Pagina principal > Series > FUTURE MAN: ¿…y si dejásemos el futuro en manos de un friki?

FUTURE MAN: ¿…y si dejásemos el futuro en manos de un friki?

Que el cine y las series mamarrachas y violentas gustan es algo que ya sabemos, sobre todo cuando se hacen bien. Casos de éxito como South Park, Rick & Morty, o todo lo que toca Seth MacFarlane no hacen más que corroborar que cuando se pone mimo y esmero en este tipo de productos al final acaban atrayendo auténticas masas.

Future Man (producida por Hulu, 2017) es el resultado de cruzar los viajes en el tiempo de Terminator con un humor que está a medio camino entre Deadpool y Rick & Morty, así que, si te gustaron estas dos ve a por un buen bol de palomitas, porque lo que viene a continuación es canela en rama.

Y es que Future Man nos cuenta la historia de cómo Josh Futturman (interpretado por Josh Hutcherson, el soso de Peeta en Los Juegos del Hambre) cuando por fin consigue acabar su videojuego favorito, una especie de Gears of War, los protagonistas de dicho juego se aparecen ante él y le cuentan que el juego sólo era una prueba para elegir al soldado definitivo que salvará a la humanidad en el futuro.

Una serie llena de referencias

Sí, el parecido con el clásico Starfighter está ahí, y no sois los únicos en notarlo, pues Josh es lo primero que menciona cuando Wolf (Derek Wilson) y Tiger (Eliza Coupe) le cuentan la historia. Y es que Future Man está llena de alusiones a la cultura más friki de las últimas décadas; Los guiños a grandes clásicos del cine de ciencia ficción son constantes (de hecho, parte de un capítulo se desarrolla en casa de James Cameron, no digo más…), así como a los videojuegos y a grandes novelas de ciencia ficción de los últimos años, unas muy evidentes y otras maravillosamente sutiles.

Algunas de sus situaciones son realmente disparatadas.

Future Man es una de esas series que no son para todo el mundo, la base de todo, el guion, está cimentada sobre el humor, uno muy negro y a veces bastante retorcido que hará a los que tengan menos prejuicios partirse de risa, ya que avisamos que ni el lenguaje, ni algunas de las situaciones son aptas para… verlas junto a tus padres, digamos.

Hay momentos en los que se rompe la cuarta pared, también hay chistes malos, verdes y otros muy tontos y sobados, pero Future Man es consciente de todo esto y hace partícipe de ello a los espectadores, dándole un tono irónico a esas situaciones, como diciéndote: “mira, esta broma la has visto mil veces” mientras le da una inesperada vuelta de tuerca que te rompe los esquemas y te mira con cara de cómplice.

Future Man sabe que el héroe se gira mientras todo explota a sus espaldas y no vuelve la vista atrás, sabe que siempre hay que cortar el cable rojo en una bomba que está a punto de explotar y también sabe todo lo que tú y yo sabemos gracias a clásicos como Terminator o Regreso al Futuro. Lo mejor de todo es que utiliza todo este conocimiento acumulado para hacer una maravillosa parodia a todo lo que ello implica y darse la vuelta avanzando hacia la cámara mientras nuestras carcajadas están a punto de explotar a sus espaldas.

La química que desprende el trío protagonista en increíble. Sobre todo Wolf, del que desde ya soy fan para siempre.

Una apuesta cautelosa por parte de Hulu

Técnicamente salta a la vista que no es una serie que cuente con mucho presupuesto: demasiados decorados que huelen a eso; a decorados y cuenta con unas secuencias CGI que, aunque no están mal, se evitan siempre que se puede. Los actores (Haley Joel osment, Keith David, Robert Craighead…) son todos de segunda o tercera fila (dios mío, el protagonista es Peeta, y no es que en Los Juegos del Hambre lo “Peetara” precisamente) y solamente cuenta con una docena de capítulos que culminan con un final que podría auto concluir sin necesidad de más temporadas. En fin, demasiadas pistas que dejan en evidencia el hecho de que Hulu no las tenía todas consigo a la hora de producir la serie.

Una de las sorpresas del año

Sin embargo, al final lo que nos queda son una docena de capítulos maravillosos, que aunque no destacan en lo técnico, sí que lo hacen con un gran guion, con una historia bien contada, con personajes que evolucionan y muchas paradojas temporales la mar de ingeniosas. Future Man es una de esas pequeñas joyas que pasan de vez en cuando y que no hay que dejar escapar. Su frescura, su sentido del humor y sus constantes e inteligentes alusiones a series y películas de culto conseguirán arrancar más de una sonrisa a los más frikis… y a los no tan frikis también.

Future Man

Future Man
8.8

NOTA

8.8 /10

Destaca en:

  • Un desarrollo sorprendente y original
  • Algunos de sus gags y referencias
  • La evolución de sus personajes

Podría mejorar:

  • Su factura técnica es más bien pobre.
  • Que sólo sean 13 capítulos...
  • ...Y que aún no sepamos si habrá segunda temporada

About Adrian

Adrian Arribas es fundador de Generación Friki. Su perfil de desarrollador Front-End le ha permitido crear el diseño de Generación Friki e ir adaptándolo a las nuevas tecnologías con el paso del tiempo (ya vamos por la 4ª versión). También se encarga de redactar artículos para todas las secciones, aunque se centra especialmente en videojuegos, cine y eventos. Fuera de Generación Friki Adrian es desarrollador Front-End, programador Java, Android e IOS.

También te puede interesar:

WESTWORLD, temporada 2: hay belleza en lo que somos

Durante la segunda temporada de Westworld nos planteamos cómo de lejos puede llegar una serie que se apoyó (en parte) en las muchas sorpresas que encerraba su narrativa y en el estupendísimo trabajo de ambientación a la hora de recrear el parque y sus “anfitriones”.

SORA YORIMO TOI BASHO: lo importante no es el destino, sino el viaje.

Sora yorimo toi basho es una pequeña joya contenida en 13 capítulos que, si lo que buscas es un anime diferente, se hacen imprescindibles. Una obra que no ha venido a revolucionar el anime, pero sí a llenar un hueco que muchos teníamos vacío.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.