Pagina principal > Juegos > THE DIVISION 2: Cuando el final solo es el principio

THE DIVISION 2: Cuando el final solo es el principio

Mucho ha llovido desde la llegada de Hellgate y Tabula Rasa, considerados como dos de los primeros shooter looter de la historia, allá por el (lejano para este mundillo) 2007. Desde entonces hemos tenido diferentes aproximaciones al género con mayor o menor éxito. Títulos que han marcado época como Borderlands, Warframe, o Destiny parece que poco a poco van definiendo de una manera u otra el camino por el que casi todos los juegos del género han de pasar. Y es que da la impresión de que, en los tiempos que corren, un juego que ofrezca una decena de intensas horas de diversión es casi una blasfemia, y que las campañas se han de alargar indefinidamente estirando el chicle argumental y jugable hasta más allá de lo coherente con tal de aumentar el contador de tiempo de la partida.

En plena vorágine de juegos innecesariamente largos y endgames a los que se les exige años de duración nos llega The Division 2, secuela del título con mismo nombre que hizo correr ríos de tinta hace algunos años con su espectacular presentación en el E3 y su igualmente espectacular downgrade en su llegada al mercado doméstico.

Un juego difícil de abarcar para el jugador casual

Si algo ha demostrado Ubisoft en los últimos años que sabe hacer bien es llenar sus juegos de contenido; no vamos a entrar a discutir la calidad de este contenido, que no siempre está al más alto nivel, pero está claro que los juegos de la productora gala hacen las delicias de todo aquel al que le guste pasar las horas muertas haciendo recados virtuales en enormes mundos abiertos. The división 2 es un ejemplo completamente representativo de lo que estoy hablando.

Con un buen puñado de misiones principales, el doble de secundarias, territorios de conquista, bases que mejorar y, por si fuera poco, un completo repertorio de misiones aleatorias que se generan por el mapa, The Division 2 nos ofrece un modo campaña que podemos disfrutar tanto solos como acompañados (mucho mejor lo segundo si lo que se busca es diversión) con unas proporciones difíciles de abarcar para un jugador de perfil medio que sólo dispone de dos o tres horas semanales para jugar.

La duración de la historia principal, sin llegar a alcanzar al inconmensurable Assassins Creed Odyssey, bien puede alcanzar las 50 horas si queremos limpiar el mapa de puntitos y lucecitas.  Es en ese punto, con la campaña finalizada, en el que los jugadores más dedicados te dirán que empieza lo bueno… y lo peor es que tienen razón.

Pasada la campaña principal, el endgame de The Division 2 nos sorprende con un inesperado giro de los acontecimientos que transforma el mapa, los objetivos y actividades para acomodarse a un sistema de juego más basado en la mejora de equipo y el farmeo y que esconde una cantidad de contenido que iguala en proporción al de la campaña pero que duplica, si no triplica, la cantidad de horas y habilidad que nos exige para terminarlo.

Se agradece la ampliación de la paleta de colores ¡ahora también en verde!

Si llegados a este momento los 60€ que has pagado por este pozo de horas te suponen mucho dinero es posible que debieras replantearte cambiar de hobby, pues la conversión de horas/euro que guarda The Division 2 es ridículamente desproporcionada.

Is dangerous to go alone…

Por si no lo habíamos dicho todavía, The Division 2 es un shooter looter en tercera persona con coberturas, o un Gears of War realista y con looteo, como he oído por ahí. Lo importante es que la jugabilidad está muy bien medida, que pegar tiros es realmente satisfactorio (y menos mal, porque nos esperan muchas horas de esto) y que el sistema de equipamiento, habilidades y niveles es muy profundo y encierra sorpresas.

El problema con el que me he encontrado en mis largas tardes jugando a The Division 2 es que cuando estas tardes además de largas, eran solitarias, The Division 2 conseguía aburrirme en muy poco tiempo, cosa que cambiaba completamente cuando estaba acompañado de amigos, que hacían mucho más divertido el ir navegando de punto a punto del mapa vaciándolo de enemigos a golpe de ak-47.

