Pagina principal > Series > MR. ROBOT: entre ceros y unos anda el tema

MR. ROBOT: entre ceros y unos anda el tema

Mr-robot-portadaHay muchas formas de referirnos a la época actual; hay quién la define por la tecnología de las telecomunicaciones, Internet o la conectividad en la que está sumergida el mundo. Otros la identifican con las guerras, los problemas sociales o las conspiraciones más locas y disparatadas. Yo sin embargo, prefiero decir que vivimos en la época de las series, ya que en los últimos años el sector parece haber tomado esteroides, siendo más que sencillo encontrar series de prácticamente cualquier temática.

Peeeeeero ya sabemos que pasa cuando un mercado se satura y no es raro que estos shows varíen su nivel de calidad enormemente, yendo desde auténticas maravillas a verdaderas bazofias. Del primer tipo, casi como un diamante en bruto, es Mr. Robot, serie que me ha dejado muy buen sabor de boca cuando, entre cribas de series, decidí darle una oportunidad.

La trama se centra en Elliot (Rami Malek) un joven introvertido y más bien raro que es muy bueno con los ordenadores y el arte de hackeo, no teniendo ningún tipo de reparo en descifrar las contraseñas personales de quien se le ponga por medio para echar un vistazo a sus secretos más oscuros (chan chan chaaaaan). El caso es que, paradojicamente, Elliot trabaja para Allsafe, una empresa de seguridad informática la cual, a su vez, se dedica a proteger a una maligna compañía multinacional llamada E-Corp o “Evil Corp” que es como Elliot la llama y como nosotros la oiremos cada vez que alguien se refiera a dicha empresa.

No voy a decir más para no estropear sorpresas, que para algo es la primera temporada, pero ya os podéis imaginar por dónde van los tiros y que las intrigas y conspiraciones serán continuas a lo largo de la serie. A los que esto no os guste, tranquilos, que si no os atrae la temática hacker no pasa nada porque aunque es uno de los pilares del argumento (y está representada muy fielmente) nuestra atención se centrará en otras cosas.

Mr-robot-texto-1
Elliot suele tener siempre la misma cara de empanado, pero eso no evita que nos caiga genial

Para empezar, hay que decir que los personajes están genialmente construidos, destacando Elliot y su extraño comportamiento: siempre cerrado en sí mismo, narrando los acontecimientos con monólogos internos brutales y refiriéndose al espectador como un “amigo imaginario” (parece que está de moda romper la cuarta pared). Añadidle a eso un humor negro muy peculiar y una adicción a las drogas semi controlada y tendréis a uno de los mejores personajes que veréis últimamente, contando además con una interpretación a un gran nivel, siempre rozando lo excelente. El resto de secundarios (Christian Slater, Portia Doubleday, Martin Wallström…) también están a un buen nivel  y sus personajes evolucionan notablemente a lo largo de la historia, aunque ninguno atrapa tanto como el de Elliot, que para algo es el protagonista.

Aspectos técnicos destacables

En cuanto a la fotografía hay que destacar el tono gris y tristón que predomina la mayor parte del tiempo; aunque no es tan exagerado como en Penny Dreadful, puesto que aquí si hay lugar para tonos más alegres de vez en cuando, la sensación sí es de serie turbia. A todo ello ayuda imágenes de gran calidad y buenos planos que nos meten mucho en situación.

Si hablamos de la música sólo podemos decir cosas buenas, encontrando melodías originales muy apropiadas y muy bien usadas así como temas bastante conocidos que saben aparecer en el momento justo y que incluso sirven para hacer algún que otro homenaje, aunque se echa en falta un tema original que sirva para identificar la serie.

NUP_166054_0465.JPG
Tyrell Wellick es un pez gordo de Evil Corp que tiene mucho que decir en la trama, es más chungo de lo que parece…

Si buscamos los puntos negativos creo que se pueden sacar muy pocos. Te puede no gustar la temática o el tono de la serie, pero si nos olvidamos de los gustos personales quizás lo único reprochable es que la trama tarda en enseñar sus cartas demasiado tiempo (aunque eso no evita que mantenga nuestro interés antes de hacerlo).

De momento, como ya he dicho, sólo existe una temporada de tan solo nueve episodios, pero la segunda está ya en camino. Habrá que ver si la historia tiene vida más allá de la excelente primera temporada (no olvidemos que este año ha ganado el Globo de Oro a Mejor Serie Drama, además de ganar Christian Slater el Globo a Mejor Actor Secundario y estar nominado el propio Rami Malek a Mejor Actor) y su sorprendente final, pero si la calidad se mantiene podríamos estar ante una de las mayores sorpresas del año (si no lo es ya).

Conclusión: ¿le damos una oportunidad?

Mr. Robot es un producto redondo, cuenta con buena trama, buenos personajes y su recta final sorprende y obliga a ver los últimos capítulos del tirón. Los monólogos internos y el tono íntimo y personal que le dan a la serie hacen que sienta que nos encontramos ante una obra especial que gustará a casi todos los que busquen una serie corta, emocionante y que les aporte algo más allá del entretenimiento de pasar el rato pegado a la pantalla.

*Aquí nuestro análisis de la segunda temporada.

Mr. Robot

Mr. Robot
78

NOTA

8/10

    Destaca en:

    • Trama interesante
    • Personajes bien construídos

    Podría mejorar:

    • Le cuesta arrancar al principio

    About Mr. Thanos

    Mr. Thanos nació con un sable láser en una mano y el guantelete del infinito en la otra, adora el cine, los libros, comics , videojuegos, mangas y animes, si son gore mejor. Es recomendable no darle de comer a partir de las 12

    También te puede interesar:

    ANDROIDES SEXUALES (parte II): un encontronazo directo con la ética

    Según los estudios, este futuro lleno de androides sexuales está muy cerca, es hora de preguntarse las bondades y perjuicios de querer sustituir a los seres humanos por máquinas para el acto sexual.

    ANDROIDES SEXUALES: lo que el manga nos adelantó sobre la tecnología del futuro

    Las numerosas muestras de androides sexuales en el mundo del manga ya vaticinaban de alguna manera que la tecnología del futuro era una integración con las máquinas mucho más allá de simples objetos de uso cotidiano

    Deja un comentario