GOOD OMENS (T2): cuando pensábamos que ese bromance era inefable.

Nombré a la primera temporada de Good Omens con el pomposo subtítulo de “el mejor bromance de la Historia”. Sin ningún ánimo de que resultara clickbait, lo cierto es que, por un lado, la serie me había demostrado lo que era la verdadera amistad entre dos hombres, y por otro, se daba entre dos seres inmortales, ángel y demonio, durante toda la existencia de la humanidad y más, así que “de la Historia” me pareció muy apropiado.

Esta segunda temporada de Good Omens (Buenos Presagios T2, 2023) ya no está basada en ningún libro de Terry Pratchett, ni la escribió con Neil Gaiman (más explicaciones en el artículo de la T1), pero su argumento está tan bien traído y se siente tan continuista con la primera temporada que creo que podemos pasarlo por alto.

El caos a través de la pérdida.

Lo cierto es que la primera temporada iba sobre evitar el Apocalipsis, así que costaba imaginar qué trama podría ser más contundente que el final del mundo para que ocupara nuestra atención. El resultado es el siguiente:

Cuando Crowley (David Tennant) y Azirafel (Michael Sheen) pensaban que podrían llevar una apacible vida entre los seres humanos llega un mensajero (de voz super histriónica en el doblaje en castellano, aviso), con una noticia sorprendente: el arcángel San Gabriel (Jon Hamm, que hace un papelón) ha desaparecido del Cielo. Tanto Arriba (Doon Mackichan como el arcángel Miguel, Gloria Obianyo como el arcángel Uriel…) como Abajo (Anna Maxwell como Belzebú, Miranda Richardson como Shax…) comienza una carrera por encontrarlo y mientras, dos humanas (Maggie Service y Nina Sosanya) se ven involucradas en los enredos de Crowley y Azirafel, que sólo quieren que todo vuelva a ser como antes.

Good-Omens-T2-Generacion-Friki-Texto-3
Los mejores momentos se crean cuando estos tres están en pantalla.

 

¿Puede un bromance dejar de ser inefable?

El diccionario define inefable como “Que no puede ser dicho, explicado o descrito con palabras, generalmente por tener cualidades excelsas o por ser muy sutil o difuso”. Good Omens recurre muchas veces a esta palabra para expresar las intenciones de Dios, su plan divino, ese que es imposible conocer, entender y, por lo tanto, cuestionar.

Como espectadora de Good Omens en particular, la palabra inefable me arranca más sonrisas que muecas de protesta. Como espectadora en general, inefable me suena a ex machina, no lo niego… pero también es la palabra que me viene a la cabeza cuando quiero responderme a la pregunta de qué pasaría por la cabeza de Neil Gaiman y Terry Pratchett hace 32 años mientras preparaban la secuela de Good Omens en aquella habitación del hotel de Seattle en la Convención Mundial de Fantasía.

Good-Omens-T2-Generacion-Friki-Texto-1
La librería vuelve a ser el espacio más importante de la serie en esta segunda temporada.

 

¿Por qué? Porque, aunque he disfrutado muchísimo de la innegable calidad de los seis capítulos de esta segunda temporada de Good Omens, el final de temporada y del bromance entre los protagonistas me resulta incoherente con toda la propuesta que me han estado lanzando capítulo tras capítulo. No es el sabor agridulce de un final abierto (al fin y al cabo, hay prácticamente confirmada tercera temporada), sino del rumbo que toma la historia con las decisiones tomadas por los guionistas.

La T2 de #GoodOmens trata de resolver la eterna pregunta, a través de tramas principales y secundarias, de si los polos opuestos se atraen. De si el Bien y el Mal son caras de una misma moneda. Clic para tuitear

Si me había gustado la forma en que la serie continuaba profundizando en la relación entre el ángel Azirafel y el demonio Crowley, tanto a través del presente como con nuevos y deliciosos flashbacks de gran importancia para la trama principal, sí que no resulta muy acertada la inclusión de las dos humanas, Nina y Maggie, cuya participación crea los diálogos menos interesantes, copando demasiados minutos de metraje. Afortunadamente, el cierre de su historia resulta muy convincente por el realismo (¡por fin!) que se le da a una historia de corte sentimental.

Good-Omens-T2-Generacion-Friki-Texto-2
Esta escena, en general, resulta poco creíble y algo ridícula.

 

Porque de historias sentimentales está llena esta segunda temporada, echando a perder el aura de colegueo y bromance que eran la seña de identidad de la primera temporada. No hay duda de que el humor ácido, la ironía, las situaciones absurdas y los guiños (easter eggs por tooodas partes) siguen siendo el plato fuerte, la gran intencionalidad en cuanto a creación de ambiente; pero Good Omens se pierde un poco entre tramas secundarias de poco calado y olvida que lo importante era mostrar, a través de un ángel y un demonio, la importancia de la amistad.

El capítulo 6 de la primera temporada de The Sandman, “El sonido de sus alas nos muestra una relación parecida a la del ángel y el demonio, un bromance que se gesta siglo tras siglo… y que resulta coherente en su consecución. Sello de Neil Gaiman, con un aire melancólico que tan bien copia para su Good Omens.

No, no lo olvida, tampoco podemos ser cínicos. De hecho, la línea entre el Bien y el Mal está más difuminada si cabe que en la primera temporada. Lo vemos a través de la relación entre los personajes del Cielo y el Infierno. Lo vemos a través de las continuas decisiones de Crowley y Azirafel. Lo vemos en las repetidas reflexiones de ámbito filosófico acerca de qué es lo importante en la vida.

Por supuesto, todo este final puede ser parte también del plan inefable de Dios. En ese caso, se trata de una jugada maestra, no se puede dudar, muy acorde con el toque intimista, pero satírico de la serie. Pero dudo que los espectadores lo vean de tal manera. Es más, estoy convencida de que habrá una división entre los que aborrecen de la inclusión woke y los que ven como evidente e inevitable el final (y por lo tanto la trama en general) de esta segunda temporada.

Good Omens

7.2

NOTA GLOBAL

7.2/10

Destaca en:

  • Estilo continuista con la T1.
  • Sigue ahondando en la relación entre los dos protagonistas.
  • Es capaz de hacer una historia interesante.
  • John Hamm está estupendo en su papel de arcángel amnésico.

Podría mejorar:

  • La decisión final, me parece que se carga la moraleja que nos habían estado vendiendo.
  • La trama secundaria de Nina y Maggie: le falta fuerza.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

LOS NIÑOS DE WINTON: ¿Una versión de La Lista de Schindler?

El problema de Los niños de Winton es la sensación constante de estar viendo una versión edulcorada y hollywoodiense de La Lista de Schindler. Pero tiene un as en la manga: la presencia de Sir Anthony Hopkins.

PARASYTE LOS GRISES: Corea ofrece un frenético spin-off.

Parayste Los Grises, sin ser muy ambiciosa, es una buena serie. Tiene las dosis justas de acción, gore y una sobriedad que la convierte en una buena adaptación del popular manga y anime. Eso sí, no tiene la parte filosófica y es una pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress