Pagina principal > Series > THE DEFENDERS: cómo estropearlo todo en 8 capítulos

THE DEFENDERS: cómo estropearlo todo en 8 capítulos

Con el estreno de la exitosa Daredevil en el año 2015, Netflix daba el pistoletazo de salida para el que sería uno de sus proyectos más ambiciosos hasta la fecha, siguiendo los pasos del universo cinematográfico de Marvel y aprovechando sus licencias para crear su contraparte seriefila: The Defenders. Y es que viendo el éxito de Los Vengadores, y el consecuente boom superheroico que inició, era difícil no querer animarse a probar, y a la ya mencionada Daredevil le siguieron Jessica Jones, Luke Cage y por último Iron Fist (además de una segunda temporada para el diablo de la Cocina del Infierno).

Es cierto que la recepción de las series individuales ha sido, como poco, irregular, y que el rotundo éxito de Daredevil no se ha visto repetido en la mediocre Iron Fist, pero al final el proyecto ha seguido adelante y el pasado 18 de Agosto se estrenó, por fin, The Defenders ¿habrá conseguido estar a la altura de las expectativas?.

Huelga decir que The Defenders asume que ya has visto las cuatro series que la preceden, por lo que si no lo has hecho y estás planeando empezar por esta, es mejor que esperes y conozcas antes al resto de personajes, ya que la serie ha sido pensada como la culminación de las otras cuatro y no tiene sentido verla sin haber hecho lo propio con las demás.

The Defenders continua donde lo dejaron las otras series y nos narra la curiosa sucesión de eventos que lleva a nuestros cuatro protagonistas a unirse para combatir a “La Mano”, la misteriosa organización en las sombras a la que ya se enfrentaron Iron Fist (Finn Jones) y Daredevil (Charley Cox) y que esta vez se perfila como la amenaza definitiva hacia la ciudad de Nueva York. Por supuesto, como no podía ser de otra forma, esta no sería una serie de Marvel-Netflix sin un villano a la altura, y esta vez es tarea de la misteriosa Alexandra (Sigourney Weaver) la de actuar como Némesis y ponerle las cosas difíciles a nuestros héroes callejeros favoritos.

Ver a estos cuatro juntos por primera vez es muy satisfactorio, lástima que sea lo único bueno de la serie

Con todos estos ingredientes, Netflix tenía todo lo necesario para ofrecer una conclusión para sus cuatro personajes que estuviese a la altura de las circunstancias pero, sin embargo, tras ver los ocho episodios de la serie (y teniéndolos aún frescos en mi memoria) la única expresión que se me viene a la mente para describir The Defenders es “oportunidad perdida”.

No me malinterpretéis, no es que la serie sea un completo desastre, sin duda hay cosas rescatables, pero lo cierto es que viendo los estándares tan decentes a los que nos tenía acostumbrados Netflix se me antoja extraño, y terriblemente decepcionante, que no hayan sabido estar a la altura de las circunstancias con la que se supone debía ser la creme de la creme de su universo compartido.

Digo esto porque The Defenders no funciona en absoluto como debería de funcionar, y en lugar de ofrecernos un crossover satisfactorio y bien pensado, da la impresión de que las cosas se han hecho corriendo, con prisa y sin demasiado respeto por el espectador, lo cual se me antoja todavía más extraño si tenemos en cuenta que la serie lo tenía todo para ofrecernos una historia digna de ser contada.

Y es que The Defenders tiene unos problemas de ritmo muy serios, saltando sin demasiados miramientos entre sus diferentes tramas y generando una sensación de confusión y falta de dirección generalizada que no debería estar presente en una serie con una historia tan sencilla. Es cierto que siempre resulta complicado encontrar un pretexto para juntar a diferentes personajes en una misma obra, de eso no hay duda, pero cuando estos funcionan tan bien juntos como lo hacen los protagonistas de la serie y además ya tienes un enemigo común perfecto para oponerse al cuarteto, no debería ser necesario contar la historia de forma tan abrupta y extraña, con constantes clichés y Deus Ex Machina’s y cayendo en todo tópico posible de las ficciones de superhéroes.

