Pagina principal > animación > BEASTARS: cómo no sucumbir a los placeres de la carne.

BEASTARS: cómo no sucumbir a los placeres de la carne.

Aquí hay tres verdades. Que la animación es de lo poco que no defrauda en materia audiovisual, que Beastars es de lo mejor que salió el año pasado (2019) y que sí, es lo que podría haber sido Zootopia si Disney no fuera tan cobarde.

Pero esto es lo que tenemos, y bien podemos alegrarnos porque Beastars, otra adaptación de manga a anime (en este análisis hablaremos del anime) del que, aunque sólo llevamos una primera temporada (aunque el manga de Paru Itagaki lleve 17 tomos) ya podemos decir que el estudio japonés Orange con Shinichi Matsumi al frente ha hecho un excelente trabajo, que el diseño de personajes de Nao Ootsu es fantástico, que el CGI utilizado tiene nuestro Approved Total y sí, que toca tantos temas y de tanta relevancia que resulta imposible esperar a que salga la siguiente temporada para comentarlos, ya sea o no que continúe con esa tónica más adelante.

Y la historia de Beastars se ambienta en un mundo muy parecido al del ser humano del s.XXI, aunque con animales antropomórficos, en los que se intenta eliminar las barreras naturales que suelen dividir a herbívoros y carnívoros. No obstante, esta aparente calma que esconde una guerra fría se va al traste cuando en la Academia Cherryton es asesinada una alpaca llamada Tem, comenzando así una escalada de odio, xenofobia, violencia, racismo y relaciones prohibidas.

Personajes shakesperianos

La primera sensación que tienes es que, pese al marco estudiantil en el que se desarrolla la serie, Beastars coge la composición y elementos de la tragedia shakesperiana y los pone al servicio de la trama, los personajes y la evolución de la historia.

Así, tenemos personajes complejos, tanto ingenuos como sencillos, hasta llegar a los más atormentados y todos cayendo en los más clásicos pecados del hombre. Prueba de ello es la creación por parte del líder del instituto, un ciervo rojo de nombre Rouis, de una compañía de teatro donde sólo acepta a aquellos con pasados excepcionales o traumas dolorosos.

Beastars-Generacion-Friki-Texto-1
Dulzura y tensión a partes iguales.

Es en esta compañía de teatro donde nuestro protagonista, un enorme lobo gris llamado Legoshi, trabaja entre bastidores, intentando compaginar una vida estudiantil tranquila y sosegada con su verdadera naturaleza de carnívoro de violentos instintos. Estos se ponen a prueba cuando se hace amigo de Haru, una coneja enana blanca, y sus sentimientos se vuelven complejos e insostenibles.

Y no es casualidad la elección de cada animal y su correspondencia tanto dentro del imaginario colectivo como en la vida real. Las características que atribuimos a lobos, conejos, ciervos, leones… se hacen presentes en Beastars tanto para que los espectadores podamos ver nuestro espíritu animal reflejado, como para que el arquetipo creado sirva de vehículo conductor de la historia.

El tema principal de la serie: el conocimiento de uno mismo.

Todos los personajes de Beastars, de una u otra forma, sufren miedos e inseguridades. La serie propicia los diálogos internos en los que salen a flote sus pensamientos, acompañados de una animación oscura, seria y a veces más propia de un thriller, dado que, pese a su carácter de drama estudiantil, evita la hipérbole visual y el kawaiismo. Y esto es muy importante porque Beastars intenta hablar al espectador en busca de una empatía fundamental para entender a sus personajes, y en especial a Legoshi: el conocimiento de uno mismo.

Beastars-Generacion-Friki-Texto-2
Una imagen sobre el acoso vale más que mil palabras.

Legoshi es cada uno de nosotros cuando sufrimos, cuando ahogamos a nuestro verdadero yo, cuando deseamos librarnos de condicionamientos, cuando la sociedad dice una cosa y tu corazón grita otra, cuando tus emociones son nocivas, pero pueden más que tu raciocinio…Es el grito quedo de quien tiene miedo a lo que es y a lo que podría ser.

Y aunque es cierto que muchas de estas frenéticas pasiones, estos quebraderos de cabeza y tantas indecisiones están facilitadas por la etapa de la vida escogida para la serie, la más compleja a nivel emocional, que es la adolescencia, todos estos sentimientos están en realidad en todas las fases de nuestra vida, creando un crisol de culturas propiciado por estos animales tan parecidos entre sí por su inteligencia y antropomorfismo, y tan separados por sus diferencias genéticas. ¿Una crítica social a nuestro propio mundo? Muy posiblemente, y no es la única de las críticas que veremos en Beastars.

