Pagina principal > Juegos > NO MAN’S SKY: cómo redimir lo irredimible

NO MAN’S SKY: cómo redimir lo irredimible

Ha pasado ya más de un año desde que Hello Games lanzó el curioso experimento que es No Man’s Sky, un juego de nicho dirigido a los amantes de la ciencia ficción y el espacio y cuyo estreno supuso uno de los mayores circos mediáticos de los últimos años.

Echando la vista atrás la fórmula para el desastre está más que clara, y es evidente que la presión ejercida por Sony, así como por la propia comunidad, jugaron un papel importante a la hora de propiciar la debacle de un título que habría funcionado mucho mejor como un lanzamiento en early access, pero que acabó recibiendo un nivel de atención propio de una superproducción en toda regla.

Aun así, y a pesar de que las críticas recibidas por Hello Games no fueron precisamente amables, parece que los miembros del pequeño equipo inglés no quisieron rendirse con su creación y, a día de hoy, con el primer aniversario de su lanzamiento recién cumplido, No Man’s Sky ha recibido ya nada menos que tres actualizaciones gratuitas llenas de contenido que pretenden, de una manera u otra, transformar aquel curioso monstruo de Frankenstein que fue el juego en su lanzamiento en un título hecho y derecho, con mayores posibilidades jugables y, en definitiva, en un juego mucho más accesible y atractivo que su versión original; ¿lo habrán conseguido?

¿Qué era lo que llamó la atención?

Para los que no lo sepáis, la premisa del juego es realmente simple: nosotros encarnamos a un aventurero de nombre y aspecto desconocido que, por alguna razón, se encuentra varado en un planeta desconocido. Nuestra primera misión sera explorar nuestros alrededores recogiendo materiales y evitando peligros para poder reparar cuanto antes nuestra nave espacial, pudiendo abandonar así nuestro planeta inicial y dando comienzo a un largo viaje que nos llevará de punta a punta del cosmos. Y todo ello aderezado con música electrónica tremendamente envolvente y con una estética colorida e imposible que parecía sacada de la portada de un libro de ciencia ficción, creando un mundo tan pintoresco como único en el que sumergirse era todo un placer para los sentidos.

Originalmente, la gracia estaba en la interesantísima tecnología de generación procedural que daba vida al juego, capaz de generar la absurda cantidad de 18 quintillones de mundos totalmente explorables y que también se encargaba de crear las armas, naves, plantas, animales y hasta la música que suena durante nuestra partida.

Por supuesto, esto sobre el papel sonaba muy bien: un juego prácticamente infinito donde los entornos no eran construidos “a mano” por los programadores, sino por un complejo algoritmo matemático capaz de producir contenido infinito sin descanso. Sin embargo, y a pesar de que las horas iniciales suponían una auténtica experiencia de descubrimiento y asombro constantes, una vez descubríamos todas las mecánicas que No Man’s Sky tenía por ofrecer, la experiencia perdía el interés de forma casi inmediata para la gran mayoría de usuarios que exploraban su colorida visión del cosmos.

Los portales nos permiten introducir coordenadas y desplazarnos a cualquier parte del universo como si de un Stargarte se tratara.

No es que el título fuese un desastre, pero se trataba de una obra cuyo mayor defecto era la falta de profundidad en sus mecánicas y que perdía su encanto cuando el jugador entendía como funcionaba el algoritmo que generaba el universo del juego ya que, al fin y al cabo, los humanos somos muy buenos reconociendo patrones y solo era cuestión de tiempo antes de que, a pesar de que contar con más planetas que granos de arena hay en la Tierra, los jugadores viesen todo lo que el juego tenía que ofrecer.

Por supuesto, siempre quedaron los que disfrutaban del título de todas formas; como ya he dicho, se trata de un juego de nicho y el público al que iba dirigido encontró su propuesta mucho más llamativa y absorbente que el público general, pero en este caso se trata de una minoría y el hecho de que el juego necesitaba más contenido era algo más o menos consensuado por toda la comunidad.

Ha cambiado todo y nada a la vez

Sin embargo la cosa ha cambiado radicalmente desde su lanzamiento, y tras tres actualizaciones dedicadas a expandir la experiencia jugable de forma considerable podemos decir que No Man’s Sky ha conseguido redimirse (o al menos de forma parcial) de aquel desastroso lanzamiento, pero ¿qué es lo que ha cambiado en el infame juego de Hello Games?

Pues se podría decir que ha cambiado todo, pero a la vez nada. Hello Games se ha centrado en escuchar a la comunidad y en intentar pulir su juego al máximo, añadiendo mecánicas y nuevas opciones de forma muy acertada y generosa, pero lo ha hecho sin renunciar al espíritu original del título y manteniendo su premisa inicial: la de encontrarnos perdidos y alienados en un universo extraño e infinito.