Otra cosa que no ayuda son las escenas de acción, que repiten el desastre que fue Iron Fist y que, salvo en un par de enfrentamientos muy concretos, son incapaces de ofrecer cualquier atisbo de emoción o interés, resultando por lo general demasiado rápidas y confusas como para poder apreciarlas como es debido. Es triste decirlo, pero aquí no hay ningún rastro de aquellas magníficas coreografías que pudimos disfrutar en Daredevil y aunque, como ya he dicho, sí que hay algunos enfrentamientos mucho más dignos (particularmente aquellos en los que se ven implicados Elektra (Elodie Yung) y el propio Daredevil), la mayoría consisten en atizar sin ton ni son a un montón de ninjas genéricos, una pena.

La interpretación de Sigourney Weaver como Alexandra es perfecta, el personaje no tanto

Por suerte no todo es negativo, y al final lo mejor de la serie son las interacciones entre los personajes principales, que tienen mucha química entre sí y funcionan de forma estupenda como equipo, resultando en algunos momentos y situaciones realmente divertidas e interesantes y que terminan siendo el único motivo de peso para animarse a ver la serie. En este aspecto es Jessica Jones (Krysten Ritter) la que resulta más interesante y la que más consigue captar nuestra atención con sus divertidos comentarios y fuerte personalidad, mientras que Iron Fist sigue siendo el personaje más flojete del equipo y al que más complicado resulta no querer atizarle un buen sopapo de vez en cuando.

Sin embargo, incluso el protector de K’un L’un tiene sus buenos momentos y sorprende lo bien que funciona como compañero de Luke Cage (Mike Colter), personaje con el que tiene muy buena química y que consigue sacar lo mejor del artista marcial. Viendo lo bien que resulta el tándem Cage-Fist me resultaría extraño no ver una serie de “héroes de alquiler” (famosa serie de cómics protagonizada por ambos personajes) en un futuro no muy lejano, crucemos los dedos.

Mención aparte merece el personaje de Alexandra que, si bien en los primeros compases de la serie se perfila como una villana a la altura de las circunstancias, no acaba siendo aprovechada como debería, resultando ser una antagonista algo decepcionante y haciendo que la excelente interpretación de Sigourney Weaver se quede en algo meramente anecdótico.

Así, The Defenders se perfila como una serie mediocre, que transmite sensaciones muy mezcladas y cuyo ritmo irregular y deficientes enfrentamientos son más que suficientes como para decepcionar a los fans menos exigentes. Afortunadamente los personajes principales funcionan de forma excelente como equipo y, si bien esta obra no ha sabido estar a la altura de lo esperado, aún hay espacio para la redención y si Netflix juega bien sus cartas en el futuro, aún hay mucho que se puede hacer para no tirar por la borda el universo Marvel televisivo.

Aun así, por ahora tendremos que conformarnos con lo que hay y solo puedo recomendar que veas The Defenders si ya has visto el resto de las series de Marvel-Netflix o si quieres ver la buena dinámica que hay entre los cuatro protagonistas, si no….mejor mantente alejado.

The Defenders

0.00
The Defenders
55

NOTA GLOBAL

6/10

    Destaca en:

    • Ver a los cuatro personajes juntos por primera vez
    • Jessica Jones, tan carismática como siempre
    • El tándem Luke Cage-Iron fist
    • Las escenas de acción entre Elektra y Daredevil
    • La interpretación de Sigourney Weaver en el papel de Alexandra

    Podría mejorar:

    • A pesar de ser sencilla, la trama resulta innecesariamente confusa
    • La falta de una dirección clara en los primeros compases de la serie
    • Ritmo irregular
    • Las coreografías no están a la altura
    • Clichés y tópicos constantes

    About Mr. Thanos

    Mr. Thanos nació con un sable láser en una mano y el guantelete del infinito en la otra, adora el cine, los libros, comics , videojuegos, mangas y animes, si son gore mejor. Es recomendable no darle de comer a partir de las 12

    También te puede interesar:

    OKJA: Una flecha directa al corazón

    Okja es una película que destaca en casi todos sus apartados, con mucha personalidad y que trata un tema muy delicado de forma realmente sencilla y sin pretensiones.

    SPIDER-MAN HOMECOMING: a la tercera (saga) va la vencida

    Spider-Man Homecoming sigue siendo un producto manufacturado en serie de Marvel, se le ven las costuras en el tono y en las intenciones. Pero sin embargo poco podemos decir de un producto genérico cuando este derrocha calidad de manera evidente.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *