Pagina principal > Juegos > SHENMUE: la historia de un fracaso

SHENMUE: la historia de un fracaso

Shenmue-PORTADA

En el mundo de los videojuegos hay algunas historias que, por unos motivos u otros nunca terminaron de ser contadas, sin duda una de las más populares es la de Shenmue; aquel caballo de batalla que estaba destinado a encumbrar Sega y su Dreamcast y que por desgracia supuso más una losa para la compañía y su consola que un triunfo.

Pero para entender la historia completa tenemos que viajar hasta el pasado, a 1993 concretamente, cuando Yu Suzuki se encontraba en China recopilando documentación y material gráfico para su nuevo desarrollo: Virtua Fighter. En ese momento a Yu le empezó a rondar por la cabeza la posibilidad de hacer, por primera vez, un juego con una línea argumental e ideas innovadoras, enfocado exclusivamente a consolas, ya que toda su vida se había centrado en los juegos arcade. Recordemos que Yu Suzuki es el creador de obras imprescindibles de la historia del videojuego como Out Run, Afterburner, Virtua Fighter, Virtua Cop y unos cuantos más, así que cuando volvió a Japón comenzó a trabajar con su nueva idea paralelamente a otros proyectos, gestándola, dándole forma y finalmente presentándola ante la cúpula de Sega. No es de extrañar que siendo Yu Suzuki uno de los mayores gurús de la industria Sega le diese carta blanca para empezar a trabajar en ese proyecto suyo, bautizado de momento como Virtua Fighter RPG.

Así empezaron los días felices; Yu se dedicaba a darle a Sega más dinero del que podía contar llevando Virtua Fighter a lo más alto de los salones recreativos de Japón (donde esta saga gozaba de mucha más fama que su rival, Tekken) y en sus ratos libres empezaba a trabajar en la ingeniería de su Virtua Fighter RPG.

Un ambicioso proyecto…

En un principio Yu planeaba lanzar el juego en Megadrive, pero esta idea fue desechada rápidamente al ver que el 32x no estaba teniendo el éxito esperado y que el chip VR se quedaba demasiado corto para la enorme ambición del proyecto, que fue trasladado a la nueva Sega Saturn en la qué empezó a hacer las primeras pruebas de diseño y concepto.

La ambición de Yu Suzuki con su recién re-bautizado Project Berkley no tenía límites, y en 1997 tenía sobre la mesa el prototipo con mejor calidad gráfica que se había visto hasta ese momento en una consola, tanto es así que el juego hacía uso del cartucho de expansión de RAM que se lanzó para Sega Saturn para apoyar algunos juegos 2D de Capcom y otras rarezas.

En el vídeo que tenéis a continuación podéis ver metraje de la versión beta corriendo en una Sega Saturn, mostrando caras complejas, animaciones y expresiones faciales que van mucho más allá de los manchones de pixeles de Metal Gear Solid, el referente gráfico de la época, además de escenarios llenos de detalle, texturas y modelos poligonales tremendamente detallados para la época. Si Project Berkley hubiese llegado a lanzarse para Sega Saturn, muchas bocas que en aquella época ponían en tela de juicio la potencia de la máquina de Sega se habrían cerrado… o abierto hasta los topes.

Desgraciadamente Sega Saturn nunca gozó de buena salud fuera del territorio nipón, y el proyecto tenía pinta de que aún tardaría un par de años más en estar completado, así que una vez más Sega y Yu Suzuki decidieron trasladar el desarrollo, que ya estaba empezando a resultar demasiado caro, a la nueva Dreamcast, que se lanzaría en 1999 en todo el mundo.

Lo cambiamos…pero hasta en el título

El salto a la nueva plataforma supuso muchísimas mejoras gráficas y jugables para el finalmente llamado Shenmue; Dreamcast era la primera máquina claramente superior a la placa MODEL 2 de Sega, con la que Yu Suzuki estaba acostumbrado a trabajar, lo que permitió que en el juego se pudiesen añadir una gran cantidad de elementos nuevos que, por otra parte. prolongaron su lanzamiento hasta finales del 99 en Japón y finales del 2000 en el resto del mundo y dividieron el juego en dos partes que inicialmente iban a ser una sola. Shenmue 1 y 2 comprendían un total de 5 capítulos de un total de 11 que componían la historia completa, que fue pensada para hacerse en 4 o 5 juegos que llegarían a lo largo de la vida de Dreamcast y de su nonata sucesora.

Geniales críticas, ventas pésimas

Cuando finalmente el juego fue lanzado consiguió unas más que excelentes críticas de prensa y público, que por desgracia no fueron acompañadas por las ventas. En el desarrollo de Shenmue 1 y 2 Sega gastó más de 70 millones de dólares, lo que lo convirtieron inmediatamente en el videojuego más caro de la historia; tan caro que hubiera sido necesario que cada poseedor de una Dreamcast en el mundo comprara dos copias de Shenmue para que se pudiese llegar a recuperar la inversión que supuso toda la travesía del mismo.

Shenmue-1
Versión de Sega Saturn
VS version Dreamcast

Yu Suzuki también invirtió en el juego gran parte de su patrimonio personal, todo su tiempo y su esfuerzo, lo que le acarreó problemas de salud de diferente gravedad y como consecuencia el alejamiento de la industria de manera gradual, hasta el punto de permanecer varios años directamente en el anonimato.

El golpe económico y los recursos logísticos gastados en Shemue, que bien podría haber servido para hacer una decena de juegos en el mismo tiempo, sumado a otros tantos factores. supusieron un clavo mas en el ataúd de Sega y Dreamcast, que ya se encontraban heridas de muerte por culpa de la piratería y la durísima competencia. Sega intentó salvar los muebles con una conversión de Shenmue 2 a la nueva Xbox de Microsoft, que también fue recibida con unas ventas bastante mediocres.

Shenmue-2

Después de todo esto, Sega decidió meter a la franquicia Shenmue en lo más profundo de un cajón y tirar la llave al mar; el nombre de Shenmue durante los últimos 13 años sólo ha salido a colación en un par de proyectos concretos y de poca envergadura, promovidos principalmente por Yu Suzuki, quien no ha parado de luchar por la franquicia hasta el día de hoy.

El poder de los fans

Y ahora, más de diez años después, la insistencia de los fans y el aplomo de Yu Suzuki por fin han conseguido, no sin bastantes barreras y polémica de por medio, el apoyo económico y logístico para llevar a cabo la tercera parte de Shenmue, prevista para PC y Playstation 4, inicialmente.

A lo largo de 16 años Yu Suzuki y Shenmue han compuesto esta triste sinfonía de éxitos artísticos y fracasos económicos. Shemue fue una saga que se adelantó a su tiempo, siendo incomprendida por los usuarios y maltratada por las distribuidoras, un pez demasiado grande para un estanque muy pequeño. Ha llovido mucho desde entonces, esperemos que los jugadores de hoy sepan apreciar lo que despreciaron hace más de una década y que al final toda esta historia acabe con un final feliz; Yu Suzuki y los Segueros se lo merecen.

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

COMO HACER UN JUEGO INDIE Y NO MORIR EN EL INTENTO: entrevistamos a los creadores de Super Conquerors

Entrevistamos a Gabriel Cordeiro Calderón, desarrollador de Super Conquerors, un juego indie que en breve se publicará en Steam

INJUSTICE 2: ¿el nuevo rey de los juegos de lucha?

Injustice 2 supone todo un referente dentro de su género gracias a la inclusión de componentes RPG, un excelente modo historia y la estupenda recreación y balanceo de los personajes de DC comics en los que se basa...pero también hay algunas cosas malas, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *