Pagina principal > animación > RED: Pixar repite fórmula, esta vez al estilo anime.

RED: Pixar repite fórmula, esta vez al estilo anime.

No es la primera vez que Pixar nos cuenta una historia para que los niños tengan una lectura y los adultos podamos darle otra. No hay que buscar más motivo para encontrar a estas películas especiales y, con el tiempo, saber que son mejores que el resto. Puede resultar un poco contradictorio con la máxima de que el cine sirve para entretener como fin último, pero como resulta que los adultos nos vemos obligados a ver las películas de dibujos animados con nuestros hijos, solemos agradecer que tengan algo de enjundia. Fue el caso de Inside Out (Del revés) en su momento, y es el caso ahora de Red (Turning Red, 2022).

El caso es que, aunque tanto Del Revés como Red tratan los mismos temas (el paso de la niñez a la pubertad) aquí usan la metáfora con más discreción, restándole dramatismo y aumentándole el humor a raudales, usando no sólo el recurso del panda rojo, sino un estilo basado en el anime que ha dado mucho que hablar a todos los fans del género.

A los profanos no les habrá sonado a nada; los amantes del anime hemos visto la huella del mismo escena tras escena. Esas bocas grandes que recordaban a Dr. Slump de Toriyama, esa protagonista calcadita a Arale, esa sobre-expresividad sacada de Tokyo Godfathers (que ya hemos hablado muchas veces de que todo el mundo debería verla), esos guiños a Fruits Basket o Ranma o al Studio Ghibli con todos esos personajes que se convierten en animales. Esa Aggretsuko en cada momento que Mei intenta congeniar sus dos yos. Es literalmente Pixar intentando hacer anime, incluso incluyendo el JPop o el KPop (para los boomers, los herederos de Take That o Backstreet Boys o NSYNC, para los millennials One Directions, para el resto de los otakus BTS) dentro de la banda sonora y del propio argumento.

Red-2022-Generacion-Friki-Texto-1
Siempre con la sensación de que te caes.

El cual, por una vez, estaría bien poder destripar un poco, pero, en fin, no es nuestra política. Nos situamos en el año 2002 (¿Por qué? Quizás para poder hacer aparecer al Tamagotchi). Mei Lee es una niña canadiense de 13 años que vive compaginando sus estudios en la escuela con su ayuda en el templo chino que regenta su familia. Su madre, Ming, es controladora y espera la perfección en su hija, lo cual lleva a esta a no poder pasar tiempo con sus amigas Miriam, Priya y Abby, fans todas de la banda juvenil 4*Town. Un día, Mei se despierta y descubre que se ha convertido en un panda rojo gigante. Tras pasar unos ratos vergonzosos e intentar escondérselo a todo el mundo, la madre le revela que cada miembro femenino de su familia arrastra esa transformación debido a una antepasada y que, para sellar el panda, hay que realizar un ritual en la noche de la Luna Roja.

La historia evoluciona teniendo como premisa que Mei intenta hacer su vida normal a pesar del panda rojo. Descubre que cuando limita sus emociones es capaz de hacer que no aparezca, llegando a controlarlo a voluntad. ¿Qué pasará cuando descubra que la Luna Roja hará su aparición la misma noche del concierto de 4*Town en Toronto?

A veces hay que dejar salir a la bestia que llevamos dentro. Es bueno.

No hace falta ser un lumbreras para entender que el panda rojo es una metáfora de la regla. En general, todo el que haya leído los cuentos de toda la vida (La bella durmiente, Blancanieves, Caperucita roja, Cenicienta…) sabrá que el rojo suele ser una metáfora de la menstruación. Cualquiera que sea mujer y recuerde su llegada del periodo, ese momento en el que, inevitablemente, estás en el colegio-instituto y te enfrentas a esa incomodidad, dolor y cambios hormonales, podrá identificarse con Mei. Todo lo que ocurre a su alrededor en Red son símiles de lo que ocurre en la vida real con respecto a la marea roja mensual, pero la película consigue encontrar un tono muy equilibrado mezclando la reflexión con el humor, con ayuda de esos recursos sacados del anime y por medio de un guion sencillo, pero efectivo.

Pero el paso de la niñez a la pubertad y la relación de las mujeres con su cuerpo no es el único tema a tratar en Red. Las expectativas de los padres (tema que últimamente empiezo a encontrar en toda cosa que analizo para la web) es otro de los grandes temas. Mei siempre renuncia a lo que ella quiere en pro de ser la hija perfecta. Siempre habrá algo dentro de nosotros que busca la aprobación si hemos crecido así; no podemos evitar que nos haga felices que nuestras figuras de apoyo se sientan orgullosas de nosotros. Ello nos suele llevar a comportarnos o actuar como no queremos y eso es parte del dilema al que tendrá que enfrentarse Mei.

