Pagina principal > Cine > SLEEPY HOLLOW: dar un paseo por el bosque nunca fue tan peligroso.

SLEEPY HOLLOW: dar un paseo por el bosque nunca fue tan peligroso.

Sleepy-Hollow-PORTADA

Todos estamos de acuerdo en que Tim Burton ha tenido sus altibajos durante toda su carrera. A falta de pocos meses para entrar en el año 2000, el director se encontraba más cabizbajo que nunca. Su proyecto de dirigir lo nuevo de “Superman” se había quedado en nada y su estrepitoso fracaso con “Mars Attacks!” parecía que le habían dejado tocado, pero Burton sorprendió a todos cuando resurgió de sus cenizas cuan mismísimo Ave Fénix realizando una magnífica adaptación del cuento de terror clásico “La Leyenda de Sleepy Hollow” o “El Jinete sin cabeza” del escritor Washington Irving dirigiendo finalmente una de las obras más perfectas del realizador: “Sleepy Hollow” (1999) y con nada menos que Francis Ford Coppola como productor.

La película nos cuenta la historia del joven investigador y policía neoyorquino Ichabod Crane (Johnny Depp) que es enviado a la oscura y tenebrosa ciudad de Sleepy Hollow para resolver unos horrorosos crímenes que se están presentando sin lógica alguna. Los que viven en la pequeña aldea hablan de la leyenda del Jinete sin cabeza que cada noche cabalga en su aterrador corcel para desatar el miedo entre los ciudadanos y acabar con la vida de algunos. Por supuesto, Ichabod es escéptico a las historias ya que él únicamente cree en los métodos científicos, en la razón, y en las leyes. Pero esa forma de pensar tan puramente realista cambia cuando ve con sus propios ojos por primera vez al que dicen ser El Demonio de Sleepy Hollow. Una vez descubierto el Jinete, el investigador tendrá que cerrar un caso que sorprendentemente se aleja bastante de lo paranormal y se acerca más a lo terrenal.

Sleepy-Hollow-texto-1
Ichabod Crane con uno de sus “progresistas” artilugios.

“Sleepy Hollow” nos sumerge sin lugar a dudas en una aventura gótica a la vez que increíblemente bella de ver que nos puede recordar fácilmente a los fantásticos y tenebristas relatos del famoso escritor Poe. Tim Burton es capaz de hacernos creer que estamos viajando al mundo de los sueños (o quizás a una bonita pesadilla) gracias a su espléndida ambientación, que en algunas escenas se puede asemejar al romanticismo clásico de la última década de años setenta, llena de sombras, niebla y misterio. A través del joven investigador Crane, Burton nos adentra en las clases sociales de la época (predominantemente burgueses), en el estilo de vida, y en las creencias y pensamientos (en la mayoría de los casos irracionales, religiosos, demoniacos e incluso mitológicos) de las personas de ese tiempo.

Pero lo que hay detrás de “Sleepy Hollow” es mucho más que una adaptación de un cuento clásico de terror. Va mucho más allá de los dinámicos y enérgicos efectos especiales y visuales. La película trata temas y valores muy interesantes, y nos hará pensar en la humanidad en general después de verla. Curiosamente, el investigador Ichabod Crane llega a la ciudad para resolver un caso en un principio ilógico e irracional pero que, según va avanzando el argumento, podemos darnos cuenta de que efectivamente el Jinete sin Cabeza no es el eje central de la cinta, sino la codicia, la envidia, la avaricia y el egoísmo de ciertas personas. Tim Burton quiso dejar claro que una manera de vencer a esos valores tan inhumanos que podía poseer la gente es el amor verdadero e incondicional. En este caso el que Katrina Van Tassel (Christina Ricci), hija del hombre más rico de Sleepy Hollow, brinda a Crane.

Sleepy-Hollow-texto-2
La madre de Ichabod con un juguete
que él guardará por siempre

Como he comentado antes, la película tiene una fuerte carga onírica, y Tim Burton nos lo demuestra con escenas tiernas a la par que escalofriantes de los sueños de Crane, que le llevan a su infancia junto a su querida madre (Lisa Marie), asesinada y maltratada por su padre. Recuerdos tenebrosos que acompañan al investigador a lo largo de su vida, y que sin duda alguna le atormentan en su día a día. Se podría decir que esas escenas son clave para entender la manera de ser y de actuar de Ichabod, en ocasiones tímida y en la mayoría de las veces justa y progresista para la época. Y es que sin duda alguna, el joven investigador es un adelantado para esos años, cosa que nos deja claro en una de las primeras acciones de la película en la que expresa su opinión diciendo que la tortura debería haber sido erradicada siendo tal un gesto propio de bárbaros.

Como os podéis imaginar, el creativo Tim Burton no deja nada al azar ni a la sorpresa y me es imposible no destacar dos cosas que para mí son esenciales en la película: la banda sonora y las interpretaciones de los actores. En cuanto a la primera, Burton se puso en contacto con el director de orquesta Danny Elfman que fue capaz de captar a la perfección el aspecto romántico, dramático e incluso evocador que quería transmitir Tim con la música también en parte repleta de cuerdas, percusiones y voces tensas que nos llevan al suspense y misterio más clásico del nostálgico género de terror.

Sleepy-Hollow-texto-3
Ichabod, creo que eso le
pertenece al Jinete sin Cabeza…

En referencia al reparto que protagoniza la película, es igual de maravilloso que la banda sonora. Un asombroso y polifacético Johnny Depp dando vida al investigador y policía Ichabod Crane, una estupenda, sensible y valiente Christina Ricci interpretando a Katrina Van Tassel, amor verdadero de Crane; un brutal y sanguinario Jinete sin Cabeza llevado por el extraordinario (y en “Sleepy Hollow” terrorífico) Christopher Walken; unos más que acertados Marc Pickering como el huérfano Masbath e inseparable amigo del investigador; Miranda Richardson como Lady Van Tassel, madrastra de Katrina; Sir Michael Gambon como Baltus Van Tassel, padre de Katrina y Jeffrey Jones como el reverendo del pueblo. Pero la guinda del pastel es sin lugar a duda la aparición del gran icono del terror en todos sus aspectos Christopher Lee como el juez de la aldea.

Una película que se puede ver en cualquier época del año aunque algunos dicen por ahí que su auge de esplendor sea en la famosa y fría noche de brujas. Tim Burton nos deja una notable aventura gótica, siniestra, tenebrosa, bella y romántica que ronda ser una de las obras maestras del peculiar director y que nos hace ver a través de escenas sobrenaturales y paranormales que en algunas ocasiones las peores cosas son cometidas por personas de carne y hueso y no por “Jinetes sin Cabeza que cabalgan los bosques de Sleepy Hollow”.  Si hay algún “alma perdida” que no haya visto la película se la recomiendo encarecidamente. Tim Burton, los actores elegidos, la ambientación y la banda sonora, no decepcionan para nada.

8.5 Stars (8,5 / 10)

 

 

About Mel

Mel es fundadora de www.nuncajamasyyo.com. Cinéfila y seriéfila empedernida y lectora apasionada. Amante del rock, indie y la música de los ochenta. Disfruta con los juegos de mesa, adora la Senda Arcoiris del Mario Kart, y el Munchkin.

También te puede interesar:

ALIEN COVENANT: las secuelas de precuelas nunca fueron buenas

No me ha gustado Alien Covenant, pero su historia me ha intrigado, me he quedado con ganas de saber más de eso que quería contarnos, de su universo, de sus misteriosas razas y de sus mundos alienígenas.

EL CÍRCULO: saber es bueno, saberlo todo ¿es mejor?

El Círculo intenta mostrar los peligros de estar permanentemente conectados. Tu vida en la red a un sólo click.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *