Pagina principal > Mundo Friki > Japón > GENERACIÓN FRIKI EN JAPÓN: si no tienes mucho tiempo en la Isla de Odaiba

GENERACIÓN FRIKI EN JAPÓN: si no tienes mucho tiempo en la Isla de Odaiba

Generacion-Friki-En-Japon-Isla-Odaiba-PORTADAHace un tiempo hablamos de que nuestra visita a la Isla de Odaiba se debía a nuestra participación como prensa en el famoso evento de la Comiket, y dedicábamos un artículo a explicar cómo se desarrollaba el evento así como otros más a las galerías de los cosplayers que nos encontramos allí.

Sin embargo, el atractivo de Odaiba, hasta para un friki, ni se limita  ni tiene su máxima expresión en la Comiket, sino que abarca unos cuantos sitios más. En nuestro caso, cuando terminó la Comiket nos pusimos en marcha hacia el resto de la isla. Y aquí fue donde cometimos nuestro primer error y que genera nuestro consejo de hoy: no puedes dedicarle un rato, como mínimo, un día entero.

Generacion-Friki-En-Japon-Isla-Odaiba-iluminacion

Ya sabréis que Odaiba es una isla artificial construida en la bahía de Tokyo. Ello podría dar pie a pensar que su atractivo es más arquitectónico (y lo tiene, sin duda) o industrial (que de eso ya no tanto), pero lo cierto es que actualmente es una zona turística con muchos centros comerciales, restaurantes, centros de convenciones, museos, atracciones, hoteles, exposiciones y unas vistas impresionantes que harán que lo que más desees sea pasear.

¿Y si tengo poco tiempo?

Suele ser el mayor problema al que nos enfrentamos todos cuando viajamos a Japón: queremos ver demasiadas cosas y no hay tiempo. En el caso de la isla de Odaiba es exactamente igual, con el agravante de que no sólo querrás pasear para ver cómo esta fascinante cultura impregna las calles, comercios y demás, sino que querrás entrar en todos los sitios.

Dando por hecho de tienes que limitar tu tiempo, te resumo nuestra hoja de ruta, nuestras sugerencias  (a ver si pensáis que no vamos a volver para completar el itinerario) y varias galerías de fotos en las que, para variar, hemos quitado todas las fotos en las que salimos haciendo el payaso. Ehhh, sí, eso limitaba el espectro de fotos, os prometo que para la próxima vez aprenderemos.

Odaiba es, como todo Japón, muy engañoso respecto a las distancias, por lo que aprovechar el camino para ir a visitar un sitio y a continuación el que está más próximo es lo más inteligente.

Nuestra primera parada, evidentemente, fue la Tokyo Big Sight. Este centro de convenciones es muy hermoso, sobre todo por fuera y sus alrededores, pero si no vais a asistir, como nosotros, a un evento, os sugerimos que prescindáis de verlo.

Nuestra segunda parada, a un rato andando de ahí, (20 minutos o así) fue el Venus Fort. Es un centro comercial de los muchos que hay por allí, pero con el atractivo de intentar recrear en su interior una ciudad italiana del Renacimiento. Yo soy una apasionada de las culturas antiguas, he visitado varias veces Italia y hasta tengo familia allí; ello, unido a que siempre es un espectáculo ver a los japoneses recreando estilos arquitectónicos ajenos (ya os hablaremos de la estación de Tokyo) hizo que quisiera visitar este centro comercial.

Como veréis en las fotos, su principal atractivo es el techo artificial, ambientado como si fuera un cielo natural en calma, cambiante con el flujo de las horas, en lo que ellos llaman el Sky Feature Program. Lo interesante no es tanto ir de tiendas como visitar la Plaza de los Olivos, la Plaza de la Iglesia y la Plaza de la Fuente. Por supuesto, la pasión de los japoneses por replicar lo que les gusta les ha llevado a tener una de las mejores reproducciones de la Boca de la Verdad de Roma en Venus Fort. Esta última la vimos sólo en un folleto porque no había tiempo de ir a ver la exposición del segundo piso, pero si os interesa, ahí la podéis encontrar, junto a montones de restaurantes italianos.

Lo más gracioso es que la parte de abajo estaba llena de tiendas para animales, complementos, ropa, camas…tendrán pocos animales, pero está claro que les tratan a cuerpo de rey. Nos paramos bastante en estas tiendas porque en medio había una increíble tienda de merchandising de Ghibli…y había que comprar algo. Creo que no adivinaréis nunca qué compramos, pero os dejo que intentéis averiguarlo.

La siguiente parada que deberíais realizar es subir a la noria Daikanransha (ver fotos en la última galería). Según por dónde salgas del Venus Fort te la encuentras al lado y las vistas de Odaiba y alrededores (la noria mide más de 100 metros) bien lo merecen. En nuestro caso no subimos porque todavía era de día y queríamos verlo de noche. Ya habíamos estado en el mirador de la Tokyo City View el día de la exposición de Ghibli y queríamos una perspectiva nueva. Creo que la experiencia debe ser parecida a cuando me subí en el London Eye así que si también habéis estado, podéis haceros una idea de las sensaciones que produce.