A la hora de fijarnos en los nuevos cambios y características incluidos en el juego podemos hablar de dos vertientes principales:

Por un lado, los desarrolladores se han centrado en pulir y mejorar todo el contenido ya existente en el título, ampliando y modificando los parámetros de la generación procedural de planetas para conseguir mundos más variados y atractivos, con un mayor número de biomas y un terreno más creíble e interesante, haciendo de la exploración una experiencia mucho más divertida y significativa.

Además, se han mejorado las mecánicas de vuelo, añadiendo nuevas armas y mejoras para nuestra nave, así como un sistema de clases que añade profundidad y nos permite buscar el vehículo más apropiado para nuestro estilo de juego pudiendo centrarnos en nuestra potencia de ataque, en nuestros escudos o en la posibilidad de realizar saltos de curvatura de mayor distancia, pudiendo explorar regiones del espacio que de otra forma serían inaccesibles.

La historia ha sido mejorada de forma drástica, añadiendo incluso una misteriosa cuarta raza alienígena con un gran peso narrativo.

Por otra parte, se ha añadido una cantidad casi abrumadora de contenido que no estaba presente en el título inicial y que se encarga de solucionar el problema inicial del juego: la escasez de opciones jugables. Ahora no sólo podemos dedicarnos a explorar el espacio en un viaje sin fin, sino que podemos reclamar un planeta como nuestro y construir una base en el mismo, teniendo que reclutar a varios especialistas que, mediante misiones de todo tipo, se dedicarán a ampliar nuestro hogar, otorgándonos todo tipo de items y mejoras que van desde nuevos tipos de elementos decorativos hasta bandejas hidropónicas para crear nuestros propios cultivos o un todoterreno muy versátil y capaz, que nos permitirá explorar planetas de forma rápida y realmente divertida.

Por supuesto, la cosa no acaba ahí y a todo lo anterior hay que sumarle cosas como una historia mejorada y expandida, la posibilidad de poseer una fragata espacial en la que podemos almacenar varias naves, un sistema de comercio completamente rediseñado, la posibilidad de negociar con piratas antes de que nos ataquen para, por ejemplo, intentar sobornarles o llamar a las autoridades, una interfaz más limpia y elegante y un sistema de misiones (también procedurales) que nos permite aceptar encargos a cambio de recompensas o mejoras en nuestro nivel de entendimiento con las tres facciones que pueblan la galaxia.

¿Merece una segunda oportunidad?

Todo ello contribuye a que el universo parezca mucho más grande y vivo y que las sensaciones que nos transmite el título sean las de un juego mucho más refinado y balanceado, haciendo que ya no sintamos que nos encontramos ante una demo técnica, sino ante un juego con razón de ser y un tremendo potencial que, de seguir recibiendo actualizaciones durante el futuro próximo, puede llegar a convertirse en algo verdaderamente grande y lleno de personalidad.

Tampoco es que estemos ante un juego diferente; si la propuesta del juego inicial te aburrió hasta la saciedad es posible que no encuentres nada que merezca la pena en el título de Hello Games, pero si, a pesar de no haberte convencido del todo, te sentiste atraído e interesado por la premisa que No Man’s Sky ofrecía, probablemente este sea el mejor momento para darle otra oportunidad a un título verdaderamente único que, si bien está lejos de ser perfecto, es capaz de atraparte y envolverte como ningún otro. ¿En que otro juego podemos surcar pintorescas nebulosas rosas arropados por música electrónica?

About Mr. Thanos

Mr. Thanos nació con un sable láser en una mano y el guantelete del infinito en la otra, adora el cine, los libros, comics , videojuegos, mangas y animes, si son gore mejor. Es recomendable no darle de comer a partir de las 12

También te puede interesar:

PALADINS: CHAMPIONS OF THE REALM: ¿competidor digno o plagio descarado?

Es cierto que es inevitable compararlo con Overwatch y probablemente nunca consiga librarse de la larga sombra del juego de Blizzard, pero Paladins no es un simple clon y tiene valor por si mismo, resultando muy divertido y sencillo enzarzarse en sus alocadas disputas de 5 contra 5

E3 2017 VÍDEO RESUMEN: ¿Quién ha ganado el E3?

Las conferencias del E3 2017 no han podido estar a la altura de la feria del año pasado, esto es un hecho. Aún así en una feria de este calado siempre hay muchas cosas interesantes de las que hablar y juegos que prometen traernos grandes momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *