Pagina principal > animación > AKIRA: el primer gran manga que llegó a Occidente.

AKIRA: el primer gran manga que llegó a Occidente.

Akira-portada Neo Tokio, año 2019. Una metrópolis reconstruida tras las secuelas que dejó la explosión de una supuesta bomba nuclear, que desencadenó en la Tercera Guerra Mundial. Las fuerzas militares tienen el control de la zona para sus pruebas que se realizan fuera de la vista de los civiles. Los experimentos son realizados sobre unos niños con poderes psíquicos a quienes les suministran fármacos para potenciarlos y a su vez tenerlos controlados; con esta práctica, les van dando predicciones de futuro para mantener la paz.

akira-texto-1
Fragmento del manga

Hasta que uno de los niños decide escapar, salir al mundo exterior y de las garras del dominio militar, dándose de bruces con una banda de adolescentes motoristas conocidos como “The Capsules”, encontronazo que supondrá un cambio determinante para sus vidas y para la vida de la ciudad. Del grupo de motoristas, los integrantes más importantes son Tetsuo y Kaneda; Tetsuo será secuestrado y analizado por el ejército, descubriendo que por el contacto con el proyecto de los niños, ha despertado poderes ocultos.Y Kaneda se verá envuelto en una desesperada búsqueda de su compañero de patrulla para descubrir que se ha convertido en un arma psíquica de destrucción masiva más poderosa que un arma nuclear… (Con esto casi he contado el primer libro de los cinco que componen la obra entera).

Y con esta premisa os incito a quienes no lo hayan leído a que lo hagan, ya que es una obra que sienta un precedente en el manga y cultura japonesa, de un futuro tan prometedor como curioso al menos.

Nos encontramos en una completa y renovada megalópolis,  como sólo lo puede concebir una mente de finales de los 80: mucha gente, diferencia de estratos sociales, ciencia, y violencia de bandas juveniles, y unos cinco enormes tomos de lo que se considera una de las mejores y más significativas obras del manga. Principalmente porque en los cinco tomos que componen la obra, vemos como los personajes y la propia ciudad van mutando a cada pasar de página.

Con su estilo impecable y la capacidad inmersiva que tiene, “Akira” es uno de los mangas con la influencia más americana o externa que se podía ofrecer en 1988. El estilo limpio y pulido de Otomo, más el estilo propio del manga de las líneas finas, más el estilo resultón de un estudiante de arquitectura (Otomo, ejem), deja una nitidez gráfica que es muy de agradecer a los ojos. Tanto como una peli de Michael Bay/ Cronnemberg/ James Cameron: persecuciones, explosiones, gore, fuerzas psíquicas, alta tecnología, desastres medioambientales, espacio exterior, militares liándola parda y poderes más allá de nuestra comprensión.

Todo ello en un pseudo mensaje de concienciación, una teoría semejante a la que puede haber tras los Kaiyus; es normal que el primer discurso que puede emitir Japón tras el desenlace de la Segunda Guerra Mundial sea de desmilitarización y de concienciación global por el poder devastador de la humanidad y su capacidad de autodestrucción; porque existe un interés en alejar y apartar los problemas importantes de la mente de los lectores.

Akira-texto-2
Los poderes psíquicos tienen efectos
devastadores incluido en los propios humanos

Lanzamiento “paralelo” tuvo la película junto al manga. Y digo “paralelo” ya que ni la extensión del manga ni el contenido es similar al del metraje, que se comprimió y hasta omitieron personajes para que fuera un poco más… de calado público. Y también porque colisionan las fechas. La película se lanzó cuando aún se estaba terminando de publicar el último tomo.

O sea, vamos con los datos y las matemáticas: el manga comenzó a publicarse en la Shonen Jump el 20 de Diciembre de 1982, y finalizó el 25 de Junio de 1990. Y la película salió el 16 Julio de 1988, y así salió la cosa, espectacular, pero un refrito superraro, bizarro le viene al pelo, ya que es un proyecto valiente e insensato. Estamos hablando del título que te venía a la cabeza si te decimos que nos digas un manga.

Hablamos de la primera oleada que salió de Japón dispuesta a devorar el mundo con este género y estilo que al final terminará por ser su bandera, y un género que aterrorizará a padres y sorprenderá a los chavales que cuando veían esta historia, no volvían a pensar que los dibujos son para niños.

Y por últimas noticias, os comentamos que piensan hacer una película de imagen real, el problema es que es americana, como para imaginarse a Leo Di Caprio como Kaneda o algo así. Por otro lado, tenemos gente que a modo de respuesta ha hecho videos amateur bastante decentotes aportando soluciones alternativas.

Katsuhiro Otomo, nacido el 14 de Abril de 1954, que desde siempre supo que iba a ser mangaca, consiguió tras el desarrollo del manga “Akira“, lanzar paralelamente la película, lo que hizo que se interesara por los medios audiovisuales y, dado que es un apasionado del cine, y para dar salida a otros trabajos nipones, y tras el bombazo y la buena acogida de “Akira“, decide colaborar con otros autores y los mejores estudios de animación, como Madhouse y Studio 4c, para su proyecto “Memories” (1995), que es una recopilación de tres cortos sin temática concreta que los vincule, salvo su procedencia.

Ahora mismo trabaja paralelamente con el estudio Sunrise (“Steamboy” -2004-,  “Freedom Project” -2006-, y “SOS! Tokio Metro Explorers: the next” -2007-). Por no decir que acaba de sacar un proyecto semejante a “Memories”, y es “Short Peace” (2013), otro film que recopila cortos, aunque éstos tienen como tema central Japón; uno de los cortos participantes fue nominado para la última gala de los Oscar, como mejor corto animado: “Possesions“.

Nota: 8 Stars (8 / 10)

About Luigifreak

Ilustrador, videojugador, y cinéfilo; por lo tanto con mucho tiempo libre y déficit de atención. Le encanta perderse por las calles disfrutando del pensamiento tangencial. Le mola el rock y la música ochentera, acompañándola de buena compañía y cerveza.

También te puede interesar:

ORGULLO Y PREJUICIO: ¿quién dijo que no se podía adaptar un clásico al manga?

Orgullo y Prejuicio siempre será una historia estupenda se nos muestre en el formato que se nos muestre. Su equilibrio entre romance y comedia de enredos es probablemente su punto más fuerte.

NO GAME, NO LIFE: emocionante y divertido pero… ¿Un referente?

Analizamos el anime No Game, No Life para ver si su éxito está justificado y si aporta algo nuevo al mundo del anime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *