Pagina principal > animación > MUSHOKU TENSEI (T1-T2): ¿Qué haríamos nosotros si nos dieran otra oportunidad?

MUSHOKU TENSEI (T1-T2): ¿Qué haríamos nosotros si nos dieran otra oportunidad?

Cuando llega la nueva temporada de animes la palabra isekai suele darme mucha pereza. Que alguien del presente, misteriosamente, viaje a otro mundo porque… patata y así poder justificar que él tenga conocimientos sobre ese nuevo mundo que los autóctonos no tienen… es ya casi un cliché. Es la forma que tiene el autor de hacer sobrevivir al protagonista en ese nuevo mundo, normalmente de fantasía. A primera vista, Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (Mushoku Tensei: Jobless Reencarnation, algo así como Reencarnación desde cero o Reencarnación sin empleo) parece destinado a engrosar las largas listas de isekais que dan pereza, pero a medida que avanza la historia te das cuenta de que Mushoku Tensei tiene mucho que aportar al género.

Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu comenzó como novela web (2012-2015), siguió como novela ligera (2014, 25 volúmenes y en publicación) y continuó como manga (2014, 16 volúmenes y en publicación). Sin embargo, hoy nos vamos a centrar en el anime dirigido por el director Manabu Okamoto y producido por Studio Blind, que comenzó su emisión en 2021, encontrándonos ahora esperando su tercera temporada. Las anteriores temporadas (12 y 13 capítulos) seguramente las podáis seguir viendo en Crunchyroll, Hulu, Funimation o Muse Asian Youtube Channel.

El primer detalle por el que es interesante su argumento es la forma en la que el protagonista se introduce en ese mundo de fantasía medieval. Un hikkikomori de 34 años es echado de casa por sus padres. Vagabundeando, reflexiona sobre su vida, arrepintiéndose de sus errores; de repente, ve cómo un camión está a punto de atropellar a tres estudiantes por lo que se lanza a salvarles, perdiendo así la vida. Al abrir los ojos descubre que se ha reencarnado en un bebé llamado Rudeus Greyrat y que pertenece a una familia donde el padre, Paul, es un experto espadachín y un playboy, y la madre, Zenith una curandera de renombre. Con todos sus recuerdos intactos, intentará aprovechar esta segunda oportunidad para vivir al máximo.

El segundo detalle interesante es que el anime no se limita a hacer crecer a Rudeus en ese nuevo mundo donde la magia existe y las espadachinas van ligeras de ropa, sino que continuamente lleva al protagonista a un limbo donde tiene charlas con Dios (el kami sama de turno), así como continuos flash-backs sobre su vida pasada que nos hacen entender mejor cómo llegó a ese estado de hikikikomori. No sólo una idea refrescante dentro del género, sino que justifica más su carácter de seinen al tratar temas de gran calado social y que reafirma la intención del anime por convencer al espectador de que lo importante aquí no es la meta, sino el camino a seguir.

Mushoku-Tensei-Generacion-Friki-Texto-1
Los protagonistas de la historia durante su infancia.

Quizás por ello Mushoku Tensei no tiene prisa en ir desgranando la historia, ofreciéndonos, sobre todo en la primera temporada, escenas casi bucólico pastoriles, y recreándose en las historias de todos los personajes, tanto en Paul y Zenith como en Lillia, la criada al servicio de la familia, de Sylphiette, la amiga de la infancia de Rudeus o de Roxy, la maestra de magia de Rudeus, entre otros personajes que irán apareciendo, creándose por momentos un reparto casi coral.

La casi ausencia de batallas o sus toques de slice of life están justificados por el tipo de isekai que es. Aquí no se desplaza su cuerpo, sino su alma, por lo que asistimos a las diferentes etapas del crecimiento de Rudeus, desde su nacimiento hasta, por ahora, la adolescencia. Su carácter de hikikikomori le hace interesarse mucho por el mundo que le rodea desde la comodidad de los libros, así que su proceso de descubrimiento de la magia se desarrolla también de forma natural. Esto, unido a su conocimiento sobre las personas (insisto, más desde el punto de vista de un filósofo asceta que desde un humano normal que ha aprendido a base de experiencias) le permite destacar como un niño-sabio.

