DR. STONE (T1-T2): bienvenidos al shonen científico.

Ahora que la tercera temporada de Dr. Stone: New World (2023) está en su apogeo conviene echar un vistazo atrás para recordar las dos primeras temporadas de este anime: Dr. STONE y Dr. STONE: Stone Wars (2019 y 2021, 24 y 11 capítulos, respectivamente). ¿Por qué? Porque juntas forman un arco argumental con el que uno, si tampoco le entusiasmó la serie, puede poner punto y final a la experiencia y si, por el contrario, se quedó con ganas de más, puede continuar con la temporada tres con toda la información que uno necesita bien refrescada.

En nuestro caso, teníamos muy claro que queríamos, necesitábamos más Dr. Stone. Como se suele decir, hay animes para todos los gustos, pero algunos, por su calidad, o universalidad, o ese controvertido “para todos los públicos”, pueden recomendarse a cualquier espectro de espectador. Dr. Stone ha conseguido reunir en su haber esos tres calificativos para convertirse desde ahora en un imprescindible a visionar.

¿Eso quiere decir que es tan bueno que gustará a todo el mundo? No, no necesariamente. Puede que no os guste el ritmo, ni el estilo de animación, que los personajes no sean los que os guste ver en pantalla. O que sea tan fiel al manga que no te aporte nada nuevo. O… que no sea un shonen al uso, ¿verdad? Pero la originalidad de su argumento y ejecución lo convierten en especial, diferente, hasta que uno se da cuenta de que es probablemente el anime más didáctico que tiene el mercado en este momento.

Y es que es muy raro encontrar un anime cuyo tema principal sea la ciencia. Y no un aspecto en concreto de la misma, sino la Ciencia con mayúsculas y todos los aspectos que la hacen lo que es: una mejora en la calidad de vida de la gente.

Dr-Stone-T1-T2-Generacion-Friki-Texto-2

Curiosamente, la historia comienza con algo de aparente magia: una luz cegadora petrifica a todos los habitantes de la Tierra. 3700 años más tarde, Senku, un adolescente particularmente inteligente, consigue volver a su estado natural y decide que usará la ciencia para devolver a la vida a toda la humanidad. Para ello contará con la ayuda de sus amigos Yuzuriha y Taiju, mientras que, por oposición, el forzudo Tsukasa pretende crear una civilización sólo para los jóvenes y que prescinda de la ciencia. La rivalidad entre ambos pondrá en peligro el Reino Científico que Senku pretende recuperar.

La estructura de los capítulos sigue el ejemplo del shonen clásico. Existe un peligro a superar, dan un paso atrás y luego consiguen seguir adelante superando el escollo. Tradicionalmente, es un enemigo, al cual le seguirá un enemigo más fuerte, y así sucesivamente. En Dr. Stone este enemigo a sortear, sí, también puede ser humano, pero lo importante es que Senku y sus amigos sortean la dificultad por medio de la ciencia.

La solución al problema siempre parece muy loca, pero Senku procede a las consabidas explicaciones (totalmente confirmadas como reales por científicos) creando una atmósfera tan lúdica e interesante que no dejará de asombrarnos el ingenio con el que atrapa al espectador. ¿O acaso podríamos afirmar que mostrábamos el mismo interés en el colegio durante las clases de física, matemáticas o química?

Los personajes también ayudan a crear esta atmósfera. En un mundo post-apocalíptico no serviría de mucho echar mano de los personajes clichés de los animes de género shonen, así que encontramos un elenco de personajes interesantes, bien construidos y cuyas variadas motivaciones van descubriéndose poco a poco. Especial interés tiene el antagonista de estas dos primeras temporadas, cuya personalidad va resultando más compleja con el avanzar de los capítulos.

Dr-Stone-T1-T2-Generacion-Friki-Texto-1
Todo el mundo es importante en una sociedad que quiere avanzar.

 

En el apartado técnico, cortesía del prestigioso estudio TMS Entertainment, es donde podemos encontrar alguna pega. Los diseños de la sección femenina son algo repetitivos, no están muy pulidos (fijaros en esos ojos tan separados) y se nota sobre todo por el mimo con el que se han realizado el de los varones, tanto principales como secundarios.

Destacar la belleza de los escenarios, donde han encajado muy bien esa estética retro futurista, decadente, pero hermosa, casi como si estuviésemos en la saga Horizon. Algo empañada, sin embargo, por la escasez de movimiento durante las peleas (aunque recordemos que la serie no va de eso, hablaré de ello más adelante) y los excesivos planos fijos, así como los innecesarios, que podrían haberse destinado a otras escenas.

