Pagina principal > Cine > DOWNTON ABBEY: UNA NUEVA ERA: dos tramas son mejor que una.

DOWNTON ABBEY: UNA NUEVA ERA: dos tramas son mejor que una.

La llegada de la primera película de Downton Abbey me pillo de improviso. La premiada serie había terminado en el 2015 y, como buen slice of life, no tenía pinta de que fueran a continuarla. No obstante, todo producto bueno debe ser explotado (ejem), así que en 2019 tuvimos una primera película, fan service total, y ahora en 2022 nos llega otra que, parece prometer un cambio, aunque sólo sea por su título: Downton Abbey: una nueva era (Downton Abbey: A New Era) y porque ocurra 5 años después de los hechos acaecidos en la última película. También nos encontramos con los mismos actores, mismo guionista (Julian Fellowes) y distinto director (Simon Curtis).

La excusa para reunir a los fans alrededor de la gran pantalla esta vez es volver a dar protagonismo a Maggie Smith, enfundada en su traje de Violet, la condesa viuda de Grantham, por un lado, mientras que siguen queriendo mostrar cómo la gran casa y sus ocupantes siguen avanzando a medida que lo hace el país. Así, la trama se divide en dos escenarios; una villa al sur de Francia que ha heredado Violet de un viejo admirador, con el misterio que se genera alrededor de semejante regalo, y el rodaje de una película dentro de la mansión, donde Lady Mary (Michelle Dockery) y el director de la película (Hugh Dancy) se las ven y se las desean para sacar adelante la producción. Ya sabéis, “el honor de Downton está en juego”.

Siempre me he encontrado con estas películas con la amarga sensación de estar viviendo una misma historia que debía siempre tener un final de cuento. Un “vivieron felices y comieron perdices” que únicamente puede tener como consecución que todo el mundo debe estar felizmente casado y con muchos hijos alrededor. Es posible que sea el final que la gente espera, pero en un reparto coral creo que es importante mostrar que hay muchos caminos y que la felicidad se encuentra recorriendo cualquiera de ellos.

Downton-Abbey-una-nueva-era-Generacion-Friki-Texto-1
Uno de los temas claves a lo largo de serie y película: adaptarse.

Esta amarga sensación de estar viendo fan service que únicamente sirve para terminar de juntar a personas que no estaban previamente emparejadas se ve aliviada en esta ocasión por un argumento con más consistencia que el anterior, que era una mera visita real a la casa. Downton Abbey 2 es más divertida, más relevante tanto histórica como cinematográficamente, y más emotiva que la anterior, siendo así que se aleja un poco de la pompa y boato que rodearon a la primera película y que también pudimos observar continuamente durante toda la serie.

Innegablemente, es una película hecha para fans, y a estas alturas de los que sean más fieles, pero como Julian Fellowes no se ha dedicado únicamente a atar los cabos sueltos (nunca mejor dicho) sino también a ofrecernos unas tramas de calidad secundadas por su habitual estupendo guion, es difícil enfadarse con él porque intente abarcar más de lo que puede con el tiempo de metraje resultante.

La presencia de nuevos personajes como Laura Haddock y Dominic West no sólo trae frescura a Downton Abbey: una nueva era, sino que hace hincapié en temas tan importantes como relevantes. No es la primera vez que la serie lo hace, ni muchísimo menos, pero cabría pensar que en una película no hay tanto tiempo para tratar temas morales o ideológicos sin que parezca una trama más de las tantas que incluye el film. Laura Haddock en su papel de la caprichosa actriz Myrna Dalgleish parece interpretar una trama sacada punto por punto de la película Cantando bajo la lluvia, pero es un personaje que no sólo está ahí para entender los apuros del cambio del cine mudo al sonoro, sino para involucrarse en el status quo de Downton Abbey, dado que no pertenece ni a los de arriba, ni a los de abajo. Por su parte, Dominic interpreta a Guy Dexter, el galán que encarna las virtudes de encanto, humildad, profesionalidad y buenos modales, una suerte de Cary Grant de origen inglés, equilibra la balanza, mientras oculta sus propios secretos.

Downton-Abbey-una-nueva-era-Generacion-Friki-Texto-2
Los actores son casi una nueva clase social.

A nivel técnico, Downton Abbey: una nueva era es todo lo estupendo que podamos imaginarnos… y un poquito más. Mientras visionaba la película pensaba en ese meta cine que se estaba realizando en la mansión y en lo particularmente complicado que habría resultado, dado que se trata de un edificio histórico con muchas restricciones en el rodaje. Sin embargo, salimos también de los muros de la casa para deleitarnos con paisajes del sur de Francia, en bellas fotografías y encuadres sacados de cuadros de estilo clasicista.

Downton Abbey: una nueva era es una película entrañable, con un equilibrio excelente entre emotividad y diversión. Un sorprendente homenaje al propio mundo del cine servido en continuas y pequeñas tazas de ese té inglés que, inexplicablemente, deja un sabor dulce en la boca. La sensación de que no estás viendo simple entretenimiento, ni fan service barato, ni que tienes que verte antes todas las temporadas de la serie (que deberíais) ni actuaciones mediocres ya que Hugh Bonneville, Rob James-Collier, Phyllis Logan, Lesley Nicol, y todos los demás siguen dando lo mejor de sí. Si los espectadores también lo hacemos, igual seguimos teniendo Downton Abbey para rato.

Downton Abbey: una nueva era

7.2

NOTA

7.2/10

Destaca en:

  • Las tramas están mejor justificadas.
  • El delicioso homenaje al cine.
  • Bella fotografía

Podría mejorar:

  • Demasiadas subtramas centradas en hablar de todos y en cerrar detalles.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

EL HONOR DEL SAMURÁI: ¿es el amor la muerte del deber?

El Honor del Samurái es una novela histórica ambientada en el final de la Era Edo. El choque de dos culturas, el honor y el amor se dan cita en la primera obra de Takashi Matsuoka.

BULLET TRAIN: Asesinatos en el Orient Express.

Bullet Train es una de las sorpresas del año, un entretenimiento de primer nivel alejado de las franquicias que da la talla en todos sus aspectos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.