Pagina principal > Cine > AQUAMAN: cuando DC se convirtió en Marvel

AQUAMAN: cuando DC se convirtió en Marvel

Más de 5 años lleva ya DC buscando su lugar en el mundo cinematográfico. Desde que Christopher Nolan abandonara definitivamente al caballero oscuro se han sucedido varias películas de diferentes héroes de la casa con más o menos acierto, pero que, en resumidas cuentas, no han acabado de calar en el público como lo han hecho las cintas de Marvel. Esto puede deberse al carácter más oscuro con el que han venido impregnadas las producciones de DC (cosa en la que no estoy del todo de acuerdo) o más bien el dudosísimo trabajo de guion y dirección al que han sido sometidas sus producciones, en especial Batman V Superman y (sobre todo) Escuadrón Suicida. Películas que a priori se presentaban como un disparo difícil de fallar pero que un conjunto de malas decisiones dieron al traste con las dos producciones, salvando de la quema solamente a Superman Man of Steel, Wonder Woman y a la inesperada Aquaman.

El señor de los mares, el mejor superhéroe de DC

Resulta cuanto menos anecdótico que tenga que ser Aquaman; objeto de mofa durante años en diversos medios por ser un superhéroe con poderes digamos, poco prácticos fuera de su entorno, el que haya tenido que venir a salvarle el culo a DC y su enorme proyecto cinematográfico de superhéroes, pues la cinta del señor de los mares es, desde ya, la más exitosa y taquillera de cuantas ha producido el sello de Superman.

Tiburones con armas láser, ¡esto empieza bien!

Es posible que el hecho de que DC haya abandonado definitivamente el estilo oscuro y dramático en sus producciones para abrazar sin ningún tipo de pudor el mismo formato alegre, desenfadado, ligeramente bucólico, chistoso y apto para todos los públicos (hasta la arcada) de Disney y Marvel haya sido el detonante para que el público haya terminado de dar ese abrazo con fuerza a unos personajes que ya iban necesitando un poco de amor. Sea como fuere, DC por fin ha encontrado su estilo: el mismo que el de Marvel. Y es que la innovación está sobrevalorada en el mundo de los negocios: si algo tiene éxito, cópialo.

Centrándonos un poco más en el filme, a grandes rasgos y evitando entrar en spoilers Aquaman es una historia de “origen” casi de manual: El joven Arthur, acostumbrado a vivir como un humano (uno muy cachas y súper fuerte) se dedica a no hacer mucho y salvar de vez en cuando a algún pescador o submarino nuclear en apuros y vivir del (imagino que humilde) sueldo de farero de su padre. Arthur reniega de sus orígenes como Atlante ya que estos mataron a su madre, y no es hasta que una inminente guerra entre la Atlántida y la humanidad está en ciernes que no decide ponerse manos a la obra para reclamar el lugar que le pertenece en el reino de los mares arrebatándole el trono a su hermano y así convertirse en lo que siempre debió ser: el rey león de los océanos.

La historia de origen de Aquaman no se va a llevar ningún premio a la originalidad, pero al menos a este no le picó una araña radiactiva ni viene de un planeta en el que la vida ha evolucionado de una manera tan similar a la nuestra que su especie dominante es exactamente igual a la humana con la salvedad de que adquieren súper poderes con el Sol.

Vistos los sacrificios que se llegan a hacer adaptando cómic al cine, ya podrían haber hecho algo con la cabeza de éste tío…

Lo que vengo a decir es que Aquaman es una cinta de superhéroes de manual, pues esta vez DC ha decidido no correr ningún tipo de riesgo y mantenerse en la zona de confort creando una cinta de origen que no se sale en ningún momento de los cánones marcados por sus predecesores más exitosos. Así, tenemos a un megalómano maloso que quiere unificar todas las razas marinas, invadir la Tierra y (inserte aquí risa malvada) dominar el mundo. También tenemos a la bella dama en apuros que, aunque ahora con los tiempos que corren su papel de “damisela salvable y luego casadera” se ha maquillado con una buena capa de proactividad, al final del día Hollywood se quita su careta de modernete y lo que nos queda es la mujer premio de toda la vida. También tenemos dos o tres batallas colosales, enormes, espectaculares y 100% CGI, un buen puñado de “one liners”, chascarrillos y un malo intermedio que parece directamente sacado de un capítulo de relleno de cualquier serie Sentai, como los Power Rangers.

Y, sin embargo, Aquaman es un entretenimiento infalible

No, no va a pasar a los anales de la historia, (bueno, quizá sí para los inversores de DC) pero lo que no se puede negar es que al final del día Aquaman resulta una cinta muy entretenida, una historia que se cuenta en las proporciones necesarias, con un ritmo rápido en el que el drama, la acción y la comedia se mezclan de manera correcta consiguiendo mantenernos en todo momento interesados por un Jason Momoa al que le sienta el papel de señor de los mares como anillo al dedo. Y, aunque nadie destaque especialmente en sus papeles, también tenemos a Amber Heard como Mera, Willen Dafoe (Nidius Vulko), Nicole Kidman (Atlanna) y a Patrick Wilson (príncipe Orm Marius).

La bella, fuerte, independiente, pero inevitablemente en apuros, Mera la damisela.

Al final de sus 120 minutos y sus dos escenas post créditos (eso también te lo han copiado, Marvel) Aquaman resulta un entretenimiento tan predecible como satisfactorio, una cinta muy recomendable para todos aquellos que disfruten de las películas de acción o de superhéroes, o para todos aquellos que simplemente quieran ir al cine en búsqueda de pasar un buen rato sin demasiadas pretensiones; esperemos que para todos los demás sea también suficiente, pues DC ha encontrado su camino y dudo que se vaya a salir de él nunca más.

Aquaman

Aquaman
6.8

NOTA GLOBAL

6.8 /10

Destaca en:

  • Efectos especiales sobresalientes
  • Divertida en todo momento
  • Grandes escenas de acción

Podría mejorar:

  • Parece que no exista otra manera de hacer cine de superhéroes que la fórmula Marvel
  • Un tópico con patas

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

¡SHAZAM!: un superhéroe para todos los públicos

¡Shazam! ha resultado una película divertida y para todos los públicos, pero en sus virtudes también están sus mayores errores: es poco ambiciosa y presenta una versión edulcorada y adulterada del superhéroe de DC. ¿Puedes más sus pros o sus contras?

SEKIRO: SHADOWS DIE TWICE: ¿algo más que un Dark Souls en Japón?

Sekiro: Shadows die Twice es terreno conocido, pero a la vez completamente nuevo. Toda una experiencia de combate tan difícil como exigente, pero a la vez tremendamente justa y satisfactoria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.