Pagina principal > Mundo Friki > Artículos > JUEGO DE TRONOS T2 RETROSPECTIVA: El poder reside donde los hombres creen que reside.

JUEGO DE TRONOS T2 RETROSPECTIVA: El poder reside donde los hombres creen que reside.

La gran apuesta de HBO con Juego de Tronos se había saldado con un rotundo éxito de critica y público. En la carrera de premios que siguió al estreno de la primera temporada de la serie, Juego de Tronos se alzó con dos Emmys y un Globo de Oro. Con la segunda temporada, Benioff y Weiss tenían como misión no solo colmar las expectativas: debían superarlas.

El eje principal de esta segunda temporada es el desarrollo de la Guerra de los Cinco Reyes (el origen de la guerra se encuentra en el dramático final de la temporada anterior, y su conclusión la veremos en la tercera temporada). Con la segunda temporada, Benioff y Weiss tenían como misión superar todas las expectativas.

Leer el Primer Artículo de esta retrospectiva: Juego de Tronos T1

¿Quiénes son estos cinco reyes? Robb Stark (Richard Madden), proclamado por sus banderizos Rey en el Norte. Balon Greyjoy (Patrick Malahide), señor de las Islas del Hierro, quien aprovecha la debilidad del Norte para proclamar la independencia de sus islas. Renly Baratheon (Gethin Anthony), hermano del fallecido rey Robert y aliado de los Tyrell. Stannis Baratheon (Stephen Dillane), hermano mayor de Renly y por tanto legítimo heredero del reino. Joffrey Baratheon (Jack Gleeson), hijo bastardo de Robert, un Calígula venido a menos, un juguete de los Lannister.

En paralelo a la Guerra de los Cinco Reyes siguen desarrollándose las tramas que involucran a los hijos de Ned Stark, en Poniente y allende el Muro, así como las tramas situadas en Essos.

Arya (Maisie Williams) es apresada por las fuerzas Lannister y acaba sirviendo como copera de Tywin Lannister (magnífico Charles Dance) en el horrible castillo de Harrenhall, fortaleza arrasada por el fuego de los dragones de Aegon el Conquistador.

Mientras Sansa (Sophie Turner) sigue presa en una jaula de oro en Desembarco del Rey, Bran (Isaac Hempstead-Wright) debe enfrentarse en Invernalia a la traición de Theon Greyjoy (Alfie Allen). La caída de Theon es uno de los momentos álgidos de la serie: Alfie Allen interpreta a un personaje increíblemente complejo, dividido entre sus ansías de gloria y pertenencia y sus arrebatos de nobleza.

Juego-de-Tronos-T2-Retrospectiva-Generacion-Friki-Texto-1
Harrenhal

Entre tanto, Jon Nieve (Kit Harington) se aventura con sus compañeros de la Guardia de la Noche en las heladas estepas donde habitan los salvajes. Siguiendo el arquetipo clásico (La misión, Pocahontas, Bailando con lobos, Avatar), Nieve se descubrirá mucha mas afinidad con sus supuestos enemigos que con sus antiguos amigos.

En esta transición hacia un estado de conciencia superior juega un papel muy importante, como no podía ser de otra manera, el interés romántico, Ygritte (Rose Leslie), inmortalizado con una icónica frase: “No sabes nada, Jon Nieve”.

Por último, Daenerys llega hasta las murallas de Qarth (al sur de Essos), donde deberá enfrentarse a magos terribles y a comerciantes no menos peligrosos.

Como resulta evidente, manejar semejante número de tramas y personajes no es una tarea sencilla. Pero la sala de guionistas de Juego de Tronos supera con creces el desafío, teniendo además en cuenta que al reparto habitual de la serie se incorporan nuevos e importantes personajes. Entre estos últimos destacan Jaqen H`ghar, misterioso hombre sin rostro, Yara Greyjoy (Gemma Whelan), hermana corsaria de Theon, Melisandre (Carice van Houten), sacerdotisa de Stannis, Brienne de Tarth (Gwendoline Christie), mujer caballero y pieza fundamental en el camino de redención de Jamie Lannister, Margaery Tyrell, Davos, contrabandista y hombre de honor, y Lady Talisa (Oona Chaplin), futura esposa de Robb.

Pero no solo de nuevos personajes y enclaves (Qarth, Islas del Hierro, Harrenhal) vive Juego de Tronos. También se ponen sobre la mesa conceptos sobre los que la primera temporada pasaba como de puntillas.

Con los gorriones de Desembarco del Rey, los Antiguos Dioses del Norte, el Dios de Muchos Rostros de Jaqen H`ghar, el Dios Ahogado de las Islas del Hierro y el Dios Rojo de Melisandre la religión se introduce de forma sutil (pero decisiva) en el universo subcreado de Poniente y Essos.

La religión es un concepto central en esta segunda temporada.

Es este un aspecto clave, pero poco comentado, en la obra de George R.R.Martin: el tránsito del mundo mitológico al mundo religioso (ergo, político) en el marco de la alta fantasía supone, quizás no una novedad, pero sí un potente revulsivo.