Muchos más necesaria es la compañía a la hora de sumergirnos en las zonas oscuras: esos fragmentos de la ciudad en los que todo vale y donde otros jugadores nos estarán esperando para ayudarnos o apuñalarnos, o incluso las dos cosas. Una zona PvEvP que ya se destapó como uno de los elementos más interesantes del primer título y que aquí vuelve más grande y con algunas reglas nuevas para hacer de la experiencia algo más interesante, y peligrosa si vas solo.

Tampoco ayuda a la experiencia de un solo jugador el hecho de que ni el argumento de The Division 2, ni sus cinemáticas, ni siquiera sus misiones principales estén realmente interesadas en contar nada, y sólo aportan un pequeño contexto en el que se nos explica por qué tenemos que rescatar a ese civil, o por qué es tan importante que le quitemos el emisor de radio X a la facción Y, dándole un poco de empaque al universo y decepcionando por el camino a todos los que esperábamos algo más en este sentido. Supongo que, a estas alturas, del notable escritor de novelas Tom Clancy sólo nos queda la coletilla en el título del juego, pues de las conspiraciones políticas, los personajes ambiguos y los argumentos intrincados aquí no hay nada, pero nada de nada.

La configuración de equipo y habilidades es muy interesante y profunda

En lo técnico nos encontramos con un juego muy similar en todo a su primera parte, incluyendo algunas novedades técnicas poco destacables, sobre todo en sus versiones para consola, donde el primer The Division dejaba poco margen para la mejora a unas máquinas a las que los años ya se les empiezan a hacer cuesta arriba. Se agradece, sin embargo, la variedad cromática y el esfuerzo que se ha puesto por hacer de Washington DC un lugar más variado en todos los aspectos de lo que lo fue New York en el primer juego, encontrándonos aquí con barrios más diferenciables entre sí en una ciudad que resulta mucho más agradable recorrer.

Conclusión:

¿Qué dice la prensa?

En este caso las reviews de la prensa estaban disponibles entre 1 y 15 días después del lanzamiento del juego.

The Division 2 tiene un promedio de 8.2 en Metacritic otorgado por la prensa y un 7.2 otorgado por los usuarios.

Prensa nacional:

Meristation: 9.0

3DJuegos: 9.0

Vandal: 8.7

Prensa internacional:

GamesRadar: 9.0

Hardcore Gamer: 8.0

Destructoid: 8.5

¿Qué dice Generación Friki?

Al final, The Division 2 resulta una secuela muy continuista en todo a su primera parte, pero mejorando y arreglando todo aquello que no terminó de cuadrar entonces. El resultado es un shooter looter que se coloca, sin demasiado esfuerzo, a la cabeza del género como representante más completo, con mayor contenido y más pulido desde el comienzo. Un juego muy recomendable para los que busquen pasar una cantidad casi ilimitada de horas y cuenten con un grupo de amigos para compartirlas, pero quizá no tanto para los que esperen una historia o una campaña singleplayer enriquecedora o simplemente no tengan tiempo, o ganas, de meter tantas horas en un solo título.

The Division 2

7.9

NOTA

7.9/10

Destaca en:

  • La cantidad de contenido es impresionante
  • Su jugabilidad encierra gran profundidad
  • El endgame y la zona oscura

Podría mejorar:

  • Jugarlo a solas puede ser pesado
  • La historia es, directamente, un mojón
  • A largo plazo podemos echar de menos algo de variedad jugable.

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

JOHN WICK 2: sólo tenían que haberle regalado un perro

La fórmula de pegar tiros y romper miembros funciona en John Wick 2 como lleva funcionando en el mundo del cine desde que se inventó el término “cine de acción”. Todo en esta película es efectivo y extravagante, pero lamentablemente, pese a lo entretenida que pueda resultar, es mala película y sin duda peor que su predecesora.

TRAVIS STRIKES AGAIN: NO MORE HEROES. El Deadpool de los videojuegos golpea de nuevo

Travis Touchdown, armado con su “beam katana”, ha vuelto para hacer de las suyas en Travis Strikes Again: No More Heroes. Esta vez viene acompañado de un tal Badman y su bate de béisbol, y en lugar de descuartizar a sus enemigos, se dedicará a limpiar bugs a base de espadazos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.