La inteligencia de Mushoku Tensei es realizar todo este proceso a través de grandes dosis de humor que combina brillantemente con el dramatismo. Su sencillez no debe confundirse con lentitud ya que, a medida que avanza la historia, esta gana capas de profundidad. En ese sentido, notaréis mucho cambio de la primera a la segunda temporada, sucediendo la primera en un ámbito más local, y la segunda ampliando fronteras geográficas, con todo lo que ello supone.

Mushoku-Tensei-Generacion-Friki-Texto-2
Los protagonistas de la historia durante su adolescencia.

Los traumas del protagonista también van superándose a medida que avanza el anime, alejándolo de las historias comunes del género en las que lo que hay que vencer es a enemigos cada vez más fuertes. Sí que es cierto, y quizás es lo que menos me gustó, que hay demasiadas quests que alejan al protagonista de la historia principal en demasía. Es cierto que cuando lo importante es el camino cualquier cosa que haces es necesaria para hacerte crecer espiritual y mentalmente, pero creo sinceramente que abusan de la parte de mazmorreo.

Si a alguien hay que echarle la culpa de esto es a la excelente adaptación del manga que resulta el anime de Mushoku Tensei, aportando su grano de arena particular con una banda sonora excelente, obra de Yoshiaki Fujisawa, así como de una animación de calidad que aporta aún más gracias a su opening cambiante (las imágenes aportan, así que no os saltéis el opening). El resto de la gente (sí, ya sabéis, las redes sociales) ha criticado bastante la serie por incluir escenas ecchi no habituales. Me explicaré. Cuando Chicho Terremoto se pasaba el día robando bragas, metiendo la cabeza en faldas o colándose en vestuarios femeninos todo el mundo se partía de risa… porque era un niño. En el caso de Rudeus, que tiene un par de escenas desagradables en ese sentido, cuesta más justificarlo porque sabemos que la mente de un hombre de 34 años se encuentra dentro de ese cuerpo. Aunque también haya sido censurable para mí, entiendo que la evolución del protagonista también abarca evolucionar ese lado pervertido. Por mucho que posea el conocimiento teórico, sigue faltándole la sabiduría de la práctica, la sensibilidad de tratar con otros seres humanos y, en especial, con el género femenino destacado en la serie.

Mushoku Tensei está ahora en mi top de series de género isekai al lado del fantástico manga Thermae Romae o del anime Youjo Senki. Una historia de superación, no tanto de los miedos habituales de las series shonen, sino de conseguir la mejor versión de uno mismo, superar los traumas y aprender a disfrutar de la vida. Da igual que sea este mundo u otro, la vida siempre te dará palos, te enfrentará a problemas y hará que hagas sufrir y te dañen otras personas. Al final, la pregunta está clara: ¿Qué haríamos nosotros si nos dieran otra oportunidad?

Mushoku Tensei

8.5

NOTA

8.5/10

Destaca en:

  • Su original punto de partida.
  • Su tempo.
  • Animación, banda sonora, guion excelentes.
  • La superación de los problemas del protagonista.

Podría mejorar:

  • El confuso tratamiento del ecchi.
  • Demasiado tiempo dedicado a las quest..

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

CABALLERO LUNA: ¿veremos superhéroes en su serie de superhéroes?

Caballero Luna es un superhéroe de Marvel que es traído en formato serie con irregulares resultados. Su atractivo universo egipcio no consigue convencer por su mediocre guion.

JUEGO DE TRONOS T4 RETROSPECTIVA: Mi guardia ha terminado.

Comentamos la cuarta temporada de Juego de Tronos, el punto álgido de la serie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.