Pagina principal > Cómics > MPH: el poder del pensamiento positivo

MPH: el poder del pensamiento positivo

De las muchas (pero muchas) obras que ha escrito Mark Millar posiblemente MPH (2015) no sea mi favorita. Posiblemente, de hecho, no sabría decir cuál es mi preferida; pero sí que hay un componente común en todos sus cómics: cada vez que termino uno, dictamino que Mark Millar es un genio.

Me pasó con Némesis, con Superior, con Kick-Ass, hace ya bastante con Superman: Hijo Rojo y evidentemente me ha pasado ahora con MPH. Todas sus novelas gráficas desarrollan rápida y demoledoramente personajes profundos y carismáticos en aventuras sencillas con dosis de fantasía que van desde lo estrafalario hasta lo clásico.

MPH pertenece quizás a este último puesto que su historia es muy sencilla: Roscoe y sus amigos, crecidos en medio de la pobreza y violencia de Detroit hacen lo que pueden para sobrevivir. Un día cae en sus manos una nueva droga, unas pastillas de súpervelocidad, con las que intentan cambiar su vida.

Sí, no es Flash pero de primeras el planteamiento de súpervelocidad es el mismo. Podríamos pensar que lo de tener súperpoderes es algo corriente dentro del mundo del cómic pero los autores más transgresores, quizás las novelas de nuevo cuño (por llamarlas de alguna manera) dan un giro a los poseedores de esos poderes con el fin de que no sea lo mismo de siempre.

Así, Mark Millar plantea una modernización de la imagen del héroe. Un tratamiento diferente en el que sí, pasa por esas fases de incredulidad, adaptación, deseos de venganza, de aprovechamiento personal…pero lo que hace a este cómic especial es el tratamiento del protagonista y, por qué no decirlo, de la chica de turno, en pos de ofrecer al lector una imagen del hombre sencillo (cualquiera, tú, yo) que desea hacer justicia de una manera muy simple; haciéndoselo pagar a aquellos que ostentan el poder y la riqueza y pisotearon a la gente para llegar ahí.

Lo interesante de este planteamiento es que el héroe va en busca de la injusticia, a lo Robin Hood, no espera a que alguien esté en peligro para ir a salvarlo. No es Supergirl o Daredevil, con los sentidos alerta para ver quién comete un atraco o dónde se produce un tiroteo, pero tampoco es un justiciero al uso que crea que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

MPH-Generacion-Friki-texto-3

Para llevar a cabo esta idea Mark Millar usa un lenguaje ya bastante común en él, sencillo pero lleno de crítica social, incluyendo dosis moderadas de violencia y acompañándolo de un dibujo muy directo, obra del prolífico dibujante Duncan Fegredo y el colorista Peter Doherty, en el que destaca su dibujo salvaje y correcto lleno de toneladas de color. Sin duda todo un acierto dado que estamos ante una novela gráfica de ritmo trepidante, (quizás para acompañar a su argumento sobre la velocidad) en el que la acción marca el ritmo de la lectura.

MPH-Generacion-Friki-texto-6

Por supuesto no es el único guiño (ya se sabe que estas historias siempre están llenas de guiños) pero fuera de la evidente mph del título (milla por hora) lo que más destaca esta vez es su crítica social a través de los pensamientos del protagonista, cuya evolución moral y educativa va paralela al aumento de sus capacidades. Posiblemente lo que más le tengo que achacar al autor es su “prisa” por acabar la historia cuando, indudablemente, daba para bastante más. Sin ir más lejos, carece de cualquier trama secundaria. Últimamente tengo la sensación de que Mark Millar, más que escribir historias, elabora posibles guiones de películas.

Sin duda, su mensaje optimista de “puedes hacer todo lo que te propongas” es de lo mejor de MPH, incidiendo en que la fuerza de voluntad, la perseverancia y un buen corazón pueden hacerte alcanzar tus metas. Una obra muy divertida, de lectura y dibujo atrayente y, por supuesto, autoconclusiva (un tomo, 16€ Panini) que hará las delicias de aquellos que adoran el estilo tradicional de Mark Millar que quizás llevábamos algo de tiempo sin ver.

MPH

MPH
72

NOTA GLOBAL

7/10

    Destaca en:

    • Lectura dinámica y fácil comprensión
    • Personajes carismáticos
    • Dibujo atrayente
    • Nuevo tratamiento del superhéroe

    Podría mejorar:

    • Demasiado al grano
    • Carencia de subtramas que enriquezcan el universo

    About Susana "Damarela" Rossignoli

    Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

    También te puede interesar:

    WONDER WOMAN: por fin DC encuentra su camino

    Puedo decir sin temor a equivocarme que Wonder Woman es la mejor película del nuevo universo DC, ya sé que eso tampoco es mucho decir, pero si es una primera piedra bien colocada y un camino a seguir por los próximos films que inevitablemente van a venir.

    GORDA: la importancia de resolver primero tus problemas

    Gorda es una reflexión a los caminos fáciles que tan a menudo tomamos todos para conseguir nuestros propósitos.

    Deja un comentario