Red-2022-Generacion-Friki-Texto-2
Las complicadas relaciones con los padres.

El problema es que, en tu camino a la madurez, debes encontrar la forma de relacionarte de nuevo con tus padres. Los niños no saben expresar lo que quieren, los adultos no saben asumir que sus hijos cambian. Red, con sencillez y sin tomarnos por tontos, nos cuenta este proceso y consigue hacerlo tremendamente emotivo y divertido.

También ayuda mucho el hecho de que Red en ningún momento realza los cánones de belleza (quitando los cantantes de 4*Town, claro). El éxito de Encanto con su protagonista de gafas, cara redonda y cuerpo ancho se vuelve a repetir en Red y eso sólo genera empatía en los espectadores. Mei es un personaje tremendamente humano, totalmente adolescente (con sus clichés, su vitalidad, sus contradicciones) y, por todo ello, muy valiente. No se puede negar que, desde que Disney absorbió Pixar tenía miedo de que esa bravura se extinguiera, pero tenemos la decente Onward, la original Soul y Luca, con la que Red comparte también esa temática del paso de un ciclo vital a otro; así que tenemos unos últimos años de buen cine por parte de la compañía.

En el aspecto técnico Red tiene poco de lo cual podamos quejarnos. A día de hoy estas empresas tienen potencial para hacer lo que quieran con sus diseños y su animación. Una vez más, por decisiones artísticas, han prescindido del toque realista. Su uso del plano general frontal como recurso cómico es efectivo, su inclusión de las cosas kawaiis y las reacciones exageradas a los mismos reafirman el estilo que adopta la película.

La aparición de las bandas de pop también es un acierto por parte de Pixar. Pese a que en occidente no se habla mucho de ello, los que conocemos cómo funciona el mundillo podemos ver ese intento por dar visibilidad a un fenómeno tan extendido como polémico. La fabricación en masa de grupos de música adolescentes, explotados hasta la extenuación, son aquí únicamente el vehículo para mostrar la cara del fandom y el pegamento que une a las cuatro amigas. No da tiempo durante la película para hacer una crítica de ello, pero su aparición no hace sino reforzar esos temas que suelen importar a los adolescentes, en esa época en la que la independencia y la sexualidad comienzan a aflorar.

Red-2022-Generacion-Friki-Texto-3
Cómo afrontan tus amigas estas noticias.

Quizás el aspecto que menos me guste sea la insinuación de que para ser normal haya que centrarse en uno mismo. Como mensaje para nuestra chavalería no es demasiado acertado, ni tampoco ayuda a la idea de empoderamiento femenino subyacente en la historia. Tampoco lo es que en una película en la que la música tiene tanta importancia sólo haya un tema musical que destaque.

La animadora y guionista Domee Shi se estrena como directora con Red. No entrará en los Óscars de este año debido a sus fechas de presentación, pero tratándose de la todopoderosa Disney-Pixar seguro que alguna maravillosa producción asiática se queda fuera en pro de incluir sus películas en los premios. Quizás por esta vez no tenga queja de ello (habrá que esperar a ver qué estrenan el resto del año), dado que rara vez la factoría de sueños había dejado atrás las princesitas y sus chorradas de historias para abordar temas universales y atemporales y dejar que Pixar se sacuda la represión a la que le somete. ¿Habrá hecho Pixar con esta película una crítica también a su propia situación de hijo rebelándose contra el yugo paterno?

Muy disfrutable, Red se hará un hueco en vuestras películas de animación a revisionar de vez en cuando. Temas universales contados en un tiempo adecuado de hora y media, una acertada animación basada en el anime, un humor tan inocente como alejado de los clichés, un escenario multicultural perfectamente integrado, un mensaje a aprender por todos.

Red

7.5

NOTA GLOBAL

7.5/10

Destaca en:

  • Su acercamiento a la estética anime.
  • Sus personajes alejados de los clichés y las princesitas.
  • Su mezcla de humor y reflexión.
  • Su forma de abordar la menstruación.

Podría mejorar:

  • Lo poco que arriesga Disney para permitir que la película vaya un paso más allá.
  • La pérdida de oportunidades para hacer crítica de la educación y otros temas.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

SONIC 2, LA PELÍCULA: mismo erizo con diferente collar.

Sonic 2 se revela como un entretenimiento correcto, con algunos momentos inspirados, pero que en ningún momento pretende ser nada más que un film entretenido con el que pasar un rato en familia.

BEING THE RICARDOS: El análisis DAFO de un matrimonio.

Being The Ricardos nos muestra una crisis matrimonial y laboral mientras intenta que tanto el espectador como los actores separen realidad de ficción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.