Mientras que en El Señor de los Anillos (por citar la mayor influencia de Martin), los dioses y sus emisarios caminaban libremente por la Tierra Media y por tanto la hierofanía resultaba impensable siquiera como concepto, en Juego de Tronos la hierofanía es la única forma de conocimiento trascendente.

Siguiendo a Philip K.Dick podríamos preguntarnos: A quién Dios habla, ¿escucha algo más que su propia voz? La respuesta a esta cuestión nos lleva sin duda a hablar de fanatismo y de pluralidad en el fenómeno religioso. Un aspecto muy bien reflejado en la serie: los gorriones y su Fe de los Siete remiten con claridad al cristianismo y al dogma de la Santísima Trinidad; los Antiguos Dioses remiten a las antiguas deidades celtas; las sibilinas y sexuales peroratas de Melisandre acerca del Señor de Luz y el Señor de la Oscuridad recuerdan al dualismo del zoroastrismo; Kali, diosa hindú de la muerte, tiene muchos rostros, igual que el Dios de Muchos Rostros que adora la secta de asesinos a la que pertenece Jaqen H`ghar.

Como contrapunto, los Maestros de la Ciudadela representan el saber científico con un sabor puramente medieval: poseen una visión mecanicista del mundo y su labor es salvaguardar el conocimiento de la barbarie.

En busca del mejor capítulo.

En el artículo anterior comentábamos que la falta de presupuesto obligó a los responsables a contar la Batalla de Aguasdulces y del Bosque Susurrante fuera de campo. En esta ocasión, y sabiendo que la Batalla de la Bahía del Aguasnegras es una de las cimas de la obra de Martin, Benioff y Weiss pidieron a HBO un considerable aumento del presupuesto, con el único objetivo de dedicar un capítulo entero a la batalla.

El resultado es uno de los mejores episodios jamás vistos en televisión: un espectáculo épico que no tiene nada que envidiar a la Batalla del Abismo de Helm o la Batalla de los Campos del Pelennor. Ello a pesar de que el presupuesto, una vez más, se quedó corto y obligó a dejar fuera del metraje una parte importante de la batalla: se recurre al fuera de campo para narrar la llegada de las tropas de Tywin Lannister (aunque, siendo justos, esto favorece el impactante final del capítulo; la proverbial virtud que nace de la necesidad).

Juego-de-Tronos-T2-Retrospectiva-Generacion-Friki-Texto-2
La Batalla de la Bahía del Aguasnegras

Pongámonos en situación. Por un lado, y llegando por mar, la flota de Stannis Baratheon, que pretende tomar Desembarco del Rey. Al otro lado de las murallas, el desalmado y en última instancia cobarde Geoffrey, quien sólo cuenta con la inventiva de Tyrion Lannister: un “medio-hombre” que se revelará como el último valiente de la ciudad decadente y asediada.

La batalla del Aguasnegras supone uno de los dos puntos de inflexión de Tyrion a lo largo de la serie: tras la batalla se revelará la condición de Tyrion como prisionero de su necesidad de aceptación. Tyrion, el más dotado de los militares y los consejeros, no es más que otro adicto al poder.

En conclusión, la segunda temporada de Juego de Tronos no solo alcanza el excelente nivel de la primera temporada: lo supera ampliando y aumentando de manera convincente el número de tramas, personajes y conceptos, así como la extensión del mundo donde transcurre la acción.

La segunda temporada de Juego de Tronos fue nominada a once premios Emmy (la primera temporada fue nominada a tres), incluyendo Mejor Serie Dramática. Finalmente, la producción se llevó seis galardones a las oficinas de HBO.

En el próximo episodio, hablaremos sobre la tercera temporada de Juego de Tronos, el verdadero punto de inflexión de la serie. El surgimiento de los vídeos de “reacciones en directo” y el aterrizaje de Netflix serán claves para entender como una serie de culto se convierte en fenómeno de masas.

Leer el Primer Artículo de esta retrospectiva: Juego de Tronos T1

Juego de Tronos T2 Retrospectiva

9.2

NOTA

9.2/10

Destaca en:

  • ¿Todo?
  • Soluciona algunos problemas de la primera parte.
  • Expande con solvencia el mundo subcreado en el que transcurre la historia.
  • Incorpora al reparto nuevos y emblemáticos personajes.

Podría mejorar:

  • ¿Nada? XD

About Pablo Menéndez

Pablo Menéndez (Madrid, 1997) es guionista y novelista. Ha trabajado, en guion y producción, para empresas como Sony, El Corte Inglés o ATM. Como novelista ha publicado Otro mundo azul (Imagica, 2020) y La Realeza (Imagica, 2021), entre otras obras. Sigue escribiendo a diario. Opina que la mejor generación de juegos de la historia es la de PS3. Discutirá con quién sea sobre lo que sea en cualquier momento.

También te puede interesar:

JUEGO DE TRONOS T6 RETROSPECTIVA: Las guerras venideras.

Comentamos la sexta temporada de Juego de Tronos: la última que contó con el apoyo del público.

JUEGO DE TRONOS T5 RETROSPECTIVA: El giro fantástico.

Comentamos la quinta temporada de Juego de Tronos: el giro definitivo hacia el fantástico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.