Pagina principal > Series > OCCUPIED: esto no es ninguna broma

OCCUPIED: esto no es ninguna broma

Occupied-Generacion-Friki-PORTADAEs terrorífico a la par que maravilloso encontrarse con una serie del estilo de Occupied (Okkupert 2016). Tanto lo primero como lo segundo tienen el mismo origen. Estamos ante una serie cuyo argumento es tan plausible, tan real encontrarse un escenario tal (de verdad, lo sientes muy cercano) que eres capaz de ir viendo los traspiés que van dando los diferentes protagonistas y cómo se llega a cada escenario de una manera lógica y ordenada que eres incapaz de pensar soluciones mejores que resuelvan cada situación aunque estés viendo cómo va evolucionando cada problema, percibiendo esa impotencia que hasta en la realidad te rodea cuando ves que “los de arriba” de turno han tomado decisiones horribles que van a afectar a todos. Y en Occupied esta impotencia se ve acrecentada cuando eres totalmente capaz de ver el origen del problema y toda su evolución.

Así pues, Occupied presenta un escenario viable y en un futuro muy próximo. En Noruega ha ascendido al poder un partido con un programa ecológico muy radical que pretende, en pro de salvar el medio ambiente, prescindir del gas y el petróleo, siendo así que este país abastece a toda la Unión Europea, inmersa ésta en una grave crisis energética. EEUU, fuera de la OTAN, son capaces de autoabastecerse (¿no lo veis irónicamente cercano?) y los países del Medio Oriente encargados de suministrar petróleo tradicionalmente se encuentran fuera del pastel, peleando entre ellos. La UE envía a Rusia a detener el programa político que enarbola el partido liderado por Jesper Berg (Henrik Mestad) resultando de esta acción, más que una situación diplomática más, una auténtica ocupación.

Con un ritmo fluido que recuerda mucho a aquella lejana El lado oeste de la Casa Blanca y con unas actuaciones impresionantes, Occupied se presenta con esta primera temporada como un drama político en el que la extorsión, los complots, la diplomacia, el sentido del deber y los chanchullos entre fuerzas políticas y entre países empiezan a emerger con fuerza en una situación que muchos asemejarán con una nueva Guerra Fría (y que ha levantado ampollas en Rusia por su semejanza con la ocupación de Crimea, ejem).

Una serie de personajes carismáticos se enfrentan a esta situación de diferente manera y cada uno en su campo, Thomas Eriksen, un periodista muy obstinado (Vegar Hoel), Bente Norum, una empresaria hostelera sin nada que perder (Ane Dahl Torp), unos chavales en busca de identidad, Hans Martin Djupvik, un guardaespaldas con un gran sentido del deber (Eldar Skar), un presidente atrapado entre varios bandos, Irina Sidorova, una embajadora rusa sutil y peleona (Ingerborga Dapkunaité)… y así un numeroso grupo de actores que interpretan a todas las caras de esta situación. Diferentes, pero todos entrelazando sus historias de tal forma que no hay relleno en la serie, ni forma de que no conozcas el conflicto desde todos los puntos de vista posibles.

Occupied-Generacion-Friki-Texto-3
La serie muestra el adoctrinamiento de los más jóvenes, seguidores muchas veces de causas que no entienden

La calidad de Occupied está a la altura de muchas de las producciones estadounidenses del mismo género, siendo la serie noruega con más presupuesto de su Historia, sacada genuinamente de la mente del escritor y músico Jo Nesbo, y ofreciéndonos en cada capítulo una buena dosis de realismo (recordar, futuro próximo) que nos hacen creer que esta ocupación realmente está ocurriendo un poco más allá de nuestras fronteras. La naturalidad de las actuaciones, la recreación de los escenarios, la calidad de los diálogos, la brillante fotografía y una estupenda dirección nos hacen creer que hasta nosotros tenemos que opinar en este conflicto, y no como meros espectadores, sino como receptores de una noticia que nos obliga a posicionarnos y tomar partido. Y esto será difícil pues aunque la palabra “ocupación” es muy dura a cualquier oído, la Historia nos ha enseñado que la ambigüedad está siempre a la orden del día.

Occupied nos puede mostrar con su historia que la situación política de cada país es responsabilidad de cada ciudadano y que su implicación puede cambiar el rumbo de la misma. ¿Te has arrepentido alguna vez de haber votado a determinado partido? ¿Has comprobado lo frágil que puede ser una democracia? ¿Has sabido ver los motivos velados detrás de actuaciones políticas que no entendías? Occupied sin lugar a dudas, es un buen ejercicio para entender que, desde luego, dirigir un país no es cosa fácil, representarlo fuera, tampoco, pero vivir en él menos todavía.

Y en inglés

Occupied

Occupied
80

NOTA

8/10

    Destaca en:

    • Diálogos interesantes
    • Actuaciones acordes con la trama
    • Ambientación subyugante

    Podría mejorar:

    • Se pierde información cuando mails, mensajes y carteles no se traducen del noruego al, por ejemplo, inglés

    About Susana "Damarela" Rossignoli

    Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

    También te puede interesar:

    STAR TREK DISCOVERY: ¿has pensado alguna vez en aprender Klingon?

    Star Trek Discovery nos descubre el universo de Gene Roddenberry adaptado al siglo XXI con el conflicto Klingon en ebullición.

    COWBOY BEBOP: melancolía entre cigarrillos y un poco de jazz

    Cowboy Bebop es muchas cosas: una serie de aventuras, un western espacial o incluso una suerte de galería de personajes locos,extraños e incomprensibles. Cowboy Bebop es todo eso, pero también es una obra acerca de lo que significa estar vivo, de las decisiones que tomamos y las lecciones que aprendemos.

    Deja un comentario