Pagina principal > Juegos > DESTINY ANALISIS: ¡Larga vida al Rey!

DESTINY ANALISIS: ¡Larga vida al Rey!

Destiny cover

En el mundo del videojuego pocos géneros hay con tanta y tan buena competencia como el Shooter, además, pocos géneros han tenido un buque insignia tan poco merecido como en este, en el que la saga “Call Of Duty” ha sido santo y seña durante años. Triste pero cierto es que los “niños rata” hoy ya creciditos, han mantenido en lo más alto a un muerto viviente durante demasiado tiempo. Encumbrado por unas estupendas cuarta y quinta entregas “Call Of Duty” sigue siendo el que se sienta en el trono, mientras otros, mucho mejores, miran desde abajo como sus sagas se hunden con ventas mediocres.

Y mientras el rey va languideciendo en el trono con entregas cada vez más mediocres Bungie en la sombra prepara su asalto a la corona con la que hoy por hoy es su mejor obra, y eso, hablando de los creadores de la saga “Halo“, que revolucionó el mundo del shooter hace años, son palabras mayores.

El planteamiento de “Destiny” va mucho más allá de ofrecernos una campaña de 6 horas a la que jugar “cuando no hay internet”  y 10 mapas multijugador más o menos apañaos. Destiny” se plantea como el nuevo paradigma del Shooter, y aunque otros ya lo han intentado antes con formulas muy similares, Bungie lo clava, lo clava tanto que el género del Shooter debería de empezar a contar los años a partir de ahora como 0.DD (después de Destiny).

Un framerate estable como una roca y un interface y limpieza grafica soberbia a unos brillantes 1080p.

Como en otras obras de Bungie, “Destiny” no sorprende con unos gráficos de infarto, que aún así  están a un nivel muy alto, pero sí lo hace con la tremenda estabilidad e infalible funcionalidad de éstos, ofreciéndonos (en nuestro caso hemos jugado a la versión de PS4) un framerate estable como una roca y un interface y limpieza gráfica soberbia a unos brillantes 1080p.

Poco podemos explicaros de “Destiny” que probablemente no hayáis leído por ahí, o incluso en nuestras impresiones. La campaña, dividida en misiones, nos llevará por varias localizaciones sobre las que nos podremos mover libremente mientras completamos objetivos, solos o cooperando con otros compañeros. Hay misiones que requerirán ser jugadas con más gente y también están las “raids” para las que no hay matchmaking (búsqueda automática de compañeros) y estamos obligados a jugarlas con amigos, esto tiene su explicación en que la complejidad de estas misiones es sumamente alta y la cooperación entre jugadores es completamente imprescindible para poder superarlas, y aún así os aseguramos que vais a sudar tinta para llegar a completar algunas de las que se nos ofrecen.

Destiny-Game-Classes
Titan, Hunter y Warlock
Estas son las tres clases disponibles

Sobre el terreno, las sensaciones que deja “Destiny” son las de estar jugando a un pastiche entre lo mejor de “Borderlands” y “Halo“, recuperando el desarrollo del primero y la jugabilidad del segundo, añadiendo por aquí y por allá algunos toques de MMO y una interesante trama de fondo. La IA de los enemigos también nos recuerda a “Halo“, con enemigos que esquivan granadas, buscan coberturas y reaccionan de manera dinámica aunque se les rodee por varios flancos, haciendo de cada combate algo único. Sobre todo brilla cuando en un mismo combate se mezclan enemigos con diferentes rangos y armas, en los que la forma de actuar de cada uno es diferente y nos obliga a ajustar nuestra forma de jugar según lo exija la situación. La dificultad se ajusta también de forma dinámica a la cantidad de jugadores que hay en ese momento, ofreciéndonos siempre un buen reto; además todas las misiones del juego pueden ser completadas en varias dificultades, por lo que la duración del título (alrededor de 30 horas) se puede multiplicar por dos fácilmente si queremos completar su contenido en los modos altos de dificultad, y creerme si os digo que querréis hacerlo, puesto que es ahí donde se esconden las mejores recompensas y las piezas de equipamiento más codiciadas.

Quizás para algunos el límite de 20 niveles les sepa a poco, pero es realmente en el nivel 20 donde la cosa se pone interesante, donde hallaremos los mayores retos del juego y donde la escalada de poder por medio de piezas de equipamiento se hace necesaria para poder superar determinadas misiones (sobre todo las “raids”).

En su vertiente más competitiva es donde hayamos las mayores similitudes con “Halo“, cosa que es todo un acierto teniendo en cuenta que la saga del Jefe Maestro ha sido la única saga exclusivamente de consolas que se ha tenido realmente en cuenta en los círculos de pro-gaming, ofreciendo siempre una experiencia intachable, equilibrada y exigente. “Destiny” nos ofrece dos variables bien diferentes: una en la que se tendrá en cuenta el equipo de cada jugador, siendo los más poderosos los que mejor equipados estén, y otra en la que el equipamiento pasará a ser meramente ornamental y el juego equilibrará por igual las estadísticas de todos los competidores para hacer un combate más justo; así el que se quiera sacar la cola podrá hacerlo y el que simplemente quiera una pachanga justa y equilibrada también podrá tener su buena ración de tiros.

Se recuperan de “Halo” también las armas montadas, los vehículos, los “trampolines” en pos de las clásicas y disfuncionales escaleras, y sobre todo ese ritmo de juego que sabe mezclar tan bien la habilidad, el azar, y la estrategia para hacer de cada partida, sea en el modo de juego que sea, algo único.

El multijugador tiene ese ritmo de juego que sabe mezclar tan bien la habilidad, el azar, y la estrategia, para hacer de cada partida, sea en el modo de juego que sea, algo único.

Sin embargo, y por encima de todo, la gran aportación de “Destiny” al mundo del Shooter y al del videojuego en general, son las sensaciones que sabe trasmitir mientras juegasel universo que propone, en el que tiene cabida cualquier tipo de jugador, sea solitario, cooperativo o competitivo. Todos tienen su pequeño paraíso reservado. Un universo lleno de matices, vida e historia que se han recreado con un cuidado por el detalle y un mimo excepcional. Después de jugar a “Destiny” es casi injusto que juegos que no tienen ni la décima parte del contenido de éste, ni su cuidado por el detalle,  valgan lo mismo en las estanterías de las tiendas.

Enorme, detallado, mimado y lleno de matices, “Destiny” nos propone hacer un viaje solos o acompañados que sin duda marcará de muchas maneras el antes y el después a la hora de concebir un shooter, por muy multijugador que sea. No vais a volver a mirar con los mismos ojos a los juegos de 70 pavos con campañas de 5 horas, por mucho multijugador que traiga, ni viceversa. Bungie ha colocado el listón muy alto y a partir de ahora ya nada será lo mismo, ¡Larga vida al Rey!

9.5 Stars (9,5 / 10)

 

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

THE DEFENDERS: cómo estropearlo todo en 8 capítulos

The Defenders se perfila como una serie mediocre, que transmite sensaciones muy mezcladas y cuyo ritmo irregular y deficientes enfrentamientos son más que suficientes como para decepcionar a los fans menos exigentes.

KEIJO!!!!!!!!: cuando mezclar echhi con shonen funciona

Keijo!!!!!!!! es un anime que usa el ecchi como medio, no como fin, resultando una obra divertida pero que se toma en serio a sí misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *