Pagina principal > animación > CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN 3: todo lo bueno se acaba. Y cuando debe acabar.

CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN 3: todo lo bueno se acaba. Y cuando debe acabar.

Cómo entrenar a tu dragón 3 no es como cuando terminó la última de Harry Potter, o la saga de El Señor de los Anillos o finalizó el manga de La espada del inmortal. Ha sido una saga breve, compuesta de tres películas, que cierran la historia de Hipo y sus aventuras en Isla Mema con su amigo, el dragón Desdentao, de una manera digna, satisfactoria y sin pizca de esa nostalgia que nos embarga cuando vemos que algo que nos gustaba se acaba.

Realmente los ejemplos no son muy buenos. J.K.Rowling sigue sacando cantidades desorbitadas de pasta a base de películas, libros y merchandising, y El Señor de los Anillos tuvo después una vergonzosa trilogía llamada El Hobbit que me duele hasta mentar; y La espada del inmortal…no, ese sí es un buen ejemplo, leeros la crítica y lo entenderéis.

Pero Cómo entrenar a tu dragón 3 deja la sensación tras visionarla de que hemos visto una película bastante innecesaria, menos graciosa que la primera, más que la segunda, con algo más de desarrollo de personajes secundarios que, queráis que no, no sólo estaba haciendo falta, sino que era necesario para completar este ciclo de infancia-adolescencia-madurez que caracteriza a la trilogía; y tremendamente bonita de ver.

Posiblemente el buen sabor de boca que deja el film tras terminar de verlo es que hemos estado ante una película casi contemplativa caracterizada por sus bellos escenarios, escenas de vuelos de dragones, cortejos donde primaba el silencio y hermosos paisajes de muy diversa índole, todo evocando ligeramente el estilo del Studio Ghibli.

Así pues, Cómo entrenar a tu dragón 3 se aleja de las frenéticas y divertidas escenas llenas de acción que caracterizaban a las otras dos películas, en pos de dar carpetazo a la historia de amistad de Hipo y Desdentao, narrando una vez más los problemas que caracterizan a toda amistad, mientras el villano de turno intenta capturar y/o matar dragones con alguna excusa que no satisfará a cualquiera de 14 años para arriba (más o menos…).

Así, mientras la presencia de Astrid como novia de Hipo no perturba la amistad de Hipo con su dragón, la aparición de una “furia diurna” de buen ver sí que provoca que se ponga en entredicho la relación de Desdentao con Hipo, dejando claro que, en este mundo de fantasía, los dragones son bastante más que simples mascotas.

Esta dicotomía amor-amistad que de forma tan hermosa trata la película no quita para que siga siendo un film muy fácil de seguir, con un argumento muy simple, un alcance para todos los públicos y un desarrollo predecible en casi todos sus puntos; quizás exceptuando el final, que extrañamente deja un buen sabor de boca puesto que, aunque deja cerrados todos los arcos argumentales, no lo hace de una forma hollywoodiense, y eso da esperanzas a la animación actual, en la que quizás ya es hora de prescindir del “vivieron felices y comieron perdices” en pos de puntos de vista más realistas. Ah, y ello no quiere decir en absoluto que no sea un buen final.

Cómo entrenar a tu dragón 3

7.7

NOTA

7.7/10

Destaca en:

  • Cierra la trilogía de forma satisfactoria
  • Bella de ver

Podría mejorar:

  • Poco ambiciosa en cuanto a argumento
  • Ya no sorprende

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

STRANGER THINGS 3: ¿es malo un poco más de lo mismo?

Stranger Things 3 fracasa en su intento por ofrecer algo diferente (si es que lo intenta) pero consigue mantener las altas cuotas de calidad en una temporada muy interesante, entretenida y que sabe mantenernos pegados en la pantalla hasta su (previsible) desenlace.

LOS JAPÓN: cómo reírse de la cultura ajena pretendiendo hacer comedia

Los Japón es una película para el olvido, algo que debería de tirarse al pozo más profundo, echarle gasolina y una cerilla encendida, y después de dejar que arda llenar el pozo hasta los topes de cemento, plutonio y discos de Falete para que nadie nunca, jamás, volviese a acercarse por ahí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.