Pagina principal > Series > WESTWORLD, temporada 2: hay belleza en lo que somos

WESTWORLD, temporada 2: hay belleza en lo que somos

Cuando la primera temporada de Westworld aterrizó en HBO a finales de 2016 quedó más que claro que la Cadena tenía algo muy gordo entre manos y que, con Juego de tronos aproximándose a su cada vez más cercana conclusión, la empresa necesitaba encontrar una nueva gallina de los huevos de oro que ocupase el vacío que sin duda dejará el cierre del magnum opus de George R.R. Martín.

A día de hoy ya tenemos claro que Westworld no puede (ni quiere) ocupar el lugar de Canción de hielo y fuego, como sí que nos planteamos con la primera temporada. Al fin y al cabo, es muy complicado que el “discreto” número de fans de los vaqueros robóticos se aproxime siquiera al mastodóntico fenómeno de masas que es JDT, pero lo que sí me preocupaba, y lo sí que me parece relevante preguntarnos es cómo de lejos puede llegar una serie que se apoyó (en parte) en las muchas sorpresas que encerraba su narrativa y en el estupendísimo trabajo de ambientación a la hora de recrear el parque y sus “anfitriones”.

Antes de continuar, es necesario aclarar que, si bien este artículo no contendrá spoilers de la segunda temporada de Westworld, será inevitable hablar de la misma sin revelar puntos de la trama cruciales para la primera temporada, por lo que si aún no la habéis visto…¡corred y hacedlo antes de leer este análisis!

Westworld-T2-Generacion-Friki-Texto-1
Dolores pasa de ser la inocente hija del granjero a ponerse a pegar tiros en plan Terminator.

Dicho esto, y entrando ya de lleno en la materia que nos ocupa, hay que decir que, a pesar de alguna que otra metedura de pata, Westworld sigue siendo Westworld, y que si bien (y como era de esperar) se ha perdido en parte el encanto de ir descubriendo poco a poco cómo funcionaba el parque y sus habitantes, la serie sabe compensarlo haciendo lo que mejor sabe: planteando una intrincada narrativa por capas donde nada es lo que parece y no mostrando todas sus cartas hasta un final que, ya os advierto, es una auténtica ida de pinza.

Pero mejor vayamos por partes; la segunda temporada de Westworld arranca con un Bernard amnésico, una Dolores sedienta de sangre y un parque sumido en el caos más absoluto tras la “rebelión de las máquinas” iniciada con la muerte de Ford, un escenario de lo más atractivo y que si distancia enormemente de la atracción turística que se nos presentaba en la primera temporada.

Este cambio de tercio supone una de las bases sobre las que se asienta la segunda temporada, que se centrará en contarnos el declive del parque y el destino que sufrirán huéspedes y anfitriones cuando todo termine.

Westworld-T2-Generacion-Friki-Texto-2
Ya sabíamos que existían otros parques aparte de Westworld y por fin podremos echarles un vistazo en esta temporada.

Es, como ya he dicho, una premisa interesante, pero que no consigue despegar del todo en sus primeros compases, introduciendo la temporada con un comienzo excesivamente obtuso y algo confuso que, con un Bernard casi catatónico (y muy exasperante) como protagonista, se las apaña para resultar en un arranque de lo menos atractivo y que puede incluso llegar a desmotivar a los espectadores más impacientes.

Por suerte la trama no tarda en remontar el vuelo y recuperar el interés del espectador, presentando una nueva tanda de enigmas y misterios que desarrollar a lo largo de la nueva temporada y que, como en la anterior, están muy bien planteados y revelan la cantidad justa de información para que el espectador pueda ir uniendo las piezas del puzle poco a poco, pero sin llegar a tener una visión del panorama completo.

Y es que de nuevo los guionistas hacen de las suyas, jugando no solo con lo que sabemos, sino con lo que creemos saber,  y volviendo a contar la historia de manera no lineal, mezclando pasado, presente y futuro en una única narrativa que, si bien acaba siendo uno de los puntos fuertes de la obra, también puede resultar todo un quebradero de cabeza para los más despistados.

