Pagina principal > Cine > EL BECARIO: hay gente que no sabe disfrutar de la jubilación

EL BECARIO: hay gente que no sabe disfrutar de la jubilación

El-becario-PORTADAY este es el primer pensamiento que se te pasa por la cabeza cuando ves aparecer a un encantador Robert de Niro convertido en Ben Whittaker, el Mary Sue de “El becario” (“The Intern” 2015) cuando te dice que a sus 70 años se aburre como una ostra. Que…algo le falta. Cuesta creer que lo que le falte sea levantarse a las 6 de la mañana e ir a trabajar 14 horas al día.

Pero sí, esta es la premisa de una sorprendentemente divertida comedia en la que nuestro mafioso favorito cambia totalmente de tercio y representa a un encantador abuelete que entra a trabajar en una empresa dirigida por una neurótica y emprendedora Jules Ostin, Anne Hathaway (sí, se ve que desde “El diablo viste de Prada” la chica ha ascendido) quién necesita más de lo que se cree tener a su alrededor a su becario senior.

Lo cierto es que después de “Ático sin ascensor” (2015) me sentía dispuesta a creerme cualquier historia positiva rollo comedia-romántica, drama romántico, o el apelativo que le queráis poner, pero no me esperaba el buen rollo y las geniales sensaciones que te trasmite “El becario“. Obviamente es una película costumbrista, por lo que está basada en las relaciones entre personajes. Por ello, tiene un ritmo rápido, cuenta decentes actuaciones y en la que, a pesar de no pasar mucho, consigue hacer pasar un muy buen rato.

El-becario-Texto-1
¿Dónde está ese chollo de trabajo en el que te dicen “hola, soy la masajista de la empresa”?

Creo que es inevitable hacer la comparativa con “Los becarios” (2013), otra película que brilla por su positividad, pero también por una moraleja con la que muchos de nosotros nos podemos quedar. No, no es esa de hay vida después de la jubilación, que también, sino que los pequeños detalles son los que pueden hacer felices a los que nos rodean, y que a veces nos olvidamos que el trato más humano sigue siendo lo más necesario.

Es cierto que si Ben fuera una persona joven todo su personalidad de tío agradable hubiera resultado demasiado artificial. Aquí, es aquel al que todos piden consejo, aquel ante cuya presencia todos se comportan, y en quién acaban confiando. Afortunadamente, la película tiene algunas escenas alocadas e irreverentes que nos permiten no decir aquello de “esos hombres no existen”.

Una de las cosas con la que sin duda nos sentiremos identificados y que se trata ligeramente en “El becario” es la inmersión de la mujer en el mundo laboral. No inclusión, no piececito dentro. Total inmersión, hasta cambiarse los tradicionales roles siendo el marido (Anders Holm) el amo de casa, y ella la que trae la pasta. Es interesante ver cómo se tratan en el film los temas de conciliación laboral y familiar, o los temas de fidelidad, o más interesante aún, los temas de segundas oportunidades, reencarnados en una, como no, agradable, René Russo o en el becario Zack Pearlman.

Todos los temas, hasta los dramáticos, tienen un halo de esperanza y humor. Lo más acertado que os puedo decir es que el buen-rollismo y la ternura es lo que os esperan en “El becario“. No en vano la guionista, Nancy Meyers, es la misma que la de la comedia “Cuando menos te lo esperas“, así como su compositor es Theodore Shapiro. Sí, el mismo que para “El diablo viste de Prada“. Una película más y le nombraré el compositor de las películas de “moda”.

El buen-rollismo y la ternura es lo que os esperan en #Elbecario Clic para tuitear

Toda mi vida de becaria no se parece una mierda ni a la empresa de super venta online de ropa (ya os digo, competencia directa de Google), ni al trabajo en sí mismo, ni a las condiciones, ni la super amistad que se trae Jules con sus subordinados (Andrew Rannells, Adam de Vine o Nat Wolff) ni a nada, ya os lo digo, pero la película ha resultado tan genial que hasta me he olvidado de ello. Podría volver a ser becaria, aunque todo estuviera lleno de hipsters como en “El becario“, si todo fuera tan agradablemente positivo.

7 Stars (7 / 10)

 

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

OKJA: Una flecha directa al corazón

Okja es una película que destaca en casi todos sus apartados, con mucha personalidad y que trata un tema muy delicado de forma realmente sencilla y sin pretensiones.

GRU MI VILLANO FAVORITO 3: la familia crece…demasiado

Gru Mi Villano Favorito 3 podría haber sido una película más ambiciosa desarrollando mejor su argumento y las tramas secundarias pero se queda en lo fácil y acaba decepcionando.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario