Pagina principal > Libros > EL TATUAJE DE LA CONCUBINA: ¿cómo encontrar el equilibrio en una era patriarcal?

EL TATUAJE DE LA CONCUBINA: ¿cómo encontrar el equilibrio en una era patriarcal?

Es Shinju, y no El Tatuaje de la Concubina (1998), la novela con la que Laura J. Rowland comienza su saga de crimen y misterio con el detective Sano Ichiro como protagonista. No obstante, pese al gran interés que despierta Shinju, es con la novela que hoy analizo con la que se alza toda la fuerza creativa de la autora. La aparición de Ueda Reiko, la mujer del samurái, en este momento sosakan del emperador, es lo que hace que su saga de novelas ambientadas en la Era Edo, finales del s. XVII, sea tan interesante.

Ese tándem matrimonial funciona y lo hace de una manera inesperada. A día de hoy estamos acostumbrados a las parejas de detectives, normalmente uno perteneciente al gremio policial, el otro ajeno (Castle, Lucifer, cientos de ejemplos), pero siempre en un contexto histórico actual, pleno s. XXI o, como mucho, finales del XX. Retroceder a una época en la que, literalmente, las cosas se hacían de otra manera, proporciona ese aliciente para darle una primera oportunidad a El Tatuaje de la Concubina.

La segunda oportunidad viene con su atractivo argumento. Sano Ichiro, investigador de sucesos, situaciones y personas del emperador Tokugawa Tsunayoshi, se encuentra celebrando su boda con Ueda Reiko, la joven hija del magistrado Ueda. Este matrimonio concertado es la culminación de sus deseos de una vida tranquila, pero se ve interrumpida por la muerte de Harume, la concubina favorita del emperador. Pronto se descubre que esta ha sido envenenada mientras se realizaba un tatuaje amoroso y Sano deberá infiltrarse en la corte, llena de intrigas y rivales, para encontrar al asesino. Para su horror, descubrirá que su recién estrenada esposa no está dispuesta a permanecer en el hogar, sino que desea ser su compañera en la investigación.

En una novela de otro tipo, los intentos del protagonista por hacer que su esposa permanezca en casa hubieran resultado cómicos. Hubiésemos asistido a tiras y afloja muy divertidos entre Sano y Reiko. Pero Laura J. Rowland es una experta en el apasionante, pero patriarcal Japón del s. XVII y refleja a la perfección el ambiente en el que ambos debía moverse, con sus limitaciones y tradiciones. Esto provoca que la racionalidad del cargo que ostenta el protagonista, una suerte de detective, unida a su inexperiencia con las mujeres, le haga desear encontrar el equilibrio entre llevarse bien con su mujer y mantenerla a raya.

El-tatuaje-de-la-concubina-libro-Generacion-Friki-Texto-1
La autora, Laura J. Rowland, de la que pocas fotos encontraréis.

La tercera oportunidad llega pues con la magnífica prosa de la autora, fresca y ágil. Esta nos transporta de escenario en escenario (en una suerte de novela río), plasmando los diferentes caracteres de los personajes pertenecientes a los diferentes estratos sociales (sacerdotes, concubinas, etas, daimios, funcionarios…) mientras sospechosos y cómplices van apareciendo, complicando la trama y demostrando que no hay que acudir a las novelas más oscuras del género para encontrar la decadencia y sordidez que caracterizan a las miserias humanas y los hace cometer los actos más atroces.

Pero no estoy hablando de que Laura J. Rowland se parezca a Edgar Allan Poe. Que un personaje nos asombre por su locura no quiere decir que toda la novela sea siniestra. El estilo de El Tatuaje de la Concubina (y del resto de la saga) se parece más a las novelas de Agatha Christie, Raymond Chandler o Arthur Conan Doyle, con el aliciente de estar ambientados en el exotismo de Japón.

Por supuesto, también tiene sus diferencias. Sin ir más lejos, si algo diferencia al personaje de Sherlock Holmes de Sano Ichiro es que este último es más imperfecto como detective, más ajeno a la realidad que le rodea, quizás por ello más humano. El personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle era perfecto en su brillantez. Los crímenes eran enrevesados, su mente era tan privilegiada como el Hércules Poirot de nuestra querida Agatha Christie. Sano Ichiro es un personaje con el que empatizamos porque, de alguna manera, hace lo que puede. Compensa sus carencias con una gran fe en su ayudante Hirata y un gran sentido del honor.

Más literatura japonesa y oriental en la web.

Estas dos cualidades son las que muestran al personaje como un verdadero samurái. Su sentido del bushido son el freno literario que la autora pone al personaje para hacer más interesante la novela, darle esos tira y afloja que, de lo contrario, no existirían.

Con El Tatuaje de la Concubina asistimos a 416 páginas de una novela con excelente traducción de Gabriel Dols Gallardo en la que tienen cabida misterio y erotismo, pasión y tranquilidad. Una forma de llegar al enigma que siempre encierra cualquier obra basada en la cultura japonesa y que encantará a los amantes del género de misterio.

El Tatuaje de la Concubina

7.5

NOTA

7.5/10

Destaca en:

  • Resulta muy atractiva la idea de una novela de detectives ambientada en el Japón feudal.
  • Funciona como novela de época y como novela de misterio.
  • Diálogos ágiles para personajes interesantes.
  • Fidelidad histórica.

Podría mejorar:

  • No nos vuela la cabeza la conclusión.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

AMSTERDAM: una oda a la vida empañada por la factura técnica.

Amsterdam traía una premisa genial y un elenco de actores de órdago. El resultado es una película disfrutable... hasta que le empiezas a ver las costuras a nivel técnico.

TERRANIGMA: El juego adecuado en el momento adecuado.

En 1995 Nintendo tuvo la valentía de traer a España Terranigma, un juego que a muchos nos abrió la puerta a una manera diferente de entender los videojuegos. ¿Qué nos aportó y cómo ha envejecido?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.