Ese Gundam, cómo mola, se merece una ola.

Nuestra siguiente parada era el centro comercial Diver City Tokyo. El mayor atractivo de este centro comercial es todo lo que tiene que ver con Gundam: ver la estatua a tamaño real, entrar en el museo y visitar la tienda.

El centro comercial tiene tiendas occidentales en gran medida así que no es tan interesante para hacer compras. Lo visitamos, haciendo hincapié en el “hall” de la planta baja, donde estaban los restaurantes puesto que el estilo de loft que tienen es impresionante.

Aquí sí que esperamos a que se hiciera de noche, sentados en las escaleras que veis en la foto. Uno de los atractivos es ver el espectáculo del Gundam de noche, cuando se encienden sus luces y…bueno, a mí me gustó que mantuvieran el secreto así que no spoilearé a nadie. Sencillamente fantástico.

Siguiendo el trayecto

Situados frente a la estatua del Gundam, seguimos nuestro trayecto pasando por delante de la Flame of Freedom, y pasamos por delante de la sede de la Fuji TV (ver foto). Esta sede es otro de los sitios que recomiendan ver, pero si el tiempo está muy apurado yo lo dejaría correr. Eso sí, su mirador esférico mola mucho (500Y) así que si andáis bien de tiempo… Es lo mismo que con el Hotel Hilton Tokyo de Odaiba, es muy chulo, pero…estáis en Japón, optimicemos.

Así que, como a pesar de la hora ya era de noche, avanzamos un poco más y nos fuimos a ver la réplica de la Estatua de la Libertad (que es básicamente eso, a pequeña escala), la playa de Tokyo (una de las dos que hay) y el Puente Rainbow (también recreación del original), con su fantástica decoración luminosa. La escena es de romanti-foto total, así que os sugiero directamente que no os la perdáis, a pesar del gran número de personas que siempre hay ahí. Después disfrutamos del espectáculo de luces y sonido del Fuji TV, del que os anexamos un vídeo.

¿Qué se queda importante por ver?

El edificio que veis en el vídeo, delante del Fuji TV, es el Aqua City. Es un centro comercial un poco caro, pero con gran variedad de sitios de ramen para comer y unas vista de la bahía privilegiadas. Al lado, el Decks, otro centro comercial que alberga el Museo del Takoyaki. Yo soy muy fan del takoyaki así que será otra de las paradas obligatorias la próxima vez. Vosotros, si tenéis más tiempo, deberíais acercaros. Y, si no os gustan las bolitas de pulpo, por lo menos pararos en el Sega Joypolis, un parque de atracciones tan interesante como friki albergado dentro del Decks.

También se nos quedó pendiente y os recomendamos el Oedo Onsen Monogatari. Ya hemos estado en otros baños termales, pero este complejo para todos los públicos es una experiencia única que no nos queremos perder, debido a su zona de ocio recreando el antiguo Edo. Un paraíso para descansar, relajarse y seguir frikeando.

Y ya dependiendo de vuestros gustos, sacaría tiempo par air a ver el Legoland Discovery Center (parque de atracciones de interior ambientado en Lego) y la Toyota Megaweb. A este último ni nos planteamos ir, y cuando veáis nuestro artículo sobre coches en Japón entenderéis por qué.

Por último, nuestra recomendación es que, de todas las opciones posibles, cojáis el monorrail para desplazaros tanto a la ida como a la vuelta. Es algo más caro que el metro común, pero vale la pena porque atraviesa todo Odaiba. A la ida puedes disfrutar de las vistas e ir ubicando cada sitio, y a la vuelta…cualquiera te puede decir que las vistas son preciosas. Os dejamos una galería de las vistas desde el monorrail.

¿Qué itinerario marcaríais vosotros en vuestra visita a la Isla de Odaiba?

Y aquí podéis ver el resto de nuestros artículos de nuestro viaje a Japón.

About Susana "Damarela" Rossignoli

Susana Damarela es fundadora de Generación Friki. Gran apasionada de la lectura y el cine, puede leer un libro cada día de la semana sin despeinarse. También le encanta el deporte, el rock, las juergas y el kalimotxo. Sus juegos favoritos son el Tetris y el Starcraft II

También te puede interesar:

GENERACIÓN FRIKI PODCAST: 01 | Noticias, Fortnite, Handmaid’s Tale, Kingsman 2 y mucho más…

Volvemos con las pilas a tope en Generación Friki Podcast repasando las noticias más importantes, divertidas y curiosas de la actualidad friki, hablamos de Fortnite y su nuevo modo de juego "parecido" al Battle Royale de Playerunknown's battlegrounds, hacemos una crítica sin spoilers sobre Kingsman: El circulo de oro, y rematamos la faena hablando de Handmaid's Tale; una de las series del momento.

GENERACIÓN FRIKI EN JAPÓN: 15 días en Japón, itinerario completo (II)

Segunda parte de nuestra completa guía con itinerarios completos y precios para pasar 15 días en Japón si además sois muy frikis. En esta ocasión nos centramos en las excursiones de un día completo desde Tokio.

Deja un comentario