Pagina principal > Cine > MULÁN: Destruyendo un clásico.

MULÁN: Destruyendo un clásico.

Remakes en imagen real de los clásicos Disney animados, una iniciativa que sigue sin darnos una sola película realmente buena, pese a la insistencia con la que lo siguen intentando, pero que sí nos ha brindado alguna que otra cosa interesante, para que negarlo.
Y es que después de unos cuantos (¿demasiados?) de estos remakes podemos colocar las películas resultantes en dos grandes grupos: Las que aportan algo con respecto a la historia original, lo hagan mejor o peor, y las que sencillamente fusilan la película de dibujos escena por escena quitando y metiendo algunos cambios para adaptarlas a los tiempos que corren. Mulán (2020) intenta ser de este grupo.

Y digo intenta porque Mulán se limita a copiar todo lo genérico de la cinta original y deja fuera aquello que la hizo única, apartando cualquier atisbo de carisma y rellenándolo con escenas insustanciales que pretenden hacer de Mulán una cinta de género wuxia sin conseguirlo en ningún momento.

Niki Caro, encargada de dirigir el film, está mucho más preocupada por la estética que por la funcionalidad, mucho menos por el drama, haciendo que Mulán sea tan visualmente interesante como hueca y falta de carisma. La sustracción de elementos cómicos es quizá el mayor error que Caro ha cometido a la hora de adaptar el metraje original, pues no hay nada que compense realmente la perdida de este elemento: No está Mushu, no está el caballo, ni el grillo y los estupendos compañeros de Mulán ahora son solo caras que escupen frases.

Las escenas cómicas también se han suprimido o modificado; Los antepasados familiares ya no están, pero la puesta de largo, o la mítica escena de los baños se han sustituido por aburridísimas conversaciones que no aportan ni importan en una cinta que sólo se ha preocupado por conservar su esencia de “el camino del héroe” deshaciéndose de todo lo que la hacía única por el camino.

Más acción, pero a un coste muy alto.

Las escenas de acción se han multiplicado, añadiendo el elemento del “ki” a las artes marciales y llenando estos momentos de saltos imposibles, gente corriendo por paredes y disparando flechas sin arco, a patadas. No es que este tipo de cosas me parezcan mal, son propias del género wuxia y entiendo por qué Niki Caro ha querido acercar un film como Mulán a un género tan propio del cine chino. El problema viene de unas coreografías no muy interesantes, con demasiados cortes y en general algo confusas, que no acaban de funcionar y que no cuajan con lo que realmente la gente espera de una cinta como Mulán.

Por desgracia este cambio acaba por hacer daño al corazón mismo de la trama, que transforma al personaje de Mulán de una chica que logra sus objetivos a través del trabajo duro, demostrando que cualquier mujer puede hacer lo que se proponga, a la “elegida” que ha nacido con un “ki” especial y por eso puede luchar con y contra los hombres.

Mulan-pelicula-accion-real-2020-Generacion-Friki-Texto-1

En realidad, no es que el mensaje feminista se haya suprimido del todo, sino que se ha cambiado por otro completamente diferente, más masticadito (por si el de la peli de dibujos se te hacía complicado). Para eso han contado con Gong Li (Memorias de una Geisha) interpretando a Xian Lang; una suerte de bruja polimórfica que hace las veces del halcón de Shan Yu (que ahora se llama Bori Khang e interpreta Jason Scott Lee) y que tiene su propio arco argumental, siendo este el único aporte completamente original del film, pero que sigue siendo tan predecible y plano como el resto de la peli.

Del resto del reparto hay poca queja, contando la producción con un abanico de grandes actores, tenemos a Jet Li como El Emperador, a Donnie Yen haciendo de comandante, y a Lyu Yuffei cómo Mulán, que aprovecha para demostrarnos cómo un dibujo animado puede superar infinitas veces a un actor real en calidad de interpretación y humanidad.

Mulan-pelicula-accion-real-2020-Generacion-Friki-Texto-2

Peor parado ha salido el apartado sonoro, en el que todos los fantásticos temas musicales se han visto transformados en unas mastodónticas melodías instrumentales que en sus momentos centrales aún conservan algunos de los acordes de las originales, más como un guiño que como una reinterpretación de aquellos míticos temas; ni siquiera han conservado “Con Valor” (El tema que sonaba durante el entrenamiento de Mulán) que es uno de los mejores temas vocales de toda la filmografía de Disney.

Al final, Mulán se siente como una película sin alma, a la que se le ha extraído todo el encanto que convirtió al clásico de Disney en una cinta atemporal y han dejado sólo una trama tópica, con personajes típicos y un guion escrito por cuatro chimpancés disléxicos. Terriblemente aburrida de ver, Mulán únicamente destaca por sus altos valores de producción, artísticos y de efectos especiales, patinando en todo lo demás y siendo a todas luces monstruosamente inferior a la cinta original. Y lo peor de todo, han quitado las canciones.

Mulán

3

NOTA GLOBAL

3.0/10

Destaca en:

  • Estéticamente es interesante
  • El reparto

Podría mejorar:

  • Es una burla a la cinta original.
  • Se han suprimido los temas musicales.
  • Es simple y llanamente, muy mala.

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

DEMOLITION MAN: para la generación que gritaba “Simon dice muere”.

El cine de antes, tan lleno de clichés y con un cierto aire macarrilla, nos dejó frases maravillosas para gloria de la cultura pop y muchas fueron obra de Demolition Man.

JOHN WICK 3 PARABELLUM: Si quieres la paz, prepárate para la guerra.

John Wick 3 Parabellum nos da exactamente lo que promete y, por extraño que pueda parecer, ese algo es muy bueno; cine palomitero, sí, pero con coreografías frescas, nuevas y con un guion que, no por simplón, se hace poco consistente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.