Pasado, presente y futuro se mezclan en la 2ª temporada de #Westworld en un auténtico ejercicio de concentración para los espectadores. Clic para tuitear

Otro punto a destacar son los personajes y su desarrollo (así como las interpretaciones), que en esta temporada sufren cambios significativos y que presentan una evolución tan creíble como bien construida. En este aspecto podemos destacar tanto a Dolores (Eval Rachel Wood) como a William (Ed Harris) que se comen la pantalla cada vez que aparecen y cuyos arcos argumentales son los más interesantes de la temporada. Quizás el peor parado en este sentido es Bernard (Jeffrey Wright) que pierde gran parte de su personalidad y pasa la mayor parte del tiempo con cara de no enterarse de nada. Solo gracias a cierta sorpresa (no os voy a decir más) consigue que nos interesemos mínimamente por su descafeinada historia que, por suerte, y como pasa con todo lo demás en esta temporada, encaja mucho mejor en la trama después de haber visto el final.

Final del que, como es lógico, no voy a revelar nada, pero del que sí puedo decir que es una auténtica montaña rusa emocional llena de sorpresas y que, sin duda, aporta mucha cohesión a la temporada y ayuda a dar sentido a esos primeros capítulos algo reguleros que, vistos en perspectiva, tienen mucho más sentido cuando conocemos el desenlace de esta segunda temporada.

Westworld-T2-Generacion-Friki-Texto-3
El “hombre de negro” sigue jugando un rol vital en este segunda temporada (y sí, sigue igual de molón).

Así mismo, el componente filosófico de la serie sigue igual de presente, esta vez de forma algo menos explícita pero igual de relevante para la trama y la dirección de la obra,que se atreve a llevar sus preguntas un paso más allá para hacernos reflexionar sobre nuestra supuesta naturaleza, el libre albedrío y los anhelos de la humanidad. ¿Somos realmente entidades capaces de elegir nuestro destino? ¿O acaso no somos más que, como los anfitriones del parque, personajes atrapados en una narrativa?

Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, los valores de producción de Westworld están por las nubes, contando con una cinematografía que sólo se puede definir como sublime y permitiéndose incluso hacer cosas la mar de originales con los “previously” antes de empezar cada capítulo.

Así, Westworld vuelve a nuestras pantallas con una segunda temporada que no es lo que parece y a la que hay que darle tiempo para poder entender del todo la dirección que quiere tomar la trama. Un regreso lleno de novedades y sorpresas que, si bien no es perfecto, sí cumple y se mantiene a la altura de lo que los fans esperábamos ¿será capaz de hacerlo de nuevo la próxima vez?

Westworld

Westworld
7.9

NOTA

7.9 /10

Destaca en:

  • La trama tarda en despegar, pero cuando lo hace...
  • Los personajes, sobre todo Dolores y William
  • La dimensión filosófica de la serie sigue igual de relevante y bien planteada.
  • El final.

Podría mejorar:

  • Los santos temporales de la trama pueden llegar a resultar excesivamente confusos.
  • Bernard resulta muy cargante durante los primeros episodios de la temporada.

About Mr. Thanos

Mr. Thanos nació con un sable láser en una mano y el guantelete del infinito en la otra, adora el cine, los libros, comics , videojuegos, mangas y animes, si son gore mejor. Es recomendable no darle de comer a partir de las 12

También te puede interesar:

FIREFLY: la serie que nos enseñó a amar a los vaqueros espaciales

Firefly no revolucionó nuestro mundo, no creó conceptos ni cambió nuestra forma de entender las space operas o el western y, sin embargo, desde el momento de su emisión ha tenido millones de fans debido a la conjunción de varios elementos muy bien llevados.

DARLING IN THE FRANXX: cuando esperas lo mejor, un notable no es suficiente.

Darling in the Franxx resulta un anime destacable y muy recomendable, pues si algo sabe hacer bien Trigger es crear historias y personajes; sin embargo, no es de ninguna forma una serie redonda y tiene muchos problemas que le restan calidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.