Pagina principal > Series > LA PESTE: la enfermedad es el infierno

LA PESTE: la enfermedad es el infierno

No bromeo cuando digo que, en general, tanto películas como series españolas no suelen llamarme la atención. Cierto, alguna sitcom nombrada como “de las de toda la vida” siguen teniendo un huequito en mi corazón (adolescente viendo series de adolescente… ¿para qué decir más?), pero por regla general suelo acudir a lo extranjero porque su calidad es indudablemente más alta y, hay que decirlo, sus temáticas me interesan más.

Esto ha sido así hasta la aparición de El Ministerio del Tiempo (2015), serie que provocó un cisma emocional en este paradigma que acabo de exponer y me devolvió la fe en las series españolas a la par que me volvía un poco groupie. No sólo superaba la calidad de las producciones estilo Carlos, Rey Emperador o Isabel, sino que también era gamberra, tenía ese puntillo irreverente tan divertido, ofrecía frescura y un sólido guion interpretado por una mezcla de promesas y actores consagrados.

La-Peste-Generacion-Friki-Texto-1

La Peste (2018) sigue la estela de El Ministerio del Tiempo en muchos de estos puntos. Es una de las últimas series españolas en ver la luz, 6 capítulos de unos 50 minutos cada uno, sin nada de relleno, creada por Alberto Rodríguez y Rafael Cobos y distribuida por Movistar+; que narran cómo Mateo Núñez (Pablo Molinero) un condenado y prófugo, es convocado por el Inquisidor general de Sevilla (interpretado por Manolo Solo), en el año 1597, para que le ayude a esclarecer una serie de asesinatos relacionados con el protestantismo, en una ciudad que está siendo invadida por una epidemia de peste, mientras intenta cumplir la promesa que le hizo a un viejo amigo de cuidar de Valerio Huertas, su hijo bastardo (Sergio Castellanos).

La-Peste-Generacion-Friki-Texto-2

Este argumento, que parece tan claro cuando se expone, falla un poco en su exposición. Hay conversaciones que resultan confusas y esto, unido a la tan similar caracterización de los varones adultos, genera un argumento poco claro por momentos. Afortunadamente, las actuaciones en general son bastante buenas (con excepción de Sergio Castellanos, que es un poco tibia) y la química entre los actores genera fluidez a los hechos.

La enfermedad de cuerpo, alma y mente.

La mayoría empieza a ver la serie con la idea de que la peste es el tema principal de la serie, mientras que, pese a su inmensa importancia, es sencillamente el marco perfecto para colocar todas las piezas sobre el tablero de ajedrez. Nobles, comerciantes, clérigos, prostitutas, mendigos o siervos, todos son esclavos de una enfermedad que, en este contexto, hace poca distinción entre ricos y pobres, buenos o malos.

La-Peste-Generacion-Friki-Texto-3

En este marco es donde las historias paralelas, destinadas a converger, se suceden: una viuda acomodada intenta hacerse un hueco en un mundo de hombres (Patricia López Arnáiz), una niña intenta dar de comer a su hermano pequeño (Lope de Junco), un médico intenta ejercer sin que le detengan (Tomás del Estal), un comerciante intenta escalar posiciones en la sociedad (Paco León), una prostituta intenta dejar de ejercer (Cecilia Gómez)….todos acaban impregnados del cieno, no sólo que inunda literalmente la ciudad, sino que ataca a una sociedad víctima de sus propias leyes, de su conformismo y de su puritanismo mal entendido.

Por tanto, la peste no es sólo una enfermedad que aqueja el cuerpo, sino que inunda el alma y la razón. Es una alegoría de cómo la ignorancia, tan latente en la serie, puede llegar a ser una enfermedad tan mortal como la peste y lo que realmente acabará con el hombre, pese a hallarse inmerso el ser humano en pleno Siglo de Oro.

La-Peste-Generacion-Friki-Texto-4

Esta inmersión la realiza La Peste de manera maravillosa a través de una dirección artística que nos transporta a películas como Los Miserables o El Perfume o series como Taboo, con su podredumbre, su pobreza, su baja moral y la angustia del que no sabe si vivirá un día más. Afortunadamente, y pese a su crudeza visual y argumental, La Peste nos da respiros constantes con esas imágenes de palacios, jardines y escenas cortesanas que recrean una Sevilla muy hermosa. La sensación de inmersión es tan grande y los problemas están tan repartidos que no se tiene esa sensación de injusticia ricos-pobres que sí nos pueden inundar cuando vemos series que presentan las desigualdades sociales de manera igualmente radical (The Crown, Los pilares de la tierra…).

Esta recreación histórica se realiza de forma tan fiel, apoyándose en unos valores de producción tan altos, que los amantes del género encontrarán pocas quejas. No sólo es que la ciudad al completo fuera recreada, con su Castillo de San Jorge, su mancebía para la prostitución o su hospital de las Cinco Llagas, sino que las instituciones se han respetado (por ejemplo, la Cofradía de los Negros) justificando ese enorme presupuesto con el que ha contado esta primera temporada (temporada 2 confirmada, amigos).

La-Peste-Generacion-Friki-Texto-5

En una época en la que vivimos un auge de series de fantasía y ciencia ficción, el género histórico de gran presupuesto (en el que España es bastante fuerte) se va haciendo un hueco con bastantes buenos resultados. Es posible que La Peste sólo os enganche si os gustan las series de época, pero aun así esta es una serie cuyos componentes de intriga, violencia, suspense y asesinatos la desmarcan de epítetos como serie palaciega, serie política o serie costumbrista (a pesar de tener elementos de las tres) para ofrecernos acción a un ritmo trepidante, buenas actuaciones y un guion muy completo.

La Peste

La Peste
68

NOTA

7/10

    Destaca en:

    • Recreación histórica muy fiel
    • Dirección artística de alto nivel
    • Trama principal y secundarias interesante

    Podría mejorar:

    • A veces las conversaciones son confusas
    • La caracterización de los varones adultos, al ser similar, es confusa
    • La actuación de Sergio Castellanos es un poco pobre.

    About Susana "Damarela" Rossignoli

    Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

    También te puede interesar:

    DEVILMAN CRYBABY: resucitando al demonio más clásico

    Puede parecer que Devilman Crybaby no es más que una sucesión de sangrientos y descerebrados combates entre malvados demonios, lo cierto es que la serie consigue ir más allá y ofrecer al espectador algo más que gore y acción desenfrenada, atreviéndose a tratar temas tan complicados como la justicia, la integración social o la naturaleza humana.

    FUTURE MAN: ¿…y si dejásemos el futuro en manos de un friki?

    Future Man es una de esas pequeñas joyas que pasan de vez en cuando y que no hay que dejar escapar. Su frescura, su sentido del humor y sus constantes e inteligentes alusiones a series y películas de culto conseguirán arrancar más de una sonrisa a los más frikis

    Deja un comentario