Crítica social

Porque si de algo está llena Beastars es de metáforas, crítica social y alegorías. Terminas esta primera temporada con la sensación de que no ha dejado tema importante por tocar y que están allí sólo si el espectador quiere tomarse la molestia de ver sus segundas lecturas. Porque las hay que están muy claras, pero hay otras que requieren de algo más de tiempo.

Beastars-Generacion-Friki-Texto-3
Lucha por el liderazgo.

Antes comentaba el parecido de los personajes de Beastars con los arquetipos de Shakespeare; personajes creados para ser reflejo de los clásicos pecados del hombre. Tanto es así que podríamos ver esta serie como una fábula en la que los seres humanos se convierten en animales, adoptando cada especie las características de carnívoros y herbívoros, impregnando la sociedad con su esencia, siendo un reflejo de lo que en nuestra realidad acontece, en un bucle no exento de ironía dado que los animales al final se convierten en lo que son, animales, mientras que, ¿qué excusa tiene el ser humano para comportarse como un animal?

Legoshi, con su famosa continencia, sus remordimientos y su saber estar, da una lección a toda esa generación de adolescentes que el hombre del s.XXI tiene que padecer, sobre las consecuencias de sus actos, a la vez que les enseña a asumir sus responsabilidades en el camino a ser adultos.

En esa época de cambios, confusión, convulsas pasiones y de sentir los primeros amores es habitual que los chavales en la edad del pavo dejen aparcadas las múltiples enseñanzas que se encuentran a su disposición. No obstante, Beastars está ahí para enseñarnos que el miedo (al conocimiento, a la aceptación del yo, a luchar por lo que es justo…) es otra herramienta a tener en cuenta, que el miedo también es una oportunidad de mejora y que ellos pueden ser los que representen el cambio que la sociedad necesita.

Romeo-Legoshi y Julieta-Haru

El drama romántico está servido, separados por razas, él un lobo y ella una coneja, por tendencias alimenticias, él carnívoro, ella herbívora, por instintos, él atacar, ella huir… en una sociedad que aparentemente les apoya, pero que en realidad les juzga y no les entiende. Beastars es también, con esta relación amorosa, un canto a la igualdad y al respeto entre razas, pero también un lanzamiento de guante con una pregunta, ¿puede la sociedad corregir nuestro comportamiento egoísta a través de la convivencia, tal y como postulaba Thomas Hobbes?

Beastars-Generacion-Friki-Texto-4
Una iluminación teatral constante.

Y así, Beastars no crea un simple club de teatro, como podría haber hecho uno de tenis o de judo, sino que es a través de una de las formas más antiguas y eficaces del arte donde hace uso de la metáfora por excelencia. Si Paru Itagaki con su manga intentaba hacernos llegar los sentimientos que la metaficción puede aportar, es en el anime donde la catarsis llega a su esplendor. El metateatro, el papel que cada persona/animal tiene en esta obra llamada mundo, el Show Must Go On que se vive continuamente cuando los intereses económicos y políticos entran en juego (porque la serie no se corta al tocar todos los palos), el pánico escénico a mostrarte a la sociedad…el teatro y todo su significado a lo largo de la Historia es una constante en Beastars y es perfectamente plasmado en esta adaptación a anime donde cada escena es teatralizada a través de la iluminación, la música, la composición de las escenas, para dar énfasis a la gravedad de la historia que se está contando.

Una historia de amor, una tragedia, un anime que es una obra de teatro en la que las teorías de filósofo Hobbes, del dramaturgo Plauto y del pensador Séneca se entremezclan para cuestionar la animalidad del hombre, o la humanidad de las bestias. ¿Es el hombre un lobo para el hombre? ¿Es el hombre algo sagrado para el hombre? ¿Puede ser mejor el hombre de lo que es? ¿No serán las bestias mejores humanos que los propios hombres?

Beastars

8.9

NOTA GLOBAL

8.9/10

Destaca en:

  • Está claro que las grandes esencias se guardan en tarros pequeños.
  • Buena dirección y guion consistente.
  • Lo bien trabajados que están los personajes principales.
  • El uso de la teatralización como recurso narrativo.
  • La animación CGI no resulta exagerada ni forzada, sino todo lo contrario.

Podría mejorar:

  • Aunque seguramente la segunda temporada tenga mucho que aportar, esta primera temporada podría haberse cerrado tal y como estaba.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

GENSHIN IMPACT: Breath of the waifu

Genshin Impact es un gran juego por el que podemos pasar sin gastar nada y que nos brindará un enorme puñado de horas de calidad. Su ambicioso calendario de actualizaciones nos promete muchísimo más contenido de cara a futuro y las perspectivas no podrían ser mejores.

THE BOYS (T2): violencia y gore al servicio de la trama.

El caso es que toda la ola de violencia y humor negro de la que estaba impregnada la primera temporada de The Boys continúa y aumenta en esta segunda temporada, pero sin empañar el verdadero objetivo de la serie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.