De cualquier manera, es un diseño de personajes muy particular, ayudado por esos momentos chibi tan graciosos. Esa estética en la que personas del s. XXI intentan vestirse conforme a lo que ellos conocen, usando los medios a su alcance 3700 años más tarde resulta muy adecuada e impregna de su propia personalidad a un anime en el que todo tiende a girar alrededor de las posibilidades que la ciencia aporta al ser humano en diversos campos.

Cómo salir de la Edad de Piedra paso a paso.

Y ahí es donde el guion brilla con más fuerza. La trama no acude al tópico de ir enseñando inventos que llevan a la civilización al siguiente nivel, sino que estos acuden de forma orgánica, a medida que aparecen las necesidades, produciéndose saltos lógicos en las invenciones de Senku. La pequeña civilización emergente genera tantos momentos emocionantes como humorísticos, creándose un equilibrio raramente observable a día de hoy. La tensión por cómo Senku solucionará cada problema es real, tanto como las divertidas reacciones de los actuales inquilinos de la Tierra ante cada nuevo problema resuelto.

Dr. Stone no es un shonen al uso. El uso de la fuerza, la violencia o la acción están justificadas y no se usan como fin visual para recreamiento del espectador, sino como medio inevitable cuando no hay más opciones. Por supuesto que tiene su aparición en parte para contentar a ese tipo de público, pero sobre todo la existencia de esa posibilidad (usar o no usar la fuerza) puesta sobre la mesa nos recuerda cómo una y otra vez el ser humano cae en los mismos errores. El hecho de que se formen dos bandos, uno a favor de la ciencia y el progreso y otro a favor de la fuerza y el darwinismo más salvaje, son la forma que tiene Dr. Stone de recordarnos que el ser humano es el único ser vivo que tropieza dos veces con la misma piedra.

Los planteamientos morales de la serie.

Esta sencilla moraleja debería ser suficiente para justificar la profundidad de este anime, pero la realidad es que la filosofía de Dr. Stone va más allá, siendo conscientes poquito a poco de su mensaje ecologista, pacifista y de exaltación de valores (por otra parte, típicos de las producciones japonesas) como el trabajo en equipo, la explotación positiva de las habilidades de cada uno, el esfuerzo, la confianza, etcétera.

Dr. Stone es un Érase Una Vez El Hombre, pero con una vuelta de tuerca de actualidad que fascinará a todos sus espectadores. Dudo que muchos de nosotros seamos capaces de replicar los inventos que van mostrando en cada capítulo, pero la manera pedagógica en la que enseñan principios científicos sí que es posible asimilarla. Esta certeza que tenemos de que podríamos fabricar cristal, molinos de viento, máquinas de vapor, refrescos o pólvora es parte del atractivo de la serie. Como siempre, la humanidad ha creado inventos fabulosos y es responsabilidad de cada uno el uso que le dé.

Puede que Dr. Stone sea una ficción post-apocalíptica, un shonen de aventuras, pero ese marco hipotético en el que la humanidad tiene que empezar de cero es totalmente real. Es un anime que se devora solo y que nos permite en cada capítulo reflexionar sobre qué decisión hubiésemos tomado nosotros en cada momento. Y conseguir eso no sólo es tan ingenioso como novedoso, es que es necesario.

Dr. Stone

8.5

NOTA GLOBAL

8.5/10

Destaca en:

  • Dinámica, interesante y con buen ritmo.
  • Original en su planteamiento y ejecución.
  • Pionera en su temática.
  • Equilibradas dosis de humor y acción.
  • Los dilemas morales que plantea.

Podría mejorar:

  • No gustará a aquellos que busquen un shonen clásico.
  • El apartado técnico necesita pulirse un poco más.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. Como novelista ha publicado La Ciudad que Olvidamos (2024) y está centrada en la publicación de nuevos títulos. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II.

También te puede interesar:

EL GIGOLÓ PERFECTO: un shonen muy shojo… o un shojo muy shonen.

Con El Gigoló Perfecto la mangaka Mayu Shinjo explora el género shonen, resultando de ello una fusión interesante. ¿Es bueno el resultado?

LOS BRIDGERTON (T3): desenmascarando a Lady Whistledown.

Los Bridgerton nos ofrece en su T3 tramas amorosas que se suceden y entrelazan sin descanso posicionando a la serie como un folletín empalagoso y lleno de clichés, pero sin duda el folletín del año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Thumbnails managed by ThumbPress