Pagina principal > Cine > UNO, DOS, TRES: al mundo le viene bien reírse de sí mismo

UNO, DOS, TRES: al mundo le viene bien reírse de sí mismo

uno-dos-tres-portada-alternativa-3

Tienes dos opciones. Pasar de esta película del año 1961 basándote en estúpidos prejuicios tales como la antigüedad y el blanco y negro, o admitir que estamos ante una de las joyas de la corona de la comedia en general, y de Billy Wilder en particular (de quién oiréis hablar mucho por Generación Friki). La grandeza de “Uno, dos, tres” para mí es que es la única película sobre post-guerra ambientada en Berlín que puedo ver con una permanente sonrisa en la cara.

Durante la Guerra Fría, el señor MacNamara (un brillantísimo James Cagney), eficiente y próspero jefe de ventas de Coca-Cola en Berlín, casado con la irónica Phyllis (Arlene Francis), con enormes sueños de grandeza a punto de cumplirse, ve como su mundo se tambalea cuando recibe el encargo de cuidar de la frívola Scarlett (Pamela Tiffin), la hija adolescente de su jefe, y ésta se enamora de un joven y prometedor comunista, de nombre Otto Piffl (Horst Buchholz).

uno-dos-tres-rusos
Famosísima escena en que la secretaria
de MacNamara seduce a tres rusos en una
escena llena de guiños históricos y rock&roll

En un año lleno de controvertidas noticias sobre pruebas atómicas, Kennedys que toman posesión de su cargo, experimentos espaciales (Yuri Gagarin viajando al espacio y cosas parecidas); Billy Wilder decide dirigir “Uno, dos, tres”, una sátira política, con una gran abundancia de referencias históricas como pocas veces encontraremos en el mundo del cine, como colofón al notición que supuso la condena del nazi Adolf Eichmann, y para hacer sombra a Luis Buñuel, que estrenaba “Viridiana” (sin comentarios). Por si fuera poco, el propio Muro de Berlín se erigió en medio del rodaje, con los evidentes problemas que eso supuso para la película. Vamos, que el hecho de que sea una comedia atemporal y para todos los públicos no impide que sean necesarios ciertos conocimientos de Historia del S.XX para poder disfrutarla y comprenderla.

uno-dos-tres-pomelo
Guiño a otra película “El enemigo público”
en la que James Cagney
amenaza también con un pomelo.

Lo que nos encontramos con “Uno, dos, tres” es una ácida comedia que se mofa de todo lo que en aquella época era sagrado tanto para comunistas, como para capitalistas…hasta tiene tiempo para meterse sobradamente con los nazis (si ahondáis en la biografía de Wilder entenderéis el porqué). Sociedad, economía, cultura, corrupción, amor, mundo empresarial…todo es desgranado humorísticamente de forma nada sutil para criticar la situación en la que se vivía y los ideales, muchas veces extremistas, que adoptaban las personas. Por ello, cada personaje (caricaturizado) adopta un rol que da sentido y organiza la trama de tal forma que sólo tienes que sentarte a disfrutar porque el argumento está tan bien hilado y fluye con tanta soltura, que podrías pensar que es una comedia ligerita de esas que tanto abundan hoy en día. Eso sí, el ritmo es tan frenético que mi recomendación es que estés muy atento para no perderte ningún gag. ¿Quién dijo que el cine antiguo tenía un ritmo lento? Entre la estupenda banda sonora de André Previn, las persecuciones en coche, el reloj de cuco, las peleas, y las órdenes de MacNamara, te sentirás tú también acelerar en tu asiento. Está claro que “Uno, dos, tres” va in crescendo hasta llegar a una maravillosa catarsis. Cómo se nota que está basada (ligeramente) en una obra de teatro de Ferenc Molnár de 1930.

Como ya habéis adivinado, la clave de esta enérgica película se encuentra en sus diálogos. (sobresaliente al doblaje) y en su sólido reparto, tanto por los protagonistas ya nombrados como por los secundarios, principalmente la explosiva secretaria Ingebold (Liselotte Pulver), o el militarizado asistente Schlemmer (Hanns Lothar). No es la clásica comedia que tiene al final una moraleja. Cada conversación te hace reflexionar por la profundidad de sus conclusiones, o sorprendentemente por la trivialidad con que afrontan las causas más serias, y los constantes momentos de “zas, en toda la boca”. A ello también ayudan los numerosos guiños de los que no prescinden los guionistas. Si Wilder quería no dejar títere con cabeza lo ha conseguido.

Y es que es complicado hacer humor inteligente. Y mucho más difícil dar mensajes punzantes, ridiculizar a los sistemas imperantes, y que te aplaudan por ello.

9 Stars (9 / 10)

 

 

 

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

WONDER WOMAN: por fin DC encuentra su camino

Puedo decir sin temor a equivocarme que Wonder Woman es la mejor película del nuevo universo DC, ya sé que eso tampoco es mucho decir, pero si es una primera piedra bien colocada y un camino a seguir por los próximos films que inevitablemente van a venir.

PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR, un chiste que ya no tiene gracia.

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar no deja de ser una película palomitera para ver en familia, una de esas en las que los piratas no son malos y que el robo de un banco puede acabar con una persecución a lomos de un edificio tirado por caballos. Nada de esto está mal en realidad, sencillamente que La venganza de Salazar no deja de ser el mismo chiste que ya escuchamos con La maldición de la Perla Negra repetido por quinta vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *