friki-Texto-2
Una de las fantásticas ideas que tuvo la serie: la teletransportación.

Esto no tiene nada que ver con el escaso presupuesto de la serie, que es el argumento enarbolado por todos para justificar sus defectos. Todos somos conscientes de que hay grandes joyas del género que no dispusieron de dinero y aun así consiguieron encandilarnos por su buen hacer. La ciencia ficción no se compone sólo de efectos especiales chulos, sino de grandes conversaciones en las que se divaga sobre “la vida, el universo y todo lo demás”. La serie usa al señor Spock (Leonard Nimoy), que es el único que no sobreactúa y al bocazas del Doctor McCoy (DeForest Kelley) para tratar sobre ellas, pero en general pasan muy desapercibidas en pro de la acción pura y dura.

Todo ello resulta bastante confuso para una serie donde el director, Gene Roddenberry, pretendía difundir un muy meritorio mensaje pacifista en plena Guerra Fría donde japoneses, rusos, americanos y africanos trabajaban juntos, y me da bastante pena la ejecución porque, en general, siempre me brillaron los ojos ante la idea tan poco maniquea de que no existiera en Star Trek La Serie Original ni el Bien ni el Mal, sino que hubiera tantos grises entre medias que, efectivamente, detalles como los besos interraciales, la ausencia de tabaco en pleno momento de expansión del patrocinio del fumeteo, la presencia en el puente de un extranjero (o sea, un vulcaniano), un niño ruso y una mujer negra en puestos de importancia…eran meritorios y debían haber sido bien exprimidos en la serie.

Star-Trek-Serie-Original-Generacion-Friki-Texto-5
Revolucionario: rusos, chinos, mujeres (y negra) y extranjeros/extraterrestres.

El capitán Kirk, ese personaje tan irreal…

Es el personaje que peor me cae de toda la serie, lo cual conlleva cierta problemática dado que es el protagonista (interpretado por William Shatner). El capitán Kirk, comandante de la Enterprise, es violento, irascible, pierde el control de sí mismo a cada paso, toma decisiones pasionales constantemente y, en definitiva, no resulta creíble en ningún momento. Dejo aparte su relación con las mujeres porque, a la postre, es el galán de la serie y era lo que se llevaba en aquella época, pero no hay evolución del personaje de forma que uno pueda comprender su forma de ser y empatizar con ella.

No obstante, durante los análisis de Star Trek La Serie Original, hemos sido indulgentes con el ir y venir del capitán Kirk por una simple cuestión de narrativa: sería muy aburrida una historia en la que el protagonista no tuviera capacidad para participar en las aventuras; ¿quién querría seguir las andanzas de un capitán que sólo se quedara en el puente de mando hablando con su segundo mientras el resto bajan a los planetas a investigar? De esto resulta que la serie funcionó porque el capitán Kirk no se comportó en ningún momento como se espera de un capitán de una flota estelar.

¿La esperanza en un mundo mejor?

Cada generación desde que se lanzó la serie debió de plantearse lo bonito que sería vivir en una época en la que el ser humano había conquistado el espacio, viajaba por las estrellas, se encontraba múltiples razas antropomórficas que hablaban su idioma, cientos de planetas clase M adecuados para la vida humana y conflictos que podías resolver con decir “hasta luego” y largarte con tu nave a otra parte. Una época de paz, de concordia entre especies, de machismo contenido (que tenemos a Uhura – Nichelle Nichols – en el puente, pero las mujeres no pueden pilotar naves estelares, recordemos el último episodio de la serie y hasta las más poderosas son objetos sexys) y de apariciones de dioses por doquier que dejan a los humanos en paz porque aquí, cuanto más poderoso, más magnánimo. Era una serie que te planteaba un futuro que, por una vez, no era apocalíptico ni aterrador.

Sí, supongo que Star Trek La Serie Original encandiló y sigue encandilando a una ferviente multitud de trekkies que prefieren ignorar los múltiples fallos de la serie y mal envejecimiento en pos del puro entretenimiento y mantener sus recuerdos intactos. No lo puedo reprochar porque yo misma lo hago constantemente. Lo he dicho, ni soy trekkie ni detractora, sólo honesta conmigo misma y con mis lectores. Se puede pasar por alto los efectos especiales y la caspa en general que impregna la serie, pero no puedo defender un guion y actuaciones tan terribles. Menos mal que lo que permanecen son las ideas.

 

*Creo injusto poner una NOTA a Star Trek La Serie Original porque, aunque la serie ha envejecido terriblemente mal tanto a nivel cinematográfico como a nivel social, en su día fue revolucionaria en muchísimos aspectos. No se puede valorar según los cánones de hoy.

Star Trek La Serie Original

0

Destaca en:

  • Casi cada capítulo ha tenido una buena idea que ha sido usada posteriormente.
  • La variedad de capítulos e historias.
  • El mensaje pacificador del director.
  • El personaje de Spock, que pertenece a la cultura popular de hoy en día.
  • Su asombroso rigor científico para la época que es.

Podría mejorar:

  • Ha envejecido muy mal en todos los sentidos.
  • El guion y las interpretaciones son terribles, eso en una serie de culto no debería envejecer mal.
  • La resolución de algunos capítulos: abusa del deux ex machina.
  • Personajes planos.
  • La ausencia de presupuesto es demasiado palpable.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

EL ESCUADRÓN SUICIDA: ¿La redención de una franquicia?

Si al peculiar y humorístico estilo de James Gunn le sumamos la ausencia del yugo de la censura de Disney y un reparto la mar de interesante el resultado de El Escuadrón Suicida es una película con un ritmo estupendo, mucho humor y unas cantidades vergonzosas de gore.

FREE GUY: en el mundo gamer puede funcionar ser un buen tipo.

Free Guy es un fantástico blockbuster para todos los públicos que encantará a los gamers porque es honesto, friki, divertido y con un ligero y bonito mensaje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.