Pagina principal > Series > LUCIFER (T6): eres tan malo como te han hecho creer.

LUCIFER (T6): eres tan malo como te han hecho creer.

Con la temporada seis de Lucifer (2016-2021) se termina una serie que, en un primer momento, parecía una nueva fórmula para hacer un programa de detectives con poca novedad que aportar como atractivo. Como comenté en su momento, fue el resultado de coger una serie estilo Castle y darle una vuelta de tuerca a base de poderes sobrenaturales e intervenciones divinas. Una serie que al término de su temporada tres daba la sensación de que tenía poco más que aportar que tramas secundarias tontorronas; afortunadamente, lo mejor que se puede decir para resumir las últimas temporadas de Lucifer es que mantienen el nivel de las primeras y nos dejan con la sensación de que queda bien cerrada al término de esta última temporada que hoy analizamos.

Y como suele ser habitual cuando analizamos la trayectoria de una serie y sobre todo cuando queremos hacer partícipe a los lectores de si deben o no perder su tiempo con una serie de seis temporadas, la pregunta que debemos hacernos es: ¿va a merecer la pena el viaje?

Tom Ellis en su papel de diablo es constante tanto en hacernos pensar como en hacernos reír, y mantengo mis opiniones en relación a la calidad del resto de los actores (Kevin Alejandro, Lesley-Ann Brandt, Tricia Helfer, Rachael Harris, D.B. Woodside, Tom Welling, Lauren German, Aimee García); con estas nuevas temporadas se produce la inclusión de otros actores con interpretaciones también mediocres como Inbar Lavi o Brianna Hildebrand.

Así pues, si no es por los personajes, ¿qué nos mantiene enganchados?

Las últimas temporadas aumentan las dosis de peleas, batallas, humanos que conocen los secretos divinos y esa vuelta de tuerca tan agradable como son los capítulos que cambian su formato; así, tenemos un capítulo musical, otro ambientado en el cine negro, otro animado… todo en pro de dinamizar la serie con resultados espectaculares y perfectamente orgánicos con el tono general de Lucifer. Un sabor muy bueno en la boca que no te esperas cuando hablas de series policíacas cortadas por el patrón de paso 1) hay un asesinato paso 2) el policía de verdad va a buscar al asesor para resolverlo.

Entonces, ¿son las últimas temporadas mejores por ser más divertidas y originales? Tampoco. Si el guion fuera flojo no lo arreglas ni con shows de distracción.

Lucifer-T6-Generacion-Friki-Texto-1
Capítulos llenos de música, baile y sorpresas.

Posiblemente, se deba a que coge todo lo trabajado a lo largo de sus seis temporadas y le da cohesión, haciendo que, a día de hoy, Lucifer tenga uno de los mejores finales que puede tener una serie a muchos niveles. No sólo mantiene el ritmo, el interés y la coherencia (dentro de que es una serie fantástica, no realista) sino que aumenta la carga dramática en personajes que parecían muy secundarios, para que ocupen el puesto que se merecen (como, por ejemplo, el inspector Dan Espinoza) y hagan que la serie cierre sin dejar cabos sueltos.

Y es posiblemente con Dan Espinoza y con la forense Ella López con quienes la serie más se reconcilia. Cuando los humanos no son conscientes de la existencia de los ángeles y demonios tienes una trama divertida, con equívocos, enredos y secretos, y tu papel es más secundario porque no puedes participar de esas historias a las que los espectadores sí tenemos acceso. La inspectora Chloe Decker y la psicóloga Linda Martin sí están en el ajo y eso les da un protagonismo y una profundidad a sus personajes que aumenta directamente el interés de la serie. Pensad por un momento en esta situación: son humanos tratando con asuntos divinos que, inevitablemente, se analizarán a sí mismos, juzgándose, sintiendo miedo por una existencia en el Más Allá en la que, en el mejor de los casos, no creían, o en el peor de los casos, sentían cercana. Dan Espinoza y Ella López son la prueba de que, por muy buenas personas que seamos, erramos y tenemos cosas por las que arrepentirnos.

Somos mejores de lo que nos creemos, podemos ser mejores de lo que somos.

Y en esto reside el valor de la serie. No hay héroes, no hay personajes perfectos, sólo seres humanos y/o divinos que analizan las elecciones que han tomado en la vida y en cómo afectará eso a ellos y a los que les rodean. Quizás por eso nos gusta tanto Lucifer: está rodeado de personajes de los cuáles no nos interesa su origen, ni su sexo, ni su género, ni su oficio; simplemente que son como nosotros y, sin querer ponerme eclesiástica, son pecadores, es decir, con defectos que les hacen ser vulnerables.

Lucifer-T6-Generacion-Friki-Texto-2
La sensación que tienes cuando eres un simple humano juntándote con seres divinos.

Y así es como llega el diablo Lucifer Morningstar quien, en su calidad de Ángel Caído, rey del Inframundo, Señor del Infierno, es el que más siente el peso de sus decisiones y las consecuencias que ello ha acarreado. En él es en quien se ven reflejados todos los humanos que dejan de amarse a sí mismos y, por tanto, se sienten indignos de recibir amor. Si un ser tan poderoso como el antiguo ángel Samael siente que siglos de condenación eterna no han sido suficientes para expiar su culpa, ¿qué nos aguarda a los demás?

Moraleja de la serie #Lucifer: Somos mejores de lo que nos creemos, podemos ser mejores de lo que somos. Clic para tuitear

Y así llego al subtítulo que le he dado a este análisis: eres tan malo como te han hecho creer. La culpa es algo terrible. Parece que existe o no existe, sin que importe el grado de la misma. No digo que no tengas que hacerte responsable de tus actos, pero sí que no sea la culpa lo que te impida avanzar. Al comienzo de Lucifer el propio diablo explica que él no retiene a las almas en el Infierno, sino que estas están allí porque la culpa les impide avanzar.

El final de la serie, redondeando uno de los grandes temas que ha ido tratando a lo largo de todas sus temporadas, incide en que debes aceptarte cómo eres, quererte y actuar en consecuencia. Y lo hace sin pretender ser pesada, de una forma orgánica, sin adoctrinamientos ni sermones lacrimógenos, siempre manteniendo una emotividad razonable y grandes dosis de humor. Honestamente, no hay nada mejor que estar en paz contigo mismo y si observamos que el propio Satanás es capaz de aprender esta lección, ¿no podemos los espectadores respirar tranquilos?

Lucifer

8

NOTA GLOBAL

8.0/10

Destaca en:

  • Lo bien cerrada que queda la serie.
  • La actuación de Tom Ellis sigue siendo lo que esperábamos.
  • La importancia creciente de algunos secundarios como Kevin Alejandro.
  • Los capítulos con formatos diferentes.
  • La banda sonora.

Podría mejorar:

  • Algunos actores actúan de forma muy mediocre.
  • Las apariciones divinas de dioses y diosas están poco trabajadas y no resultan creíbles dentro de esta ficción.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

EL VISITANTE INESPERADO: la reinterpretación de John Scalzi de Encuentro en Zarathustra.

El visitante inesperado es una reescritura de Encuentro en Zarathustra, pero también es más del Scalzi que conocemos: lectura ágil, muchas risas, personajes deslenguados… ¿es suficiente eso o nos falta algo más?

EL JUEGO DEL CALAMAR: cuando una serie se vuelve polémica.

El juego del calamar parecía una serie dramática más usando el estilo battle royale para hacer crítica social, pero la polémica generada nos obliga a ahondar más en su análisis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.